Compartir
Publicidad
Nubia X, primeras impresiones: quién necesita cámara frontal teniendo pantalla trasera
Análisis

Nubia X, primeras impresiones: quién necesita cámara frontal teniendo pantalla trasera

Publicidad
Publicidad

Conseguir un frontal que sea todo pantalla está siendo el objetivo de los fabricantes móviles, pero los retos a superar son muchos y por el camino han surgido distintas ideas para sortearlos. El notch es probablemente el más común, pero también hay otras opciones como el agujero en la pantalla o las cámaras retráctiles. La apuesta de Nubia es quizá la más arriesgada: quitar la cámara frontal y poner una pantalla detrás.

La firma china Nubia estuvo en el Mobile World Congress y uno de los equipos que mostraron en su stand fue el Nubia X, su nuevo gama alta que cuenta con una hoja técnica acorde con lo esperado en móviles de su gama. La sorpresa viene con su diseño, y es que delante no hay ninguna cámara, sólo tenemos detrás. ¿Y cómo nos sacamos un selfie? Fácil, haciendo uso de la pantalla trasera. Os contamos todo sobre este curioso smartphone.

Nubia X, primeras impresiones en vídeo

Ficha técnica del Nubia X

Nubia X

Pantallas

Principal: LCD 6,26" FHD+ 19:9

Trasera: OLED 5,1" 19:9 (720 x 1520)

Dimensiones

154,1 x 73,3 x 8,4 mm, 181 g.

Procesador

Snapdragon 845

RAM

6 / 8 GB

Almacenamiento

64 / 128 / 256 GB

Cámara

Trasera: Dual 16+24 MP (f1.7 + f1.8)

Batería

3.800 mAh

Sistema operativo

Android Oreo 8.1 con Nubia UI 6.0

Otros

Lector de huellas en el lateral, carga rápida Quick Charge 3.0

Precio

desde 3.299 yuanes (unos 416 euros al cambio)

Diseño todo pantalla(s)

Nubia X

Ubicar la cámara delantera es el mayor reto de los fabricantes en su búsqueda del móvil que sea todo pantalla y aquí Nubia ha apostado fuerte. El frontal del Nubia X es todo pantalla, bueno, casi todo. Seguimos teniendo marcos alrededor del panel y siguen siendo algo más anchos arriba y abajo, pero apenas miden unos milímetros.

Sigue habiendo marcos arriba y abajo de la pantalla, pero apenas miden unos milímetros. El Nubia X consigue el efecto todo pantalla tan buscado.

Poco más podemos contar de la parte delantera ya que no hay ningún elemento más, aunque ya que estamos hablemos de su pantalla principal. Nubia apuesta por un panel LCD de 6,26 pulgadas con formato 19:9 que durante la toma de contacto nos dio buena impresión. Bien de brillo, de contraste y tonos, aunque sin el efecto 'wow' de un OLED, todo sea dicho.

Nubia X

Si pasamos a la trasera, tenemos la cámara doble y una superficie de cristal en tono azul que en principio no presenta nada extraño, pero esto cambia cuando encendemos el panel trasero, que por cierto es de tipo OLED y nos permite activar el modo Always On como suele suceder en la pantalla principal.

Nubia X

La pantalla no ocupa toda la trasera, sino que se sitúa justo debajo de las cámaras y deja unos marcos bastante anchos alrededor. La visualización es correcta, pero el hecho de estar 'oculta' tras ese cristal azul afecta a los colores, que se ven excesivamente saturados. En cualquier caso, no está pensada para usar todo el tiempo sino de forma ocasional al sacarnos un selfie, por lo que no supone un problema. Comentar también que el táctil funciona perfectamente y el manejo es igual que el de la pantalla principal.

Nubia X

Con una pantalla frontal que llega hasta el borde y una trasera también con pantalla, no hay espacio para el lector de huellas. Nubia no lo integra bajo el panel frontal (tampoco podrían al tratarse de un LCD), sino que apuesta por los laterales. Lo curioso aquí es que lleva dos sensores de huellas, uno a cada lado, lo que lo hace muy cómodo para desbloquear en cualquier posición.

En cuando a la sensación en mano, el Nubia X tiene un tamaño bastante cómodo gracias a la compactación del frontal y resulta muy cómodo gracias a sus bordes redondeados. No es especialmente ligero pero tampoco resulta pesado.

Usando la doble pantalla para hacernos selfies

Nubia X

El objetivo de esta duplicidad de pantallas no es otro que permitirnos sacarnos selfies con la cámara trasera sin problema. Le damos la vuelta, la pantalla trasera se activa y podemos ver cómo vamos a quedar en el encuadre. Esta es la teoría y en la práctica tenemos que decir que el sistema funciona, aunque en algunos casos se traba y no abre la pantalla todo lo rápido que esperamos o directamente no lo abre, pero son pocos.

La calidad del sensor está por encima de lo que conseguimos con la mayoría de cámaras para selfies.

Lo cierto es que tener la pantalla detrás nos deja hacernos selfies como si de una cámara frontal se tratase, con la diferencia de que aquí tenemos una pareja de sensores de mayor calidad. No pudimos extraer las muestras de la cámara para enseñároslas, pero la calidad del sensor está por encima de lo que conseguimos con la mayoría de cámaras para selfies. Eso sí, como cámara trasera tampoco nos sorprendió en exceso. Habrá que esperar al análisis a fondo para llegar a conclusiones.

Características de gama alta con un software 'made in China'

Nubia X

Como decíamos al principio, el Nubia X cuenta con un perfil técnico propio de la gama alta en la que se inscribe. Tenemos un procesador Snapdragon 845, 6 u 8 GB de RAM y hasta 256 GB de almacenamiento, aunque la versión que estaba expuesta era la de 64 GB. En la toma de contacto no dio tiempo de probar a fondo el rendimiento pero la fluidez fue constante y no tuvimos ningún problema de lag o tirones.

Sobre el rendimiento de los lectores de huellas, comentar que tanto el proceso de configuración como el desbloqueo es rápido y fluido. Por ponerle una pega, ya que tenemos dos sensores habría sido interesante poder usarlos de forma simultánea, es decir, que para desbloquear fueran necesarias las dos huellas, pero no es así, con una se desbloquea.

Nubia X

Con respecto al software, Nubia incluye su capa Nubia UI que se caracteriza por contar con una fuerte personalización que sigue la línea habitual en terminales chinos: sin cajón de apps, con un colorido muy llamativo y muchas apps preinstaladas. Además, en el caso de Nubia hay cambios bastante notables en la estructura de Android como el panel de ajustes rápidos, el cual se independiza de la cortina de notificaciones y pasa a la parte inferior, como si fuera el Centro de Control de iOS.

El software viene de la mano de Nubia UI, una capa muy personalizada que se aleja bastante de la estructura y experiencia Android.

Por último, mencionar que la batería, aunque no la pudimos poner a prueba en tan poco tiempo, con 3.800 mAh quizá vayamos algo justos ya que no olvidemos que tenemos dos pantallas y, aunque no se encienden de forma simultánea, son más elementos que consumen energía.

Una apuesta arriesgada que funciona mejor de lo esperado

Nubia X

La idea de llevar una pantalla a la parte trasera no es nueva, ya vimos una apuesta similar con el Meizu Pro 7, pero ahora Nubia usa el concepto para resolver el gran dilema de diseño que no sabe dónde ni cómo colocar la cámara frontal. Sin duda es una apuesta atrevida y, tras pasar un rato con el Nubia X, podemos decir que el resultado es bastante bueno.

Quitar la cámara frontal y poner una pantalla detrás es una apuesta atrevida y, tras pasar un rato con el Nubia X, podemos decir que el resultado es bastante bueno.

Una de las cosas que más llama la atención es que no se ha comprometido el diseño de la trasera; cuando la pantalla está apagada, desaparece literalmente. En el frontal se ha conseguido llevar el panel hasta el borde y el resultado es el ansiado efecto 'todo pantalla' tan buscado en estos tiempos.

Esta ingeniosa solución funciona bastante bien a nivel software y en el poco tiempo que duró la prueba nos acostumbramos enseguida a darle la vuelta para sacar selfies. Sin embargo, hay dudas sobre cómo afectará a la autonomía y el software es demasiado enfocado al mercado chino, único país en el que está a la venta de momento. Esperamos verlo por más países y sobre todo poder probarlo más a fondo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio