Compartir
Publicidad

HTC Touch Pro, revisión en vídeo

Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

HTC nos sorprendió mucho con el lanzamiento del Diamond. Cuando pudimos probarlo nos encontramos con uno de los mejores smartphones del mercado. Eso sí, no dejaba de tener sus pegas.

Algunas de ellas se han visto solucionadas en el HTC Touch Pro, que tenemos entre nuestras manos estos días. Se trata de una versión evolucionada del Diamond, al cual se le ha añadido un teclado deslizante, un flash para la cámara y la posibilidad de usar tarjetas MicroSD, aunque a cambio de eliminar los 4 GB de memoria con los que venía el modelo anterior.

Al primer vistazo, lo que más sorprende del HTC Touch Pro es su grosor. Si el Diamond se nos muestra como un terminal con un grosor normal para lo que ofrece, el Touch Pro prácticamente lo dobla, a causa de la inclusión del teclado deslizante.

Evidentemente, este aumento de tamaño viene acompañado de un aumento de peso, unos casi exagerados 165 gramos. No es un teléfono para llevar en el bolsillo de la camisa. Acostumbrados a llevar móviles bastante más ligeros, el peso del HTC Touch Pro resulta incómodo.

A cambio, obtenemos una mejora sustancial, un teclado físico. Uno de los aspectos que menos nos gustaron del Diamond fue su teclado en pantalla, que mejora el que viene por defecto en Windows Mobile, pero que no resulta demasiado práctico, especialmente porque las teclas que quedan en los laterales de la pantalla resultan muy difíciles de pulsar.

En cambio, el teclado deslizante del Pro nos permite la introducción de texto de forma mucho más rápida, siendo bastante cómodo de usar. No es el teclado de un ordenador, pero al poco de tenerlo en las manos uno se acostumbra rápidamente a él y resulta muy productivo.

Cuando abrimos el teclado, la pantalla rota automáticamente para usar el terminal en modo apaisado. Y si en la mayoría de aplicaciones apenas notaremos cambios, aparte de una pantalla más ancha que alta, su interfaz TouchFlo3D desaparece al usar el teclado, siendo reemplazada por una serie de accesos directos a diversas funciones.

Es la opción que ha tomado HTC para no tener que rediseñar TouchFlo3D para su funcionamiento en apaisado y creo que tiene mucha lógica. Como mejor se aprovecha ese interfaz es con el teléfono cerrado y con acceso fácil con los dedos a la pantalla.

Hablando de TouchFlo3D, este nos sigue ofreciendo las mismas opciones que en el Diamond, permitiendo el uso de las funciones más usuales sin necesidad del stylus. Para los que no lo hayan probado nunca, el cambio respecto al interfaz clásico de Windows Mobile es más que notable y convierte el móvil en una herramienta mucho más productiva.

El que se haya añadido un flash a la cámara y se haya aumentado la autonomía de la batería es un buen punto del HTC Touch Pro, sobretodo este último, pues era una de las quejas de los poseedores del Diamond. Todavía no hemos podido comprobar la autonomía real del Pro, pero de momento parece aguantar más que el modelo anterior.

Como conclusión, podemos decir que el HTC Touch Pro no viene a sustituir al Diamond, sino a complementarlo. Se enfoca más a un público profesional, que necesita un teclado para introducir mayores cantidades de texto, ya sea para escribir correos, editar ficheros,... lo que se nota también en que no incluye la memoria de 4 GB.

Para el resto de usuarios, el excesivo grosor y peso del teléfono nos decanta más hacia el Diamond, aunque algo que me ha gustado más en el Pro es que la carcasa trasera, a pesar de conservar la forma de diamante, no es brillante, sino mate, lo que evita que se quede sucia con solo acercar los dedos, además de darle una mayor sujección sobre la mesa.

En Xataka | HTC Touch Pro.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos