Compartir
Publicidad
iPhone 5C, ¿ya no tiene sentido?
Móviles

iPhone 5C, ¿ya no tiene sentido?

Publicidad
Publicidad

Estaba llamado a ser el iPhone barato. Qué ilusos fuimos. El iPhone 5c simplemente fue un refrito del iPhone 5 con el plástico como protagonista que además carecía de todo lo que destacaba al iPhone 5s con el que compartió lanzamiento. Su procesador era el A6, no disponía de Touch ID, carecía de ese acabado en aluminio que era destacado en el iPhone 5 y no tenía por ejemplo grabación de vídeo a cámara lenta. Y aún así Apple lo vendía a 599 euros.

El dispositivo ha desaparecido del catálogo de Apple tras la presentación de los nuevos iPhone 6s y 6s Plus, pero lo cierto es que todo apunta a que las ventas nunca fueron excepcionales. La demanda del iPhone 5c estuvo siempre muy por debajo del del modelo de gama superior, y las cifras de ventas de los últimos modelos parecen haber dejado claro que Apple no repetirá experimento.

El éxito o fracaso del iPhone 5c, difícil de cuantificar

El iPhone 5c no era más que un iPhone 5 reacondicionado, y le permitió a Apple aprovechar las líneas de producción de su anterior modelo, aplicar ligeras modificaciones externas -la carcasa de plástico y tener un margen de beneficio algo mayor: había pasado un año y tanto los procesadores A6 como el resto de los componentes eran más baratos de fabricar. Un 12% más que el iPhone 5 según algunos estudios.

Descarga

Apple nunca dio datos concretos y específicos de ventas sobre los iPhone 5c, pero analistas como Benedict Evans dejaron claro que el interés por estos modelos en China era muy inferior al que generaron en esa época (mediados de 2014) los iPhone 5s e incluso los iPhone 5 originales. Aunque es discutible que esos datos pudieran ser similares a nivel global, todo apunta a ello. En España, desde luego, uno no veía demasiados iPhone 5c por la calle.

La propia Apple pareció admitir esa situación al lanzar una versión más económica del iPhone 5c que aparecía con 8 GB de capacidad en lugar de los 16 GB de la versión básica original, y que se puso a la venta por 549 euros.

De nuevo no tenemos datos que puedan perfilar el éxito o fracaso de ese terminal, y aquí aparecen incluso datos que apuntarían a unas ventas notables del iPhone 5c. En AppleInsider se indicó que el iPhone 5c superó en ventas a todos los terminales franquicia de otros fabricantes con una estimación de 12,8 millones de unidades vendidas frente a los 9 millones que Samsung vendió en esa misma época -último trimestre de 2013- en Estados Unidos.

Apple nunca confirmó ni negó esas cifras, pero lo que es evidente es que el resultado no debió ser satisfactorio, porque no repitieron movimiento: en septiembre de 2014 llegaría la revolución de los iPhone con los iPhone 6 y iPhone 6 Plus que dejaban atrás la diagonal de 4 pulgadas y que acabarían convirtiéndose en absolutos éxitos para Apple.

Por qué ganar dinero cuando puedes ganar mucho más dinero

La empresa de Cupertino nunca ha luchado por un negocio de volumen, sino por uno de márgenes. Los resultados del iPhone 5c dejaron claro que Apple debía detener su producción, y también que la guerra de Apple no era, como en el caso de otros fabricantes, la de los mercados emergentes.

5c7

De hecho Cook dejó clara la filosofía de Apple en este sentido. En la WSJD Live Conference que se celebró hace casi un año fue preguntado por su potencial entrada en mercados emergentes. El máximo responsable de Apple contestó de forma más contundente de lo que se apreciaba por sus palabras: "iremos tan abajo como podamos siempre que podamos mantener la experiencia de usuario".

Apple nunca tuvo intención de ofrecer un iPhone barato, y algunos analistas dejaban claro hace más de un año que el experimento con el iPhone 5c no parecía haber sido el éxito que la empresa de Cupertino esperaba. Benjamin Robbins, analista en Palador, revelaba en TechCrunch cómo el factor prestigio que la gente busca en Apple no se apreciaba tanto en el iPhone 5c.

La marca de Apple siempre ha sido exclusiva por naturaleza. El equipo de marketing de Apple siempre logra retratar a esa experiencia y estilo de vida élite que uno tendrá si es propietario de sus productos. Apple no puede tener ambas cosas. No puede ser el fabricante del penúltimo producto tecnológico que querremos posser y el líder de la gama baja al mismo tiempo. Del mismo modo que Android no logra parecer genial, Apple no logra parecer barato.

5c8

El comentario del analista no tardó mucho en verse confirmado con el lanzamiento de los nuevos terminales de 4,7 y 5,5 pulgadas, y su éxito fue patente desde el primer momento: 75 millones de terminales vendidos en el último trimestre de 2014 lo dejaron claro. El iPhone 5c fue un buen experimento para tratar de ganar más dinero con un producto reacondicionado que aumentaba los márgenes, pero su demanda no fue la suficiente.

La cosa cambió totalmente con los nuevos iPhone, que dejaban atrás esa opción de "lo viejo, renovado" y ofrecían a los usuarios dos modelos distintos por tamaño pero que ofrecían prácticamente las mismas prestaciones en todos los demás apartados. El interés por ambos dispositivos demostró algo evidente para Apple: que se podía ganar más dinero con dos productos nuevos que con uno nuevo y otro que lo parecía sin serlo.

Y si por algo se caracteriza Apple, es por tratar de lograr el máximo margen de beneficio posible de cada uno de sus lanzamientos. Lo ha confirmado con esos nuevos iPhone de partida que cuentan con 16 GB de capacidad de almacenamiento y que han vuelto a generar las mismas críticas que el año pasado.

Que sigan criticando. Apple es una empresa y como tal busca maximizar los beneficios y minimizar los costes. El iPhone 5c demostró no tener mucho sentido entonces, y estos dos últimos años los lanzamientos de Apple dejan claro que la empresa no está interesada en repetir el experimento.

En Xataka | Adiós al iPhone 5c, Apple estaría por detener su producción en 2015

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio