Compartir
Publicidad

Hacia la vacuna del alzhéimer: nuevos datos sobre la relación entre el virus del herpes y la enfermedad dibujan el camino

Hacia la vacuna del alzhéimer: nuevos datos sobre la relación entre el virus del herpes y la enfermedad dibujan el camino
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Era 1906 cuando Alois Alzheimer nos habló por primera vez de Auguste Deter en el congreso alemán de psiquiatría de aquel año. Deter no solo había perdido memoria, sino que se había sumido en una demencia tan densa que había acabado por disolver cualquier rasgo característico de su personalidad. Intrigado por esto, Alzheimer investigó el caso y transcribió cada sesión que tuvo con ella. Al tiempo, realizó la autopsia de Auguste y fue entonces cuando encontró aquellas curiosas placas amiloides.

En 1919, cuando Alzheimer llevaba ya cuatro años muerto, Emil Kraepelin le pondría su apellido a una enfermedad que lleva más de cien años intrigando a científicos, médicos y pacientes. Tuvieron que pasar seis décadas para que a alguien se le ocurriera que detrás de ella podía estar el virus del herpes simple. Ahora, tras muchos estudios que sumaban y restaban evidencias a esta relación, hay esperanzas de que estemos camino a encontrar una vacuna.

Uno de los temas médicos de nuestro tiempo

Cheryl Winn Boujnida 65955 Unsplash

Tenemos que tener en cuenta que, hoy por hoy, la enfermedad de Alzheimer es la causa más frecuente de demencia en Occidente y representa entre el 60 y el 80% de todas las demencias. Por eso mismo, los expertos están convencidos de seguirá creciendo de la mano del envejecimiento progresivo de la población en todo el mundo. Si las estimaciones no se equivocan, el número de personas con esta enfermedad llegará a triplicarse en los próximos años.

Por eso, el alzhéimer es uno de los temas (de investigación) de nuestro tiempo y centenares de laboratorios por todo el mundo exploran líneas de trabajo distintas con la intención clara de encontrar no sólo una explicación, sino también un tratamiento.

Una de esas vías era la del virus del herpes simple (VHS-1), el que causa los herpes labiales. Como explicaba Ruth Itzhaki, profesora emérita de neurobiología molecular en la Universidad de Manchester, en un estupendo artículo en The Conversation cada vez más investigadores creen que el VHS1 es "uno de los principales factores que contribuyen al desarrollo de esta enfermedad".

La posibilidad de una vacuna

Louis Reed 747388 Unsplash 2

Ya hace casi 30 años que la misma Universidad de Manchester demostró que las personas mayores tenían una acumulaciones de VHS-1 sorprendentes en el cerebro. En estos años, los investigadores han llegado a la conclusión de que el virus se introduce en el sistema nervioso central "a medida que su sistema inmunológico va debilitándose".

El resto de la historia parece simple: una sencilla infección latente que espera episodios de estrés, inflamación u otras infecciones para atacar el sistema nervioso e ir produciendo daños acumulativos que desembocan en el alzhéimer. Según los estudios del equipo de Itzhaki y otros investigadores, esto es especialmente serio en personas con el gen APOE4.

Decía que la historia "parece simple", porque en realidad no lo es. Es endiabladamente difícil demostrar una relación causal como la que creemos que existe en el caso del VHS-1 y la enfermedad de Alzheimer. Ni siquiera aquellos estudios que muestran una relación prometedora (+) entre el uso de fármacos antiherpéticos y la prevención de la enfermedad nos permiten cerrar el asunto. Sin embargo, estas cuatro décadas de trabajos han dado sus frutos.

Esa y no otra es la buena noticia. A medida que vamos despejando las incógnitas que envuelven este misterio, la posibilidad no sólo de encontrar un tratamiento efectivo a la enfermedad (basado en antivirales), sino la posibilidad de encontrar una vacuna parece cada día más cerca.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio