La historia tras la imagen más temeraria de la historia: la foto de los obreros en la viga

La historia tras la imagen más temeraria de la historia: la foto de los obreros en la viga
40 comentarios

Esta fotografía de la Gran Depresión se convirtió en una de las más famosas de la Gran Depresión. En ella vemos once hombres sentados en una viga que está en lo alto de un rascacielos en construcción. ¿Cuál es su historia? ¿Estaban posando o realmente era el momento del descanso? Hoy solo queda un negativo roto y una historia que nos fascina a todos.

La fotografía se publicó por primera vez el 2 de octubre de 1932 en el New York Herald Tribune sin firma alguna. Desde entonces ha llamado la atención a todo el mundo, y no solo por la falta de seguridad de los obreros, suspendidos a 200 metros.

Se sabe que estaban en el piso 69 del edificio RCA del Rockefeller Center, pero se desconoce la identidad de cada uno de los 11 obreros que parece que están en el parque descansando. Hoy se considera anónima, pero siempre salen dos posibles autores a la palestra.

La historia del negativo de cristal roto más famoso

El negativo pertenece en la actualidad a Visual China Group, una agencia china asociada con la agencia Corbis. Es de cristal y se sabe que está roto. Así que siempre vemos una fotografía restaurada, una reconstrucción digital.

Hombres de la viga
El negativo roto

No se sabe con seguridad si son acróbatas contratados para promocionar la construcción del complejo o unos obreros que realmente estaban en el momento del almuerzo. El magnate John Davison Rockefeller Jr que contrató al fotógrafo nunca lo dijo.

Hombres  de la viga
La primera vez que apareció publicada

Esta fotografía seguía una tendencia de la época, en la que incluso se parodiaba el trabajo de los obreros, como podemos ver en esta escena del Gordo y el Flaco. Y todo a pesar de la cantidad de profesionales que murieron por la falta de seguridad en aquellos años.

Pero empecemos a analizar la imagen. Destacamos la calidad técnica. Nos deja con la boca abierta, pues la nitidez es impresionante y podemos distinguir hasta el más mínimo detalle. El gran tamaño del negativo y la destreza de los fotógrafos eran fundamentales para conseguir estos resultados.

Meniii
Graflex de 5 x 7 pulgadas

La cámara de placas que más se utilizaba por aquel entonces era la Graflex, un modelo que permitía conseguir esos negativos de cristal de 13 x 20 cm. Era muy pesada y cuesta entender cómo la usaban a pulso aquellos primeros fotoperiodistas.

¿Quién hizo la fotografía?

Hoy está considerada como una fotografía anónima. Y la duda está esencialmente entre dos autores. En primer lugar, Lewis Hine. En aquellos años trabajó en el Empire State Building, un edificio que se terminó en 1931. Muchos pensaron que siguió trabajando en las alturas y le dieron la autoría.

Pero en el año 2003, los descendientes del fotógrafo Charles Ebbets aseguraron que él era el autor de tan importante icono cultural. Nunca se ha podido demostrar y en los últimos años incluso se habla también como posibles autores de William Letwich o Thomas Kelly.

Para evitar problemas vamos a dejarla en anónimo. Un fotógrafo que supo jugar con la perspectiva y dar esa sensación de vacío que a lo mejor no era tal... Todo depende del punto de vista y a lo mejor estaban sobre un piso terminado y no en el aire.

Hombres de la viga
Otra fotografía menos conocida de aquella sesión

Lo más duro de todo es que en aquella época no se cuidaba la prevención de riesgos laborales como ahora, y puede que fuera absolutamente real. De hecho, hay más disparos en los que se ve a los obreros echando una siesta. Se cuidaba más el espectáculo que la vida.

Si quieres saber más de esta fotografía siempre puedes ver el documental de 2012 'Men at lunch'. Plantea más dudas que respuestas. Pero analiza desde todos los puntos de vista una fotografía que pertenece a la historia del siglo XX, cuando el ser humano creía que podía alcanzar el cielo sin ninguna consecuencia.

Temas
Inicio