Compartir
Publicidad

Nokia N97 a revisión (I)

Nokia N97 a revisión (I)
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con el Nokia N97 el fabricante finlandés ha querido ofrecer su terminal más potente, no solo en especificaciones, sino también en el software. De hecho, lo presentan como un dispositivo de computación portátil. Aunque yo no me atrevería a afirmar que lo sea, significa al menos un puente entre los smartphones y los MIDs.

Debemos plantearnos el análisis del Nokia N97 no desde la perspectiva de un usuario medio, sino de uno que busca algo más en un teléfono. Por precio, diseño y especificaciones no es un terminal que vaya a gustar ni que vaya a ser adecuado para todo el mundo, pero desde luego tiene un público que lo va a apreciar sobremanera.

En este análisis en Xataka nos vamos a centrar, sobre todo, en el apartado hardware y de especificaciones del terminal, aunque un poquito de software siempre tiene que entrar. En Xataka Móvil tenemos otro en el que el sistema operativo y las aplicaciones toman especial importancia.

Nokia N97, diseño poco convencional

Tras el "5800 XpressMusic":https://www.xataka.com/moviles/nokia-5800-xpressmusic, su primer teléfono con pantalla táctil y S60 5ª edición, Nokia necesitaba un terminal que fuera un poco más allá, más enfocado al usuario profesional y de alto nivel. Un teclado físico era prácticamente imprescindible y en el N97 se optó por implementar un slider horizontal con un teclado QWERTY.

Nokia N97

Pero al contrario que otros terminales de este tipo, la pantalla no se desplaza simplemente hacia arriba, sino que queda inclinada, lo que hace que tome esa curiosa forma al abrirse. Particularmente, encuentro mucho más cómoda esta forma de trabajar que, al mismo tiempo, tiene una ventaja añadida. Si queremos ver una película o navegar por Internet podemos dejarlo sobre la mesa sin problemas.

Por lo demás, es evidente que al incorporar un teclado deslizante el grosor del móvil crece obligatoriamente. En el N97 el tamaño no es excesivo. No se trata de un móvil pequeño, pero teniendo en cuenta el tamaño de pantalla, y comparado con otros terminales, no se ve grande.

De hecho, su forma resulta casi ideal para hablar por teléfono, siendo muy cómodo de agarrar tanto cuando lo colocamos en la oreja como cuando lo tenemos en la mano, ya sea abierto o cerrado. El peso tampoco resulta excesivo y es similar al de otros terminales del mismo estilo. De hecho, son 150 gramos del N97 frente a los, por ejemplo, 133 del iPhone, prácticamente imperceptible en el uso cotidiano.

Aparte de eso, el teléfono se muestra sólido y bien construido, aunque la parte más endeble puede resultar el mecanismo de apertura. Este resulta sencillo de abrir, aunque requiere el uso de las dos manos, bajo riesgo de que el móvil salga volando. No es, por tanto, ni demasiado duro ni muy blando, quedándose en un punto medio.

Diseño: 9 / 10

Nokia N97, con pantalla táctil

Este terminal representa la segunda incursión de Nokia en las pantallas táctiles. Lo hace con un modelo de 3.5 pulgadas, algo superior al 5800, pero manteniendo la misma resolución de 640 x 360 píxeles. En mi opinión, esta debería haberse aumentado hasta los 800 x 480 píxeles, pues la pantalla de inicio lo hubiera agradecido enormemente.

Por lo demás, la calidad de visualización es la misma a la que nos tiene acostumbrados Nokia y su uso en exteriores no representa demasiados problemas, incluso con los reflejos. Eso sí, como todas las pantallas táctiles tiene una buena tendencia a acumular suciedad.

Nokia N97

En el apartado táctil han superado con creces al 5800. En este modelo casi nos olvidamos de que estamos ante una pantalla de tipo resistivo y que requiere presión para su uso. Así pues, su utilización resulta muy natural, aunque el tacto no me parece tan bueno como la pantalla de cristal del iPhone.

Para evitar rayaduras, el borde del N97 sobresale ligeramente frente a la pantalla, aunque es mucho menos notable que en el 5800, donde ese borde resultaba hasta molesto. En este caso apenas resulta perceptible y siempre se agradece para evitar problemas con la pantalla.

Pantalla: 7 / 10

Nokia N97, con teclado QWERTY

La incorporación de un teclado físico es un de las grandes bazas de este terminal, pues permite la introducción de texto de forma mucho más rápida y precisa que con un teclado virtual, al menos en teoría. Ahora bien, depende del diseño y la comodidad de este teclado el que eso sea así.

Nokia N97

El N97 ofrece un teclado con tres líneas de teclas, lo que representa algunas ventajas y algunos inconvenientes. En el lado de las ventajas tenemos un mayor tamaño de las teclas y más separación entre ellas, lo que hace que no nos equivoquemos con tanta facilidad a la hora de escribir rápido.

En el lado de las desventajas, la cantidad de teclas se reduce, por lo que los números, muchos símbolos,... se encuentran como funciones adicionales en otras teclas. Para activarlos tenemos una tecla en la parte inferior derecha con la que podremos introducir las teclas adicionales.

Además, una tecla SYM nos abre una pantalla con gran cantidad de símbolos que podremos introducir simplemente pulsando sobre ellos. Sí, nos abre un teclado virtual en pantalla, algo irónico pero que ayuda en el caso que queramos introducir algún símbolo que no esté directamente en el teclado.

Nokia N97

En conjunto, resulta un teclado cómodo y agradable de usar, pero al que deberemos acostumbrarnos para coger velocidad, especialmente en nuestro caso, pues el teclado es inglés, aunque el software es en castellano, y algunas teclas no se corresponden con lo dibujado, algo que los modelos que se pondrán a la venta no sufrirán.

Especialmente poco intuitiva resulta la situación de la tecla de espacio, junto a la M, que será la que más tiempo requerirá para adaptarnos a ella.

Teclado: 7 / 10

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos