Compartir
Publicidad

Con 80.000 años y más de 6.000 toneladas de peso, el organismo vivo más grande de la Tierra está muriéndose

Con 80.000 años y más de 6.000 toneladas de peso, el organismo vivo más grande de la Tierra está muriéndose
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Parece un bosque de álamos temblones de 43 hectáreas en un rincón cualquiera de Utah, pero en realidad se trata de un enorme organismo formado por 47.000 troncos y una red de raíces tremendamente compleja: es Pando, el mayor organismo vivo del mundo y se está muriendo.

Esas son las conclusiones de un estudio de Paul Rogers y Darren McAvoy, investigadores de la Utah State University: "Aunque es probable que Pando haya existido durante miles de años […] ahora está colapsando en vivo y en directo”, explican. ¿Qué le está pasando al Gigante Temblón?

Pando que es gerundio

G6rhc2v0ohykslyjedf2

Tras comparar fotografías y muestras genéticas de las últimas décadas, los autores han llegado a la conclusión de que el crecimiento y la salud del falso bosque lleva entre 30 y 40 años estancado. Es más, en las últimas décadas se está degradando a buen ritmo. Y, como señala Rogers, “es nuestra culpa. Los seres humanos estamos en el centro del problema”

Según escriben en PLOS One, Pando está amenazados por el calentamiento global, la deforestación, el turismo y el pastoreo sin control. Especialmente, esto último: Rogers y McAvoy han llegado a la conclusión de que es la gestión independiente de los problemas medioambientales puede hacer más mal que bien.

En este caso, la protección de herbívoros (sobre todo, el ciervo mulo) y la protección de Pando se alían para poner el gigante organismo en aprietos. La descoordinación de las distintas protecciones impide gestionar el entorno de forma efectiva y acaban sometiendo al falso bosque a "niveles inusualmente altos de biodiversidad que, en comparación con los bosques dominados por coníferas circundantes”, producen una presión muy importante en un sistema que solo se reproduce por clonación.

Hace solo un par de décadas osos, lobos y pumas ejercían de control natural de la población de ciervos y mantenían a la población humana lejos de Pando. La caza de estos animales grandes (en algunos casos, prácticamente su exterminio), el consecuente crecimiento de ciervos mulos y la turistificación de la zona están haciendo un flaco favor.

Desde los años 70, cuando se descubrió la verdad que se ocultaba bajo los álamos temblones de Pando, el turismo y la mala gestión se han convertido en uno de las grandes amenazas de los ecosistemas más maravillosos del mundo natural. El estudio de Rogers y McAvoy es un aviso a navegantes: o empezamos a pensar globalmente o nuestros esfuerzos no servirán de nada.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio