Compartir
Publicidad

Olaf Diegel y su banda de instrumentos 3D tienen un nuevo miembro: un saxofón

Olaf Diegel y su banda de instrumentos 3D tienen un nuevo miembro: un saxofón
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se critica mucho la impresión 3D por su poca capacidad para producir objetos útiles en el día a día. Sí, tiene fines médicos varios pero para llegar al hogar necesita algo más. Hay muchas personas dispuestas a demostrar que puede ser útil y un buen ejemplo de ello es la banda de Olaf Diegel.

No hace falta que vayáis a Spotify a escuchar sus discos, aunque ya se puedan imprimir en 3D, no los vais a encontrar. No es un grupo musical famoso ni este verano anda de gira por festivales. Se trata de un grupo de apasionados de la impresión 3D que poco a poco están logrando crear instrumentos de todo tipo con estas impresoras. ¿Su última creación? Un saxofón.

Hazte tu propio instrumento musical

Hasta la fecha han sido capaces de crear un teclado, una batería, una guitarra y un bajo. De hecho, bajo estas líneas podéis ver cómo improvisaban en su stand en la feria Euromold en la ciudad de Frankfurt. Ahora, Olaf ha logrado crear un saxofón utilizando esta tecnología.

Cogiendo como referencia el diseño de un saxofón alto, Olaf fue creando su versión en Solid Works para, seis meses más tarde, generar un render que posteriormente fue producido en una impresora de sinterizado láser selectivo cogiendo el nylon como material base. El resultado: 41 piezas que montadas forman el instrumento musical.

Eso sí, para poder montarlo por completo han hecho falta muelles y tornillos que no se han podido imprimir pero, aún así, es muy meritorio el trabajo que ha hecho Olaf para crear un saxofón que si bien es cierto no suena exactamente como uno clásico, el material influye mucho, es todo un paso adelante para demostrar que las impresoras 3D no solo valen para crear figuritas.

En la próxima versión, Olaf dice que solucionará esta dependencia de piezas exteriores y que se podrá imprimir de forma íntegra, aunque para eso dice que será necesario una impresora que sea capaz de trabajar con varios materiales al mismo tiempo. Montar el primer modelo le ha llevado un par de día y su peso es de 575 gramos, menos de una cuarta parte de lo que pesa un modelo tradicional.

Vía | Gizmag

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio