Publicidad

Overclock: qué es, qué ventajas ofrece y qué desventajas puede tener

Overclock: qué es, qué ventajas ofrece y qué desventajas puede tener
1 comentario

Vamos a explicarte qué es y para qué sirve hacer Overclock en tu ordenador, una técnica para mejorar el rendimiento del ordenador forzando su CPU o su GPU. Es algo que siempre ha sido bastante popular en el mundo del gaming, con usuarios intentando exprimir al máximo sus ordenadores para sacar los mejores gráficos posibles en los juegos más exigentes.

Sin embargo, has de saber que hacer esto tampoco va a mejorar de una manera drástica el rendimiento del equipo, y que tiene algunos aspectos negativos importantes que quizá te hagan ser más conformista y ahorrar para un componente nuevo de mayor capacidad. Vamos a intentar explicártelo todo de la forma más sencilla posible, quizá simplificando un poco, pero de manera que cualquiera pueda entenderlo.

Qué es el Overclock

El overclocking es una técnica utilizada para aumentar la frecuencia de reloj de un componente electrónico, haciendo que esta sea superior a la que ofrece de serie por su fabricante. La frecuencia de reloj son los hercios del ordenador, los ciclos por segundo, e indican la velocidad a la que un ordenador realiza sus operaciones más básicas.

Cada ordenador tiene algunos componentes como la CPU (el procesador) o la GPU o tarjeta gráfica, que tienen una frecuencia de reloj concreta establecida por el fabricante. Por ejemplo si coges unos procesadores como los últimos lanzados por Intel, estos tienen una frecuencia de reloj base de 3,70 GHz, y una frecuencia de reloj máxima de 5,30 GHz.

Esto mide el rendimiento que el procesador puede ofrecerte, y son las frecuencias recomendadas por el propio fabricante para que el componente, en este caso un procesador, funcione correctamente sin sobreesfuerzos. Pero a veces los usuarios sí pueden querer estos sobreesfuerzos, y aquí es cuando entra en juego "hacerle overclock" al procesador o al componente que quieras.

De esta manera, se consigue que el procesador, la GPU o el componente electrónico donde lo hagas ofrezca un mayor rendimiento sin que tengas que comprar uno mejor. El procesador de tu ordenador o tu tarjeta gráfica realizarán más operaciones por segundo, lo que quiere decir que su potencia o rendimiento aumentan como si fueran uno de una gama superior.

Por lo general, para hacer overclocking vas a necesitar utilizar aplicaciones de terceros en un proceso que puede ser bastante complejo para usuarios inexpertos, aunque algunos procesadores también tienen un modo Turbo Boost que te ofrece los beneficios de hacer overclock de forma automática.

Pero en general, este es un proceso pensado más para los usuarios más expertos, ya que realizar este sobreesfuerzo puede pasarle factura a los componentes, y eso es algo que siempre hay que medir y tener en cuenta. También puedes utilizarlo por pura curiosidad, y para ver cuál es la potencia máxima que consigues sacarle a una CPU o gráfica, pero de nuevo, no es algo que vayas a notar en la mayoría de tus tareas.

Además, de cara a los usuarios de a pie, tampoco se va a notar el overclock en la mayoría de procesos que hagas con el ordenador, y suele utilizarse sólo para tareas concretas como intentar exprimir un poco más videojuegos o algunos otros procesos que necesiten de una gran capacidad de cálculo por parte del ordenador.

Ventajas de hacer Overclock

La ventaja del overclock es conseguir que un componente electrónico funcione un poco más rápido. Por lo general, suele utilizarse en procesadores para aumentar ligeramente su potencia de cálculo. Por ponerlo en palabras simples, puedes hacer que un procesador de gama media quizá consiga rendir como uno de gama media alta. Así, si estás realizando tareas en las que tu procesador se queda corto pero no puedes permitirte uno nuevo, puedes intentar recurrir a esto.

Además de en procesadores, el overclocking también se puede realizar a tarjetas gráficas. El motivo aquí es también el de aprovechar un poco mejor los juegos, aunque siempre debes tener en cuenta que las desventajas de estas técnicas puede hacer que para muchos no merezca demasiado la pena. Aun así, si eres un usuario avanzado y quieres los mejores gráficos posibles en tus juegos, puedes tenerlo en cuenta.

Por poder, también se puede hacer overlock a los módulos de memoria RAM. En cualquier caso esto no es algo demasiado común, y por lo general siempre es mejor tener más cantidad de RAM comprando un módulo más que intentar acelerar la que ya tienes.

En cualquier caso, donde es más popular esta técnica es en el mundo del gaming. Y aquí debes tener en cuenta que en la mayoría de los casos, los procesadores y gráficas de mejor gama suelen mover los juegos sin problema, y que las que no pueden hacerlo tampoco tienen por qué notar una diferencia muy grande tras hacer el overclocking. Aun así, es algo tan popular que algunos fabricantes incluso implementan sistemas de refrigeración en sus componentes con un poco de potencia de refrigeración sobrante para que, quien quiera, pueda intentar practicar overclocking.

Desventajas de hacer overclock

Sobre el papel, poder hacer que los componentes de tu ordenador ofrezcan un rendimiento mayor que el que ofrecen en su funcionamiento normal puede resultar atractivo. Pero antes de tomar ninguna decisión debes saber que también hay varios aspectos negativos que debes tener en cuenta si no quieres que hacer esto te salga caro.

La primera desventaja es que vas a perder la garantía del componente en el que apliques la técnica de overclocking. Ten en cuenta que los fabricantes establecen velocidades de reloj medias y máximas para ofrecer el máximo rendimiento cuidando la salud del componente, por lo que si decides poner esta segunda en riesgo ya será por tu cuenta y sin el soporte de la garantía.

Cuando haces overclock estás forzando tu componente electrónico, y este generará bastante más calor del que suele general. Esto quiere decir que vas a necesitar comprar nuevos componentes de enfriamiento como más ventiladores o algún otro sistema más complejo.

Esta manera de forzar el componente hará que su vida útil se reduzca al hacer overclock. El cuánto se reduzca dependerá de cuánto consigas controlar el calor, ya que si fuerzas una CPU o una gráfica y no la ventilas lo suficiente como para combatir el calor extra, puede acabar siendo letal en no tanto tiempo. Y si la controlas, seguirás forzando el componente, lo que siempre reducirá algo su vida útil.

Por lo tanto, si estás intentando ahorrar el dinero de comprar un nuevo procesador invirtiendo en hacer overclocking, es posible que al final acabes perdiendo el dinero, estropeando tu ordenador, y teniendo que comprar este procesador antes de lo esperado porque el viejo se te ha estropeado.

Por último, el componente también puede perder estabilidad al funcionar a velocidades mayores de las que ha sido fabricado para funcionar. Esto puede hacer que tenga algunos fallos repentinos. Si pese a los puntos negativos quieres seguir intentándolo, lo recomendable es ir subiendo la velocidad poco a poco para ir monitorizando la estabilidad.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios