Compartir
Publicidad

Copias de seguridad en Windows 10: para qué sirven, qué tipos hay y cómo se hacen

Copias de seguridad en Windows 10: para qué sirven, qué tipos hay y cómo se hacen
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy te vamos a hablar largo y tendido sobre las copias de seguridad o backups en Windows 10. Ningún ordenador es infalible, siempre cabe la posibilidad de que algún disco duro falle, se estropee, que el sistema operativo se corrompa, o que algún virus, ransomware o hurto haga que dejemos de poder acceder a archivos importantes. Por eso vamos a intentar explicarlo todo de manera en la que incluso si nunca has oído hablar de las copias de seguridad sepas qué son y cómo hacer las más básicas.

Vamos a empezar el artículo explicándote de la manera más sencilla y cercana posible qué son y para qué sirven las copias de seguridad. Luego te diremos qué tipos de copia de seguridad puedes utilizar, cómo elegir los archivos a guardar, o las unidades y frecuencias en las que puedes hacerlas. Además, terminaremos con un paso a paso sobre cómo hacer copias de seguridad con la herramienta nativa de Windows 10, y proponiéndote luego otras alternativas de terceros

Qué es y para qué sirve una copia de seguridad

Tu ordenador no es indestructible, y ya sea por un fallo puntual del software o hardware, así como por la infección de un virus o ransomware, siempre hay una posibilidad de que pase algo que te haga perder tus datos. Una buena manera de que eso no suponga una catástrofe por los archivos perdidos es hacer copias de los archivos más importantes de tu ordenador, que es precisamente a lo que llamamos hacer una copia de seguridad, copia de respaldo, o un backup.

El objetivo de las copias de seguridad es poder recuperar tus archivos importantes en el caso de que se pierdan o se dañen. A este proceso de recuperación de datos perdidos se le llama Restauración de la copia de seguridad, y también puede ser útil en el caso de que hayas cambiado o reseteado tu ordenador.

Lo ideal es que las copias de seguridad no sean indiscriminadas, y que se centren en salvaguardar únicamente los archivos importantes. Esto es así porque en tu ordenador almacenas una gran cantidad de datos y aplicaciones que puedes recuperar con simples instalaciones, por lo que copiarlos supone malgastar espacio de almacenamiento.

En cualquier caso, lo que se consideres datos importantes depende únicamente de ti, ya que cada persona tiene su propia opinión sobre los archivos más importantes. Además, si hay archivos o fotografías que tienes subidas en alguna nube como las de Google Drive, Microsoft OneDrive o Apple iCloud, no es estrictamente necesario duplicarlas en una copia de seguridad, aunque de nuevo esto dependerá de hasta qué punto te fíes de estas nubes.

También es aconsejable que realices las copias de seguridad en una unidad de almacenamiento externa o independiente de tu ordenador. Vas a tener la opción de realizarlas en otro disco duro de tu PC en el caso de que tengas varios, pero estas copias no te servirán de nada en el caso de que pierdas el portátil, te lo roben o te cifren y secuestren el disco duro a causa de un ransomware.

Qué tipos de copia de seguridad hay

Disco Duro

Elegir el tipo de copia de seguridad es algo importante a la hora de configurar cómo queremos salvaguardar nuestros datos. Hay cuatro tipos de copias que puedes hacer, y utilizar unas u otras depende del almacenamiento que tengas, de cuánto tiempo quieras invertir en hacerla o simplemente de tu forma de trabajar. Aquí tienes cuáles son estos cuatro tipos.

  • Copia de seguridad completa: Se trata del tipo más básico de copia de seguridad. Simplemente copia todos los datos a una única unidad de almacenamiento externa, por lo que el tiempo que se tarda después en restaurarlos es muy inferior. En cambio, el lado negativo es que el proceso de hacer la copia de seguridad completa es más lento, y que también es el que más espacio requiere en la unidad donde vayamos a hacerla. Estas son las copias que hace Windows 10 por defecto.

  • Copia de seguridad incremental: Este tipo de backup sólo copia los datos que han variado desde la última copia de seguridad que realizaste, dejando el resto intacto. Para hacerla el ordenador utiliza las fechas y horas de modificación, y al sólo copiar los datos del ordenador que has modificado es mucho más rápida de hacer que una copia completa. Además, como ya hay parte del espacio ocupado por copias anteriores requiere menos espacio que si simplemente hicieses una segunda copia completa.

  • Copia de seguridad diferencial: Se trata de un tipo de copia muy parecido a la incremental, sólo que en vez de coger como referencia la última copia sea cual sea, lo hará con la última copia de seguridad completa. Esto quiere decir que sólo copiará los datos que se hayan modificado desde la última copia completa, y que aunque más recientemente hayas hecho otras copias diferenciales, siempre copiará los modificados desde la completa.

  • Copia de seguridad espejo: Es un tipo de copia de seguridad parecida a la completa, sólo que clona los archivos que copes sin comprimirlos. Esto quiere decir que ocupan más espacio y son más inseguros por no poder protegerlos con contraseña, pero a cambio ganas un poquito más de velocidad en la restauración.

Y estos son cuatro de los principales tipos de copia de seguridad que te vas a encontrar, aunque pueden variar o estar más o menos disponibles dependiendo de la herramienta que utilices para realizar tus copias. Lo ideal en este caso es combinar varios de los tipos de copias. Por ejemplo, en vez de simplemente hacer copias completas a diestro y siniestro, optar por complementarlas con incrementales o diferenciales para ahorrar tiempo manteniendo los archivos que no has tocado.

Otro tipo de copia de seguridad que puedes hacer son las imágenes de sistema. Se trata de una copia exacta de cómo está el disco duro en el momento de realizarla. Esto incluye el sistema operativo además de los archivos, por lo que podrías recuperar el estado del ordenador tal cuál lo tenías incluso si lo formateas todo y lo dejas sin sistema operativo.¡

Cómo elegir qué tipo de datos guardar en tu copia

Como hemos dicho, cada persona tiene su propia opinión sobre lo que considera una copia de seguridad, por lo que todo lo que te podamos decir a la hora de priorizar qué guardar es absolutamente relativo. En cualquier caso, aspectos como el almacenamiento disponible para la copia pueden ayudarte a decidir, sobre todo en el caso de que sea limitado.

Si tienes poco espacio, podría ser recomendable darle prioridad a documentos profesionales o personales que no tengas guardados en ningún otro sitio. También puede ser recomendable guardar documentos de proyectos, trabajos de varios tipos o correos electrónicos que hayas descargado mediante POP3 y no se queden guardados en el servidor.

Sobre las fotografías, como te hemos dicho, si las almacenas en otra unidad a parte o en la nube puedes prescindir de ellas, ya que son recuperables. Por lo tanto, yo no gastaría espacio con ellas en la copia de seguridad a no ser que te sobre mucho y no te importe gastar tiempo en guardar también las fotos.

Y luego están los archivos multimedia que puedas haber obtenido por internet, como música o vídeos. Si son archivos que puedes volver a encontrar y/o descargar con relativa facilidad no es necesario gastar espacio en hacerles una copia de seguridad. De hecho, a no ser que tengas un apego muy fuerte a alguno de ellos estos deberían ser los últimos de tu lista de prioridades.

En cualquier caso, como ya te hemos dicho varias veces, todo depende de tu opinión personal y lo que consideres archivos esenciales. Simplemente hazte la pregunta de qué es lo que querrías que se salvase si hoy se estropease o perdiese tu ordenador, y seguramente tú mismo te estarás dando la respuesta a partir de la cual configurar tus copias.

Soportes a utilizar y frecuencia de las copias

Soportes A Utilizar

Otra decisión importante que tienes que tomar es decidir el soporte o tipo de unidad de almacenamiento que vas a utilizar para tus copias de seguridad. A día de hoy, unidades que fueron útiles en el pasado como los CDs o DVDs están obsoletas para este tipo de trabajo, por lo que lo mejor es recurrir a alternativas como los discos duros externos para realizar allí tus copias. Son bastante económicos y los hay con una gran cantidad de datos disponibles.

También puedes optar por unas unidades USB, SD o incluso microSD que cada vez ofrecen más unidades de almacenamiento, y que cuentan como ventaja que puedes llevártelas a cualquier sitio. Otra opción es optar por los NAS, un tipo de unidad con discos duros especialmente concebida para hacer este tipo de copias, y que suelen incluir sus propias aplicaciones para hacer más fáciles y completas las copias trabajando en segundo plano para que no te tengas que preocupar por nada.

Otra opción es montar un disco duro en RAID dentro del PC. Al hacerlo, el disco duro actuará como una unidad de almacenamiento externa, pero manteniéndose dentro del ordenador, de manera que no instalas aplicaciones en él porque el sistema operativo no lo "ve", pero sí lo puedes utilizar para hacer copias de seguridad.

Y una vez elijas la unidad que mejor se adapte a tus necesidades, te queda escoger la periodicidad con la que vas a realizarlas. Si haces muchas muy seguidas estarás gastando tiempo y espacio en almacenar datos que prácticamente no han variado, mientras que si dejas pasar demasiado tiempo entre una y otra te expones al peligro de que pase algo y pierdas los cambios de determinados archivos.

Por lo tanto, tienes que buscar un equilibrio dependiendo de lo mucho que suelas modificar documentos en tu ordenador, el tiempo libre del que dispongas, y el espacio que tengas para realizar las copias, porque de él dependerá el tipo de copias que vayas a hacer y el tiempo que vayas a gastar. El equilibrio ya depende únicamente de tus necesidades.

Ah, y antes de acabar un último consejo. Cuando termines de hacer las copias de seguridad, es importante desconectar después las unidades externas. Si las dejas conectadas, te expones a que si entra un virus en tu ordenador este infecte también los archivos donde tienes las copias de seguridad, por lo que si las quitas mejor.

Copia de seguridad desde las opciones de Windows 10

Windows 10 tiene una herramienta nativa para hacer copias de seguridad de forma sencilla, pero es una herramienta sumamente básica en la que no podrás configurar los tipos de copias de seguridad que quieres hacer. Lo que sí podrás hacer es elegir una unidad concreta donde hacerlas y las carpetas que quieres copiar.

Actualizacion Y Seguridad

Para iniciar el proceso de hacer copias de seguridad tienes que entrar en la Configuración de Windows. Una vez en ella, pulsa sobre la opción Actualización y seguridad, ya que las copias de seguridad Windows las considera una medida de seguridad.

Agregar Una Unidad

Una vez dentro de Actualización y seguridad, en la columna izquierda pulsa sobre la categoría de Copia de seguridad (1). Lo primero que tendrás que hacer es elegir dónde hacer las copias, o sea que conecta una unidad de almacenamiento en el ordenador y pulsa en la opción Agregar una unidad (2).

Elige Unidad

Se te abrirá en la parte izquierda de la ventana un pequeño menú en el que vas a ver las unidades de almacenamiento que tienes disponibles en el ordenador. Aquí simplemente copia sobre la unidad que vayas a usar, que en la captura será la E:, pero tú puedes usar la que quieras.

Mas Opciones

Seleccionada la unidad, donde antes tenías la opción de Agregar una unidad ahora verás la de Realizar una copia de seguridad automática de mis archivos. Puedes activarla o desactivarla dependiendo de cómo quieras automatizar estas operaciones. Debajo de ella pulsa sobre la opción Más opciones para decidir qué archivos quieres copiar en la unidad de almacenamiento.

Opciones Copias 1

Entrarás en el menú de Opciones de copia de seguridad. El primer botón es el de comenzar a hacer la primera copia de seguridad, y debajo de él, en Realizar una copia de seguridad de mis archivos puedes elegir cada cuánto tiempo se copian, pudiendo ser desde cada diez minutos a cada día. Debajo también podrás elegir durante cuánto tiempo quieres mantener las diferentes copias completas que vayas realizando.

Agregar Carpeta

También tienes la opción Hacer copias de seguridad de estas carpetas, donde puedes elegir de qué carpetas concretas quieres tener la copia de seguridad. Por defecto Windows 10 agrega a la lista las que considera importante, pero al hacer click sobre ellas te aparecerá la opción Quitar para poder configurar a tu gusto las carpetas a guardar. Ten en cuenta el espacio libre de la unidad elegida cuando vayas a configurar qué carpetas incluir en la copia de seguridad.

Excluir Carpetas

Y por último, debajo de la lista de aplicaciones a incluir tienes otra opción en la que puedes excluir carpetas. Esto te vale, por ejemplo, si dentro de una carpeta que quieres guardar hay alguna subcarpeta concreta que no quieres que se copie.

Herramientas de terceros para backups en Windows

Si la herramienta nativa para hacer copias de seguridad en Windows 10 se te queda corta, aquí tienes una pequeña lista con algunas aplicaciones de terceros que puedes utilizar para hacer backups un poco más avanzadas. Con ellas podrás configurar más tipos de copias de seguridad y tener un mayor control sobre ellas.

  • EaseUS Todo Backup Free: Permite hacer varios tipos de backups de archivos individuales, carpetas, particiones o unidades de almacenamiento completas, y ofrece un modo "inteligente" que copia los archivos de las localizaciones más utilizadas. Las copias de seguridad se pueden copiar, y hacer incrementales, diferenciales o completas.
  • Soluciones de Veeam: Veeam es una empresa centrada en ofrecer suites de pago de copias de seguridad, aunque también tiene algunas gratis, como Veeam Backup Free Edition para máquinas virtuales, Veeam Agent for Microsoft Windows para dispositivos Windows y Veeam Agent for Linux entre otras varias herramientas gratuitas
  • Paragon Backup & Recovery: Se trata de una aplicación que trata de hacer el proceso de configurar una copia de seguridad lo más sencillo posible. Aun así tampoco le faltan opciones, y permite hacer backups de todo el ordenador, particiones, directorios y archivos eligiendo también el tipo de copia de seguridad que quieres hacer.
  • Bacula: Una suite de aplicaciones que suponen una alternativa de código abierto para quien busque una herramienta de copias de seguridad que vale tanto para servidores como para ordenadores domésticos.
  • TimeVault: Linux existe, y TimeVault lleva años siendo una alternativa libre y abierta del TimeMachine de Apple, pero para GNU/Linux. Te permite hacer copias incrementales de archivos y directorios .
  • FBackup: Su interfaz no es demasiado atractiva, y a la versión gratuita le faltan opciones como copias de seguridad incrementales o cifradas. Aun así, es una herramienta sencilla de utilizar y que permite programar fácilmente los backups periódicos, y tiene una versión de pago por si necesitas exprimirla más.
  • Google Backup and Sync, OneDrive, Dropbox y similares: Las herramientas de copias de seguridad en la nube, con una limitación muy importante de espacio gratuito. Por lo tanto, no valen para copias completas del sistema, aunque sí para salvaguardar algunas carpetas o archivos puntuales. Eso sí, tampoco te fíes ciegamente de ellos, ya que como si dejases las unidades externas conectadas, te expones a subir también archivos infectados que te la puedan jugar también después.

En Xataka | WD My Book, análisis: copias de seguridad efectivas y seguras de todos tus dispositivos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio