La Nikon Z9 es tan rápida que es capaz de captar cómo una bala sale de un rifle

La Nikon Z9 es tan rápida que es capaz de captar cómo una bala sale de un rifle
10 comentarios

El fotógrafo sueco Göran Strand cogió su flamante Nikon Z9 de 5.500 dólares y se fue a fotografiar el Mundial de Biatlón en Ruhpolding, Alemania. La mirrorless de Nikon es única en su segmento: presume de un sensor ultrarrápido capaz de capturar hasta 120 fotogramas por segundo, cada uno con una resolución de 11 Mpíxeles.

"Igual esto me da para sacar una bala en movimiento", pensó. Dicho y hecho. Strand probó a capturar cómo una de las deportistas disparaba con su rifle a un blanco en esa prueba, y el resultado, aunque no especialmente nítido, es sorprendente: esta cámara es tan rápida que se puede ver la bala saliendo del rifle.

Una cámara preparada para la fotografía de alta velocidad

La fotografía de alta velocidad suele ser dominio de cámaras especializadas, pero la evolución de los sensores ha hecho posible que cámaras como la reciente Nikon Z9 alcance cotas espectaculares.

Su sensor de 45,7 MP se complementa con un procesador Expeed 7 que deja claro cuál es la fortaleza de este modelo. Esos 120 fotogramas por segundo —aunque al final sean sobre un recorte de 11 Mpíxeles— dan mucho juego, y eso es lo que descubrió este fotógrafo sueco.

La prueba de Strand fue un éxito: capturó a la atleta Hanna Oberg, que en ese momento disparaba su rifle en la competición de biatlón, y en una de las capturas de esa ráfaga se podía apreciar la bala saliendo de ese rifle.

Strand explicaba en su blog cómo lo había logrado: la foto "se tomó con la Nikon Z9 y un adaptador FTZ con el objetivo Nikon AF-S 300  mm f/4E ED VR. La velocidad de obturación fue de 1/32000 a una ISO 8000 y f/4".

Captura De Pantalla 2022 01 20 A Las 10 53 50
Parece la misma foto pero no, es la siguiente de la ráfaga. La bala ya se ha escapado del encuadre, pero sigue viéndose el rastro del humo tras el disparo.

Esas condiciones normalmente harían muy difícil sacar una foto en condiciones con otras cámaras —saldrían oscuras y con mucho ruido incluso en modelos decentes— pero la Nikon Z9 logró un resultado fantástico.

Solo una de las tomas de la ráfaga mostraba la bala: va tan rápido —unos 350 m/s, o lo que es lo mismo, cerca de 1.235 km/h— que se escapa la vista rápidamente, pero gracias a la velocidad de obturación y a esa capacidad de la cámara era posible capturar ese fotograma tan llamativo.

Imagen | Göran Strand

Vía | Petapixel

Temas
Inicio