Compartir
Publicidad
Publicidad
ZUK Z1, análisis: ZUK se estrena con un teléfono completo y muy equilibrado
Análisis

ZUK Z1, análisis: ZUK se estrena con un teléfono completo y muy equilibrado

Publicidad
Publicidad

Lenovo tiene una estrategia singular en su división móvil, tres marcas diferentes que operan al mismo tiempo pero que rara vez coinciden en el mismo mercado. Motorola es la referencia para occidente, Lenovo para China y este año han sumado a su esquema ZUK. Un spin off que nace para buscar al público joven, una idea que nos recuerda inevitablemente a Huawei con sus Honor.

El primer smartphone de esta línea se llama ZUK Z1, un producto que sigue una filosofía que hemos visto anteriormente en Honor, OnePlus o Xiaomi: ofrecer un hardware excelente a un precio muy competitivo. Lenovo lo ha entendido muy bien y su smartphone llega para competir duro y convertirse en una opción muy atractiva en la horquilla de 300/350 euros.

Lo más puntero de 2014 sigue siendo muy competitivo en 2015

Cada año se ha impuesto una configuración de hardware como el canon a seguir para los fabricantes de smartphones. En 2014 fue el Qualcomm Snapdragon 801 con 3GB de RAM. No era la más potente (Note 4 estaba un paso por delante) pero fue la referencia indiscutible que siguieron fabricantes como Sony, LG, OnePlus… Ahora, un año más tarde el Z1 de ZUK copia el esquema para traernos todo lo que vimos en 2014 y algún añadido más.

ZUK Z1, principales especificaciones
Dimensiones físicas 155.7 x 77.3 x 8.9 mm

175 gramos
Pantalla IPS LCD de 5.5 pulgadas
Resolución 1080 x 1920 (401 ppp)
Procesador Qualcomm® Snapdragon™ 801 Cuatro núcleos a 2.5 GHz
Procesador gráfico Krait 400
RAM 3 GB (LPDDR3)
Memoria 64GB (no microSD)
Sistema Operativo CyanogenOS (Android 5.1.1 Marshmallow)
Ya hay beta para Marshmallow
Conectividad WiFi 802.11ac 2x2 (MIMO), Bluetooth 4.2
NanoSIM (Dual)
Sin NFC
Cámara Trasera Sony IMX 214, 13 megapíxeles
Cámara Delantera 8 megapíxeles
Batería 4.100 mAh
Otros Barómetro
Sensor de huellas
Puerto USB tipo C
LED de notificación
Precio de referencia 314 euros (Amazon)

El año pasado el Snapdragon 801 de Qualcomm con 3GB de RAM demostró que era una combinación ganadora. En 2015 hemos visto una mejora sustancial en procesadores móviles pero el SoC que lleva el Z1 sigue teniendo pegada y hoy en día nos demuestra que es una opción formidable si queremos un móvil de super gama media.

Los 3GB de RAM son un buen apoyo para la multitarea. ZUK hace buen uso de ella con CyanogenOS y nos permite tener bastantes aplicaciones en segundo plano. A grandes rasgos, este terminal no presenta sorpresas en el hardware. Apuesta conservadora pero ganadora.

Mientras otros fabricantes bajan el premio de sus gama alta del año pasado, ZUK coge todo lo bueno de 2014 y lo empaqueta con un par de detalles de 2015 a un precio igual de competitivo o más.

Sería injusto decir que el Z1 es una especie de revival de 2014. El fabricante chino ha aprovechado para ponerle un par de novedades, una de ella más interesante que la otra. El USB Type C en el conector es cómodo pero nos obliga a tener que llevar un cable siempre encima, no todo el mundo tiene a mano uno de estos conectores. En segundo lugar tenemos un lector de huellas que, como veremos más adelante, funciona a la primera y con un tiempo de respuesta muy corto. Un añadido muy bienvenido sin duda.

Lo que más destaca en la hoja de especificaciones son los 4.100 mAh de batería. Z1 es un móvil con el que podemos presumir de poder utilizarlo dos días sin despeinarnos. Aguanta muy bien cualquier tipo de tarea y CyanogenOS hace una gestión magnífica de la autonomía. Es uno de los principales atractivos para tenerle en cuenta porque pocos smartphones en ese rango de precio pueden presumir de ser tan resistentes.

Zuk Z1 11

En la cámara tenemos un sensor IMX 214 para la parte trasera. Este componentes de Sony podría ser el señor Lobo de los dispositivos móviles. Soluciona problemas y siempre que un fabricante necesita sacar buena nota en el apartado fotográfico, este es el elegido. Gran desempeño en todo tipo de situaciones, aunque con algún fallo en circunstancias difíciles.

Por último, en software, nos encontramos con CyanogenOS. ROM que hace poco vimos en nuestro análisis del X5 de bq. El fork de Android más avanzado hasta la fecha donde tenemos más opciones de personalización, algunas aplicaciones extras y la posibilidad de depender menos de los servicios de Google, los cuales vienen preinstalados por cierto.

Diseño: en busca de su propia identidad

Lenovo ha tenido una trayectoria muy discreta en cuanto a diseño de móviles. Con Motorola han logrado mejorar pero hasta ahora sus terminales no han despuntado por ser bonitos. Con este precedente, esperábamos que ZUK fuera una ruptura y encontrara unas líneas más atractivas. Todavía tienen que buscar su identidad visual pero este primer Z1 es una buena aproximación.

El fabricante chino lo apuesta todo a un chasis de aluminio. El perfil de la pieza es algo redondeado (en contraposición con las líneas rectas del Nexus 6P por ejemplo) por lo que en mano cae de forma más natural. Buenos acabados, muy resistentes y un cierto parecido en la parte inferior al iPhone de Apple. Similitudes al margen, gran trabajo fabricando el esqueleto de este smartphone.

La parte trasera es algo más sobria, al menos en el color negro. Tapa de plástico algo resbaladiza donde lo único que destaca es la cámara y el flash arriba así como el logo de Zuk abajo. Sencilla, no llama mucho la atención. En el modelo blanco el acabado es diferente, un plástico con brillo que da la sensación de cristal. Se agarra mejor.

Zuk Z1 3

En la frontal el espacio está bien aprovechado: marcos horizontales y verticales finos. No son los más esbeltos pero teniendo en cuenta que en la parte inferior tienen que alojar un botón físico y dos táctiles, el trabajo es correcto. Lástima no haber podido apurarlo un poco más porque entre el marco inferior de la pantalla y el botón físico hay un espacio vacío (y probablemente necesario) algo antiestético.

Al tacto es un terminal muy agradable. Tiene un buen agarre con una mano pero si tenemos la mano pequeña es probable que lo usemos la mayoría del tiempo con dos. Al rato de usarlo se hace pesado en comparación con otros terminales, por fortuna justifica sus gramos de más con un argumento, nunca mejor dicho, de peso: una batería soberbia.

Zuk Z1 4

Los botones físicos son de plástico, no son los más robustos pero no dan la sensación de que se vayan a romper a los pocos meses de uso. Tienen poco recorrido y el de encendido carece de un relieve para identificarlo más rápido cuando palpamos el terminal.

El altavoz del terminal lo encontramos en el marco inferior, junto al conector USB Type C. Seis pequeños orificios que dan un sonido algo pobre en calidad y en potencia. La distribución tampoco es acertada: si cogemos el móvil en horizontal (cuando vemos un vídeo por ejemplo) es fácil taparlos por error y perder potencia.

ZUK ha entendido muy bien lo que queremos en el diseño y lo pone más o menos bien en su teléfono. Todavía tiene que afinar un poco y encontrar una identidad visual propia. Hay que darle tiempo.

Z1 es un buen debut para ZUK. Pone buenas ideas sobre la mesa demostrando que es posible tener un móvil bien acabado por poco dinero. Excelente marco de aluminio que le confiere un acabado robusto y algo gordito. El fabricante chino no quiere entrar en el juego de los milímetros y de las operaciones bikinis. Ese “de más” que tiene el móvil está justificado.

Zuk Z1 7

Un panel IPS LCD luminoso para paliar los molestos reflejos

ZUK con la pantalla demuestra que juega sobre seguro con su terminal apostando a caballo ganador: panel IPS LCD con 5,5 pulgadas de tamaño y resolución Full HD. Especificaciones atractivas dentro de la gama media. No monta la mejor tecnología pero apuestan por una que funciona y da buenos resultados.

El ángulo de visión es casi completo, solo pierde algo de luz en ángulos muy cerrados. La luminosidad es excelente, sus 450 nits nos permiten ver sin problema en exteriores. En mi día a día, con llevar el brillo a algo más de la mitad era suficiente para ver la pantalla en días soleados. En casa, luz artificial, con el brillo a algo más del mínimo ofrece suficiente luminosidad.

Zuk Z1 12

El contraste es correcto para ser un IPS LCD (1:1500) por lo que no tendremos problemas para ver detalles en imágenes y vídeo. El espacio de color es amplio pero con los primarios tiende a saturar los tonos y mostrarlos demasiado vivos. Con los verdes y los azules es donde más se nota este problema. El blanco está bien ajustado y no hay una tendencia a los rojos con el brillo al mínimo.

Más allá del hardware, el Z1 se beneficia del Live Display de CyanogenOS. Una herramienta que controla la temperatura de la pantalla según la hora del día. De este modo, cuando es de noche, se vuelve algo más cálida para que los blancos puros no sean tan molestos al ojo. Es un pequeño detalle muy agradecido que siempre podemos desactivar si no nos termina de convencer.

Buena elección en la pantalla con una apuesta conservadora pero que saca buena nota en nuestro análisis. No es el mejor panel del año pero está en la media del resto de fabricantes en este rango de precios. Ojo, estar compitiendo de manera muy reñida con los demás no es una mala noticia porque en 2015 los gama media han demostrado que es posible tener una buena pantalla por unos 300 euros.

La vida del Snapdragon 801 como un gama media

Snapdragon 801 ha envejecido bien. Un año después ha pasado de estar en la primera línea para convertirse en un procesador competitivo para todos aquellos que no querían Helio X10 de MediaTek o el Snapdragon 615 de Qualcomm. Rendimiento indiscutible para un SoC que sigue dando la nota.

Benchmarks ZUK Z1Sony Xperia M4 Aqua Alcatel Idol 3Aquaris E5 4GOnePlus One
AnTuTu 5.7.1 64bits 35.84131.546 29.12320.534 (32bits)36.150
Quadrant 23.29321.85514.48311.42723.553
3DMark Ice Storm Unlimited 19.143 8.1207.2234.341 19.090
PCMark - Work Performance 3.467 3.2563.3702.7863.354

Este año la gama media de Snapdragon (serie 600) ha demostrado un buen desempeño en esta línea de productos. Lo hacen bien pero están por debajo, todavía, de un procesador tope de gama que tiene un año pero que en los tests sintéticos sale muy bien parado. El único que le mantiene el pulso es el OnePlus One. Algo normal si tenemos en cuenta que el ZUK Z1 tiene mucho en común.

Esta segunda vida como SoC de gama media muy fiable le está sintiendo muy bien.Las animaciones son fluidas, no se aprecian ralentizaciones y la experiencia de uso con él es tan buena que una vez más nos demuestra que hay terminales por poco dinero que ofrecen una experiencia buena para casi todos los usuarios.

Los 64GB de memoria interna son todo un acierto. La única duda que tendrás comprando el Z1 será el color ya que todas las versiones vienen con este tamaño de ROM. Cantidad suficiente para meter todo tipo de aplicaciones y juegos. A nuestra disposición tendremos unos 56GB libres de serie. Lástima que no se pueda ampliar con tarjetas microSD.

El lector de huellas lo encontraremos en el botón físico de la parte frontal. No es la posición que más me gusta ya que desequilibra la distribución del peso cuando ponemos el dedo y no es una posición del todo natural. Si hablamos del sensor en concreto, tenemos una nueva muestra de que ya es fácil comprar un móvil con lector de huellas fiable sin gastar mucho dinero.

Zuk Z1 5

Funciona rápido, a la primera y con una aplicación de gestión de huellas muy intuitiva. Lástima que no se pueda encender la pantalla mientras desbloqueamos por lo que tendremos que hacer un doble toque sobre ella o bien pulsar el botón físico. En un paso nada y no es incómodo pero a sabiendas de que otras compañías lo han logrado, deja un ligero sabor amargo.

4.100 mAh de batería que te va costar agotar

Pruebo muchos móviles al año y siempre me frustro con la batería. Lo normal es que le saque unas tres horas de pantalla encendida. Hago un uso intensivo de ellos y ver siempre esos resultados me hace ver que el futuro de las baterías no es muy prometedor. Con el Z1 he de reconocer que hice una excepción.

Cuando empecé a probar el móvil no le di mayor importancia a la batería hasta que un día por la noche pensé “llevo todo el día fuera, el Z1 debe estar pidiéndome ya el cargador”. No, ahí seguía, treinta y tanto por ciento. Confuso, fui al menú de ajustes y descubrí que llevaba casi cinco horas con la pantalla encendida. Todavía me quedaba más de un tercio disponible.

La autonomía del Z1 es excelente. No me convence mucho que sea polímero de litio (más densidad pero menor calidad) pero cuando le sacas entre siete y ocho horas de pantalla encendida te da igual si es ión de litio o no. Aguanta todo lo que le eches: vídeos, juegos, conexión a internet con WiFi, navegar por webs cuando la cobertura es mala y el procesador da más potencia al modem…

Tras casi un mes usando el móvil como dispositivo principal, ningún día he tenido queja con él. He podido usarlo durante dos días seguimos sin dificultades. En esta gama de terminales el único que vais a encontrar con unas cifras parecidas de autonomía es el Mate 7 de Huawei, terminal de 2014 pero con buenas especificaciones técnicas. Si la batería es importante para vosotros, haceros con él.

Si lo que buscas es un móvil con una batería larga, va ser difícil que encuentres una mejor opción que el Z1 a día de hoy.

La única pega que le puedo poner a este apartado es la falta de carga rápida. ZUK ha decidido no introducirlo y si bien no es un móvil lento rellenando la batería (tarda una hora y media en cargarse), está lejos de esa media media hora, 50% de carga que ofrecen los dispositivos que emplean QuickCharge o tecnologías parecidas.

Zuk Z1 9

CyanogenOS, casi tan bueno como Android de stock (pero con personalización)

Cyanogen sigue encontrando socios para su expansión como fork de Android. En este caso nos encontramos la misma distribución que vimos en el Aquaris X5 de bq. Android 5.1 Lollipop de base con una serie de personalizaciones que afectan al rendimiento y el aspecto del dispositivo.

Como vimos con el terminal de bq, el punto fuerte de cara al usuario es la personalización a través de su aplicación de temas. Podemos cambiar cada aspecto visual del Z1 con temas gratuitos y otros de pago. Hay mucho donde elegir y si nada nos convence, siempre tenemos un gran abanico de launchers en Google Play.

Zuk Z1 10

En las herramientas extras cabe destacar Audio FX para ecualizar el sonido del dispositivo (ideal para auriculares), el explorador de archivos de Cyanogen y la aplicación de galería de fotos. Estas tres apps ofrecen mucho valor al usuario y en ningún momento suponen un desperdicio de memoria.

El rendimiento ya dejó hace años de ser uno de los reclamos de Cyanogen. Android ha evolucionado mucho y ya es un sistema muy competitivo y ágil. Eso no significa que CyanogenOS sea una ROM mediocre. Al revés, la experiencia es muy buena en este terminal pero todavía tiene algunos fallos que arreglar como reseteos inesperados con algunas aplicaciones como Swiftkey.

Las actualizaciones constantes son una buena consigna pero en casi un mes solo hemos recibido un par de revisiones de seguridad. Lo bueno de CyanogenOS (y ZUK) es que al ser un terminal libre las versiones nuevas se sirven al momento y no tenemos que depender de operadores como en el caso del Aquaris X5 de Cyanogen.

Cyanogen y ZUK están comenzando las pruebas con Marshmallow ya. Dentro de poco llegará una actualización vía OTA para disfrutar de Android 6.0.

Como ya hemos explicado en alguna ocasión, CyanogenOS nace como un fork para traernos una versión Android sin tanto dominio de Google sobre ella. Todavía no se ha sufrido ese divorcio entre las dos partes lo cual para el usuario se traduce en una versión Android con todo a lo que estamos acostumbrados, para bien y para mal. No tendremos que instalar las apps de Google por nuestra cuenta y siempre tendremos la libertad de usar las alternativas que más nos gusten.

Zuk Cap

CyanogenOS ha demostrado a estas alturas ser el mejor fork que hay para Android. Una alternativa con una propuesta de valor bien definida y que para el usuario no significa tener que aprender todo desde cero para usar el móvil. Si hay ruptura entre ellos y Google en el futuro no lo sabemos todavía pero mientras, podemos disfrutar un Android bien optimizado.

Cámara, por encima de sus competidores en la gama media

El Exmor RS IMX 214 de Sony es un salvavidas para cualquier teléfono móvil. Un sensor que da excelentes resultados si se acompaña con un software de procesado competente. Lo hemos visto con el OnePlus One y el Mate 7. Da garantía de calidad en todo tipo de situaciones pero el tiempo ya empieza a notarse en esta cámara. Veamos algunas fotos.

Zuk Fotos 3

Foto de atardecer con luz muy dura. Buen trabajo del rango dinámico que solo muestra un poco de flaquezas en el cielo. Se pueden apreciar muy bien las texturas de los diferentes materiales y solo en la madera y el pelo los colores se empastan un poco. A veces pensamos que con mucha luz los resultados son buenos pero no todos los sensores ofrecen calidad en situaciones óptimas.

Zuk Fotos 5

Imagen capta en un interior bien iluminado, luz blanca y alejada de la cámara del móvil. Mucha atención al recorte al 100% donde se puede apreciar el detalle de la huevera. El software de procesado hace muy bien su trabajo en los recortes al 100%. Con otros colores sufre un poco pero el resultado general es genial.

Zuk Fotos 4

Foto de exteriores con muy poca luz ambiente. Gran trabajo del sensor con las partes que tienen una iluminación correcta: poco brillo y un balance de blancos muy bueno. Se aprecian bien los detalles. Con la farola tiene algo de problemas así como intentando mantener el foco en los elementos que hay al fondo. Situación complicada que resuelve muy bien.

Zuk Fotos 2

Foto de interior con luz artificial por arriba y luz natural entrando por un cristal en el lado derecho de la imagen. Al enfocar en un punto claro, la imagen queda ligeramente subexpuesta. En la pared del fondo, es la zona menos iluminada, se aprecia algo de ruido. Nada grave eso sí.

Zuk Fotos 1

Prueba de HDR. Fotografía tomada en el atardecer para ver si era capaz de ampliar el rango dinámico sin volver la imagen demasiado artificial. Por fortuna no ha sido posible como veis en la imagen: colores demasiado vibrantes que entran muy bien por los ojos pero que en ningún caso representan bien la luz que había en ese momento.

En el procesado de imagen se puede apreciar una ligera tendencia a acentuar los colores para hacerlos más vibrantes de lo que en realidad son. Con los recortes al 100% se observa una cantidad de ruido moderada cuando hay mucha luz, en situaciones adversas (de noche, con poca luz...) es fácil apreciar grano.

En condiciones de luz favorable es una cámara muy agradecida y los resultados serán por normal general muy buenos. Si es de noche o estamos en un interior con iluminación ténue vamos a sufrir enfoques lentos y mucho grano. Lo segundo es solo un problema para los recortes, no tanto cuando hacemos un vistazo general de la foto.

Enfocando la cámara es ágil, no tanto como un gama alta aunque lo suficiente para captar bien cada momento. La interfaz de la aplicación es correcta: visual, no quita espacio a la previsualización y los controles más demandados están a mano. Ahora, si queremos profundizar más usando el IMX 214, la app se nos va quedar un poco corta.

Zuk Z1 6

La cámara frontal, no nos olvidamos de ella, se porta bien tanto para autorretratos como para video llamadas. Buena calidad de imagen y enfoque rápido. No tiene flash pero tampoco es necesario ya que el sensor tiene apertura suficiente para que podamos hacer una foto en cualquier lugar sin problemas.

Zuk Z1 1

ZUK hace los deberes en su debut, la opinión de Xataka

Estrenarse en el sector de la telefonía en 2015 es un reto más grande de lo que parece. ZUK contaba con el apoyo de Lenovo y la jugada les ha salido muy redonda: es un dispositivo completo, con pocos compromisos importantes y un buen rendimiento en todas las categorías. En algunas brilla más que en otras: cámara y pantallas correctas, batería excelente…

Z1 es un buen equilibrio entre especificaciones potentes (que no punteras) y precio ajustado. Un super gama media que pone en entredicho a la gama alta. Ojo: no porque sus especificaciones sean sobresalientes sino porque es capaz de cubrir las necesidades de mucha gente sin un desembolso de dinero elevado. En tiendas lo podéis encontrar por unos 300 euros, desde hace poco tiene distribución oficial en Europa por lo que si lo compráis a través de estos canales tendréis garantía de un par de años.

8

Diseño:7,8
Pantalla:7,5
Rendimiento:8
Autonomía:9,5
Software:8,2
Cámara:7,5

A favor

  • Relación calidad/precio difícil de batir.
  • Batería sobresaliente.
  • 64GB de almacenamiento para olvidar que no tiene ranura microSD.
  • Actualizaciones frecuentes con CyanogenOS

En contra

  • Diseño aburrido.
  • Sin carga rápida.
  • No tiene NFC.
  • Cristal frontal muy sensible a los arañazos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos