Publicidad

A pesar de tener rivales mucho más baratos, las suscripciones de Adobe han hecho de oro a la compañía
Aplicaciones

A pesar de tener rivales mucho más baratos, las suscripciones de Adobe han hecho de oro a la compañía

Publicidad

Publicidad

No es nada nuevo que hablemos de cómo el mercado del software (además de muchos otros) ha abrazado por completo el modelo de venta por suscripción. Eso ha despertado el debate entre muchas personas, que ven que las aplicaciones pasan a alquilarse y que los usuarios pagan más dinero a largo plazo.

Quizás el ejemplo más conocido de esto sean los 69 euros anuales de Office 365, pero desde luego quien se lleva la palma de los precios polémicos de suscripciones es la suite Creative Cloud de Adobe. ¿Ha salido la compañía perjudicada tras la decisión de cobrar 60,5 euros mensuales por todos sus programas? La respuesta puede sorprenderte.

De 940 euros a 144,33 euros anuales: el cambio de las (caras) licencias de Photoshop como ejemplo

Planes Creative Cloud

El enfoque de Creative Cloud ha pasado pues de vender licencias completas de sus aplicaciones (es decir, derecho a descargar una versión concreta de sus aplicaciones y tener derecho a usarlas "para siempre" sin derecho a actualizarlas a futuras versiones) a vender suscripciones con las que poder tener derecho a utilizar siempre las versiones más recientes de sus programas y a tener ventajas especiales en la nube.

Un ejemplo: Photoshop empezó sus andadas en Mac con un precio de 895 dólares en la versión 1.0, hace treinta años. Ese precio fluctuó ligeramente a lo largo del tiempo: bajó a los 699 dólares en 2011 (con precio especial de 199 dólares para estudiantes y educadores) y ya en ese entonces había debate en la red sobre si era demasiado caro. Eran los precios para utilizar Photoshop en un ordenador, con el programa adquiriéndose físicamente en una caja juntamente con un número de serie.

Por experiencia propia puedo decir que no eran pocas las instancias de Photoshop que he visto instaladas de forma no oficial en ordenadores de amigos y clientes: eran los tiempos de las versiones CS a CS 6 de las aplicaciones de Adobe, y por esa última llegamos a pagar 940 o 1.350 euros para la versión extendida de Photoshop.

Poco a poco, a lo largo de los años, varias aplicaciones competidoras de Adobe han ido apareciendo y no han pasado precisamente desapercibidas

Todo cambió cuando Adobe abrazó el modelo de negocio basado en suscripciones y lanzó Creative Cloud. Siguiendo el ejemplo anterior, ahora puedes utilizar Adobe Photoshop por 12,09 euros mensuales en España. Sale a 145,08 euros anuales, aunque puedes ahorrarte 0,75 euros en un año (wow) si decides hacer un pago anual de 144,33 euros en vez de pagar doce mensualidades de 12,09 euros. En México el precio se reduce a 9,99 dólares estadounidenses mensuales.

El último precio de una licencia completa que se promocionó para Photoshop fue el de la versión CS6 por 940 euros en 2012, así que tendríamos que suscribirnos durante seis años y medio a la versión Creative Cloud actual de Photoshop para llegar a pagar ese precio. Y durante ese tiempo no sólo tenemos Photoshop en un ordenador: también tenemos Lightroom, 20 GB de almacenamiento en la nube y la posibilidad de utilizar las aplicaciones en otros dispositivos como móviles y tabletas. Seis años y medio es mucho tiempo en términos informáticos, así que si ignoramos el debate de los altos precios la transición al modelo de suscripciones no está mal.

Pero es precisamente a donde queremos llegar: los precios de las suscripciones. Adobe sigue siendo la líder en el campo de las aplicaciones profesionales creativas, en cualquier plataforma. Pero poco a poco, a lo largo de los años, varias aplicaciones competidoras han ido apareciendo y no han pasado precisamente desapercibidas.

Cuando el precio de los rivales es tan bajo que contemplar un cambio se vuelve obvio

Pixelmator Así luce Pixelmator Pro, considerado el principal rival de Photoshop en Mac, en macOS Catalina.

El primer ejemplo que me viene a la cabeza es Pixelmator, un rival directo de Photoshop disponible para macOS y construido específicamente para trabajar a pleno rendimiento con ese sistema. Hemos hablado largo y tendido de él en Applesfera, los análisis de todas sus versiones siempre han sido muy positivas e incluso se ha ganado algún Apple Design Award en conferencias de desarrolladores de la compañía de Cupertino. Su precio: 43,99 euros en España. Y no es una suscripción, es un pago único. Por 44 euros tienes un competidor muy digno de Photoshop, para siempre. Es más: yo recuerdo haberlo comprado por unos 32 euros aprovechando una oferta hace unos años.

Si eres un usuario profesional de los más exigentes, de los que necesita absolutamente todas las herramientas que aporta Photoshop, puede que te veas obligado a seguir con la solución de Adobe. Pero si eres un aficionado, o un profesional que no necesita todos los detalles que comentamos... entonces los 44 euros de Pixelmator se ven como una enorme diferencia respecto a los centenares de euros que acabas pagando a lo largo de los años con Creative Cloud. Además, el feedback de muchos fotógrafos ha permitido que Pixelmator haya añadido herramientas y haya mejorado muchísimo con el tiempo. Es, sin ninguna duda, una opción a tener en cuenta si usas Mac.

Affinity

Otro ejemplo es la suite de aplicaciones de Affinity: Publisher, Photo y Designer. Disponibles para Windows, macOS y iPadOS y ganadoras de varios premios, son competidoras directas de InDesign, Photoshop e Illustrator. Hagamos la comparativa: supongamos que eres una persona que quiere trabajar con esas tres aplicaciones en un ordenador (Mac o PC) y en un iPad Pro.

  • La licencia permanente de cada aplicación para PC/Mac cuesta 54,99 euros, de modo que por 164,97 euros tienes las tres aplicaciones de Affinity en Windows/macOS para siempre.
  • La licencia permanente Affinity Photo y Designer en iPadOS es de 21,99 euros cada una (aún no tenemos versión de Affinity Publisher en iPad). Por lo tanto, por 43,98 euros puedes usar Photo y Designer en tu iPad para siempre.
  • Sumando las dos últimas cifras, tienes una suite de aplicaciones creativas para un ordenador y un iPad Pro por un único pago de 208,95 euros.

Si el cambio buscas utilizar Photoshop, Illustrator e InDesign de Adobe en los mismos dispositivos, entonces hay que recurrir a una suscripción al plan completo de Creative Cloud. En pagos mensuales eso son 90,74 euros mensuales, aunque puede reducirse a 725,85 euros pagando una cuota anual. En otras palabras: con el dinero que inviertes para usar las aplicaciones de Affinity para siempre, te da para tres meses y medio de la suite de aplicaciones de Adobe. Y si eliges hacer los pagos mensuales de 90,74 euros no te da ni para dos meses. La diferencia es abismal, y no pasa desapercibida:

Ya en 2013, Pixelmator presumía de 500.000 licencias vendidas en una semana. Y no hay cifras acerca de las descargas de Affinity, pero en su web oficial hablan de "éxito enorme" y ya anuncian sus novedades en eventos orientados a creativos.

El negocio de las suscripciones de Adobe no va bien: va fenomenal

Oficinas Adobe

Con este panorama, ¿cómo le ha ido a Adobe a nivel económico? Le han afectado todos estos rivales a precios tan bajos? La compañía no revela el número exacto de suscriptores a sus planes, pero sí que podemos echar un ojo a los ingresos que esos subscriptores aportan a las finanzas de la compañía. Y las cifras nos dicen que en Adobe no les preocupa esa competencia ni lo más mínimo:

Grafico Ingresos Adobe

Los ingresos que la compañía recoge a partir de las cuotas mensuales y anuales de sus usuarios (en verde) han crecido de los 673 a los casi 10.000 millones de dólares en siete años. Y el ritmo de crecimiento de esos ingresos no parece haberse ralentizado: a finales de 2019 representaban ya el 89,8% de los ingresos de la compañía. El 10,2% restante se reparte a medias entre la división de soporte y servicios y la división de producto. Mientras tanto, los ingresos por producto (en azul, licencias completas entre ellos), ha disminuido de los 3.342 a fluctuar entre los 622 y los 647 millones de dólares. Todo un giro.

En 2012 los ingresos de las suscripciones representaban sólo el 16,86% de los ingresos totales, así que nos queda claro que Adobe ha pasado a depender casi enteramente de esas suscripciones para crecer. Y gracias a ellas la compañía ha sobrepasado por primera vez los 11.000 millones de dólares en ingresos totales. Poca broma.

En cuanto a número de suscriptores, aunque Adobe no revele ese dato, hay quien calcula estimaciones. Es el caso de Statista, portal especializado que calcula que los que han decidido suscribirse a Creative Cloud han pasado de ser aproximadamente 1,44 millones de personas en 2013 a 12 millones en 2017. Es más, pronostica que la cifra seguirá creciendo y Adobe rozará los 20 millones de suscriptores en 2024:

Grafico Suscriptores Adobe

¿Qué conclusiones podemos sacar de estas cifras y estimaciones? Pues que puede que Adobe haya recibido quejas sobre sus precios, y puede que hayan aparecido competidores que saquen tajada de esto. Sin embargo, no parece que esto haya afectado a la compañía, que sigue celebrando como cada vez más personas se suscriben a Creative Cloud. De hecho "invita amablemente" a todos los que se resistan a actualizarse a esos planes a hacerlo.

Una ventaja que puede tener aquí Adobe es su omnipresencia en centros educativos y empresas: toda escuela o compañía de diseño que se precie suele tener las aplicaciones de Adobe instaladas en los ordenadores de sus aulas. Y eso lleva a los alumnos a utilizar esas aplicaciones y sus formatos de archivo. Competir contra eso es muy difícil.

Si tanto Adobe como los competidores han crecido, quizás es porque hay hueco para que todo el mundo crezca durante un tiempo. Aún así, viendo cómo la diferencia de precios es tan grande y cómo este tipo de aplicaciones va mejorando a buen ritmo, quizás en un futuro la gran Adobe tenga motivos para empezar a preocuparse. Quizás esos competidores empiezan a ser usados en empresas y centros educativos, más allá de los usuarios aficionados y profesionales individuales. El tiempo y los sucesivos informes financieros trimestrales lo dirán.

Imágenes | Eliazar

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios