Publicidad

Científicos del MIT crean robots con forma de hilo para facilitar el acceso a los vasos sanguíneos del cerebro

Científicos del MIT crean robots con forma de hilo para facilitar el acceso a los vasos sanguíneos del cerebro
1 comentario

Publicidad

Publicidad

El MIT ha creado un nuevo tipo de robot que no lo parece en absoluto: tiene forma de hilo y constituye una herramienta para las últimas técnicas de cirugía endovascular (es decir, la que opera dentro de los vasos sanguíneos).

Su particular forma está diseñada, precisamente, para facilitar el tratamiento de problemas en los vasos cerebrales vinculados a aneurismas o accidentes cerebrovasculares, una zona del cuerpo extremadamente delicada y fácil de dañar durante una intervención.

Xuanhe Zhao, profesor asociado de ingeniería mecánica del MIT, explica que "si el accidente cerebrovascular agudo pudiera ser tratado dentro de los primeros 90 minutos, las tasas de supervivencia de los pacientes podrían aumentar significativamente", al evitar daños permanentes en el cerebro.

Esto es especialmente relevante en España, donde los accidentes cerebrovasculares (ictus) constituyen la segunda causa de muerte (la primera entre las mujeres), según datos de la Fundación del Corazón.

Un dispositivo guiado por un imán y dotado de memoria de forma

El objetivo de los investigadores fue el de diseñar un dispositivo capaz de revertir la obstrucción de los vasos sanguíneos dentro de esta 'hora de oro'. Así, este 'hilo-robot' extraordinariamente fino, permite intervenciones mucho menos invasivas que las que se venían realizando hasta ahora.

Además, facilita el trabajo a los cirujanos (que ya no serán los responsables de guiar el cable manualmente) y resulta más saludable para los pacientes (que no tendrán que estar expuestos a la radioactividad de los rayos X durante toda la intervención).

El núcleo del robot (compuesto de una aleación plegable de níquel-titanio con memoria de forma) se ha recubierto de una capa de partículas magnéticas (que permiten guiarlo a distancia con el uso de un imán gigante), recubiertas a su vez de un hidrogel que permite al robot deslizarse por los vasos sanguíneos sin provocar fricciones.

Los investigadores del MIT están probando ya a alterar este prototipo, cambiando el níquel-titanio por fibra óptica que permita proyectar el haz láser con el que eliminar las obstrucciones de los vasos cerebrales.

Vía | MIT News

Imagen | MIT

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir