El mayor punto negro de metano de toda Europa está a 18 kilómetros del centro de Madrid: lo que sabemos de los alarmantes datos de emisiones de Valdemingómez

El mayor punto negro de metano de toda Europa está a 18 kilómetros del centro de Madrid: lo que sabemos de los alarmantes datos de emisiones de Valdemingómez
39 comentarios

Hace solo unos días, el Washington Post publicaba un reportaje de alcance mundial: decenas de países estaban falseando sus datos de emisiones de gases invernadero. Era la primera vez que alguien recogía todos los datos extraños y ofrecía una imagen de conjunto de ese enorme fraude climático, pero los científicos levan años sospechándolo. De hecho, llevan buscando formas para saber lo que emite sin depender de los gobiernos.

La herramienta más potente ahora mismo son satélites de alta resolución. Los mismos que han usado los investigadores de la ESA, el Instituto Holandés de Investigación Espacial (SRON) y la empresa canadiense GHGSat para descubrir que dos vertederos a 18 kilómetros del centro de Madrid como el punto negro del metano en Europa. Ellos solos emitieron 8.800 kilogramos a la hora durante agosto de 2021.

Un enorme punto negro llamado Valdemingómez

Para identificar el problema, los investigadores elaboraron una cartografía de "puntos negros" del metano usando el instrumento Tropomi de Sentinel-5P. Con esa información y la de los satélites comerciales de GHGSat, añadieron resolución al mapa. Según esos datos, la peor parte se la lleva el Centro de Tratamiento Las Dehesas (más conocido como vertedero de Valdemingómez), donde se llegaron a emitir más 5.000 kilogramos a la hora ese mismo mes de agosto.

Esto es tremendamente problemático y no solo por esas elevadas cifras, sino porque se desconoce la causa de las emisiones. Desde el año 1999, hay directivas europeas que exigen a los operadores de vertederos de la UE que capturen el gas creado por la descomposición de la materia orgánica y lo utilicen para generar energía (o, en su defecto, lo quemen). Parafraseando a Shakespeare, "algo huele a podrido en Valdemingómez".

Lo más llamativo de todo esto es que el problema desborda lo ambiental. Según los datos de los investigadores, si se usaran esas emisiones para producir energía, se podría suministrar a unos 350.000 hogares. Algo que, en plena crisis del precio de la energía, resulta especialmente llamativo.

Imagen | GSat

Temas
Inicio