Compartir
Publicidad

Este filtro puede haber resuelto uno de los grandes problemas que frenaban los coches de hidrógeno, según el CSIRO australiano

Este filtro puede haber resuelto uno de los grandes problemas que frenaban los coches de hidrógeno, según el CSIRO australiano
44 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El 6 de mayo de 1937 el Hinderburg, una de las aeronaves más grandes jamás construidas, se convertía en una bola de fuego en mitad de un aeropuerto de Nueva Jersey. Aquello no sólo conllevó la muerte de 36 personas y el fin de la era de oro de los dirigibles, dejó grabado en la mente de todos la naturaleza destructiva, salvaje e impredecible del hidrógeno.

Eso ha sido también lo que ha frenado los coches de hidrógeno: no tenemos una forma rápida, segura y barata de transportar el hidrógeno sin crear una infraestructura totalmente nueva. O no lo teníamos hasta ahora. Los australianos del CSIRO han creado un método que puede darle la vuelta a todo.

¿Demasiado bueno para ser cierto?

Csiro Hydrogen2 1

Puede ser. El transporte del hidrógeno a granel es un proceso poco trivial. Desde el Hinderburg hemos mejorado mucho, claro. Pero los expertos tienen claro que si queremos impulsar los coches de hidrógeno necesitamos poder usar la red de gasolineras que ya existen en todo el mundo. Otra solución es, a día de hoy, logísticamente inviable.

El CSIRO ha diseñado una membrana que separa hidrógeno de máxima pureza del amoniaco y bloquea el resto de gases. Eso permitiría transportar el hidrógeno en forma de amoniaco líquido y separarlo en destino. Tiene sus retos técnicos, pero simplifica (y mucho) el proceso. Según informan, las pruebas del filtro ya están en fase muy avanzada y han conseguido usarlo con éxito en varios de los modelos de coches de hidrógeno que se comercializan hoy en día.

Esto simplificaría radicalmente el proceso, la rentabilidad y viabilidad de la producción, la distribución y la venta de hidrógeno. Y todo, gracias a una unidad modular que se podría integrar en una estación de repostado tradicional. Las pruebas a gran escala se iniciarán en los próximos meses.

La solución que estábamos esperando

hidrógeno

Además, los avances en tecnologías solares y electroquímicas hacen estimar que la producción de hidrógeno renovable se volverá muy competitiva en los próximos años. De hecho, muchos expertos creen que ya tenemos la tecnología, solo falta que la demanda crezca lo suficiente. Algo que el filtro del CSIRO podría conseguir fácilmente.

Aún queda mucho que investigar sobre este tema, pero la noticia es realmente esperanzadora. Si el filtro funciona y permite integrar el hidrógeno en el mundo del automovilismo, tendremos una nueva forma de descarbonizar el transporte de carretera sin depender directamente a las baterías.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio