Este túnel de lavado capaz de cambiar la batería en unos minutos está conquistando China

Este túnel de lavado capaz de cambiar la batería en unos minutos está conquistando China
25 comentarios

Las baterías intercambiables tienen a la mayoría de la industria del coche en contra, pero una compañía está logrando impulsarlas en China con una solución tan rápida como efectiva. Se trata de NIO y sus estaciones de intercambio de baterías. La problemática es que estas baterías necesitan un estándar diferente y toda una infraestructura para que los usuarios puedan cambiarlas. Una inversión que parecía descabellada, pero NIO está dispuesta a construir más de 4.000 para 2025.

Mientras recargar un coche eléctrico puede tardar más de una hora, cambiar la batería necesita menos de 5 minutos. Una diferencia sustancial de tiempo que ha llevado a que compañías como NIO o Aulton New Energy ya lleven más de 1.400 estaciones en China. Un crecimiento promovido por la propia administración de China, muy activa en impulsar proyectos relacionados con el coche eléctrico. Según un informe de Bloomberg, se espera que se construyan unas 26.000 estaciones en 2025 a medida que aparezcan nuevas marcas que se apunten a esta tendencia.

Las NIO Power Swap Station 2.0 se están expandiendo rápidamente

Tunel Lavado Nio

A principios de 2021, NIO presentó la segunda generación de sus Power Swap Station. Se trata de unas estaciones de intercambio de baterías en forma de túnel de lavado. La idea es que el usuario deja el coche dentro de la pequeña construcción y sale al cabo de unos minutos con la nueva batería.

Estas estaciones únicamente son compatibles con los vehículos de NIO y están equipadas con hasta 14 ranuras para baterías. El funcionamiento es completamente automático y es capaz de realizar hasta 312 intercambios de baterías por día. Si hacemos un cálculo rápido, sale a un cambio por cada 4,6 minutos.

Con un solo clic, los usuarios pueden dejar el coche en el túnel de lavado y al cabo de unos minutos tienen su coche renovado. Inicialmente NIO construyó unas 170 en China. A finales de 2021 ya alcanzó las 500. Solo en Beijing, existen unas 265 estaciones de intercambio de baterías, teniendo en cuenta las distintas marcas.

NIO se ha diferenciado de otros fabricantes de coches eléctricos por su apuesta de "baterías como servicio". Es decir, en vez de entender las baterías como un componente de hardware, las entienden como una parte de su estrategia comercial. NIO vende coches sin batería, a un coste un 70% inferior al normal. A cambio les cobran unos 230 dólares al mes y el conductor puede intercambiar la batería por una nueva seis veces al mes.

La diferencia de precio es enorme y queda en manos de cada usuario decidir si sale a cuenta, no solo por el precio, sino por la facilidad de recargar el vehículo.

Tunel Lavado

Construir una estación de intercambio de baterías tiene un coste estimado de entre unos 210.000 y 580.000 euros. Por el momento la mayoría de baterías no se utilizan suficiente y la compañía puede ofrecerlas a distintos usuarios sin problemas, pero con el paso del tiempo habrá que analizar hasta qué punto las baterías intercambiables son suficiente duraderas como para aguantar este uso.

Recientemente, NIO se ha expandido a Europa, con la construcción de su primera estación en Noruega junto a la llegada del NIO ES8. Su objetivo pasa por tener unas 1.000 estaciones fuera de China antes de 2025. Para finales de este año, la compañía espera alcanzar las 20 estaciones en Noruega y expandirse a mercados como Alemania.

En Xataka | La fiebre de las suscripciones llega a los coches: cuando hasta para desbloquear el airbag o el giro máximo de las ruedas hay que pagar cada año

Temas
Inicio