Compartir
Publicidad
Publicidad

Javier Cárdenas está decidido a ser el mayor altavoz de charlatanes del país: ahora le toca a la morfopsicología

Javier Cárdenas está decidido a ser el mayor altavoz de charlatanes del país: ahora le toca a la morfopsicología
Guardar
79 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer por la noche, Javier Cárdenas y su equipo decidieron que con el bulo de las vacunas no tenían suficiente. No se explica de otro modo que TVE invitara a Julian Gabarre, un supuesto experto en morfopsicología que todo lo que tiene de "doctor cum laude" lo tiene de poco riguroso.

La morfopsicología es una pseudociencia que se dice capaz de desvelar los detalles de la personalidad de cualquier persona con solo mirarle la forma de la cara. Un despropósito que, sin embargo, ha gozado de mucho éxito entre técnicos de recursos humanos, periodistas y miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado. Veamos por qué.

Más pseudociencia en televisión

Javier Cardenas Durante Programa Este Lunes Cuando Denuncio Presunta Extorsion 1485859762515

Reconozco que he estado a punto de no escribir este artículo. Tras las últimas semanas, está claro que Javier Cárdenas ha iniciado una carrera hacia delante en la que todo le importa bien poco. Y en ese todo, se incluye la salud de su menguante audiencia. Todo parece valer con tal de ser el centro de atención del país.

En este sentido, contestar a cada provocación, a cada bulo o a cada mentira no deja de ser una forma de contribuir a que su estrategia tenga éxito. No es mi intención y, sin embargo, aquí me tenéis hablando sobre cómo Televisión Española dedica el "acceso al prime time" a propagar bulos pseudocientíficos.

Pero es que cuando miro a la parrilla televisiva veo a cadenas como 13tv usando este tipo de teorías como arma política, veo a "expertos en lenguaje no verbal" en Espejo Público o a morfopsicólogos campando a sus anchas por los platós de Sálvame. Sigue sin ser Cárdenas, es todo lo demás.

¿Qué es la morfopsicología?

dfdf

La pseudociencia de la que hablamos hoy fue inventada en 1937 por un psiquiatra francés, Louis Corman, y no es más que un avatar remozado de la frenología, la teoría pseudopsicológica que trataba de averiguar el carácter de las personas por la forma de su cabeza. No me andaré por las ramas: ni la frenología, ni la morfopsicología tienen un solo estudio científico que sostenga sus afirmaciones.

Hay artículos esporádicos entre los años 50 y los 70. Luego desaparece y lo más parecido a esto es un oscuro algoritmo (sin revisar) que dice poder identificar a criminales por la forma de la cara. Algo que, como decía la investigadora Kate Crawford, se trata de "frenología en sentido literal, solo que está usando herramientas modernas de aprendizaje automático supervisado en lugar de calibradores. Es pseudociencia peligrosa".

¿Por qué es peligrosa? Porque en manos de las personas equivocadas puede causar enormes problemas. Hoy por hoy, hay expertos en morfopsicología que van ataviados con el uniforme de la Guardia Civil. ¿Imagináis los problemas que puede ocasionar tener la nariz grande, el pómulo prominente o la frente hundida para alguien con poder y una idea equivocada de la psicología humana?

Y no, no es algo rebuscado. Ya contamos que Darwin estuvo a punto de no viajar en el Beagle (un viaje fundamental para el desarrollo de la Teoría de la Evolución) por la forma de su nariz. Los "expertos" que usan estas técnicas para seleccionar recursos humanos se cuentan por docenas (salen incluso en televisión) y pueden decidir sobre nuestro futuro laboral sin que les tiemble el pulso.

Y ahora con un 300% más de atención mediática

Y aquí estamos de nuevo. El doctor Gabarre es un viejo conocido de los medios de comunicación (+) y su trabajo durante estos años es esencial para entender el éxito que han tenido estas teorías pseudocientíficas. No es la primera, ni la última vez que ocurren todas estas cosas.

Sin embargo, lo que me parece preocupante es que, tras el apoyo de la directora de Programas de RTVE (que excusaba su comportamiento "porque tenía mucha personalidad"), Javier Cárdenas parece estar desatado: no sólo está espoleando al movimiento antivacunas, sino que se apunta al carro de cualquier pseudociencia que quede bien ante las cámaras. Nunca creí que iba a decir esto, pero Cárdenas está siendo capaz de convertir a Cuarto Milenio en un programa científicamente respetable. Y lo que nos queda como no hagamos algo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos