Compartir
Publicidad

Nexus S, análisis (y II)

Nexus S, análisis (y II)
Guardar
70 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras el análisis en vídeo del Nexus S y un primer repaso a sus características y primeras impresiones, toca el turno de hablar del sistema operativo, aspecto multimedia, autonomía y rendimiento general del Nexus S.

Este teléfono de Google es su segundo intento por convencer a los usuarios tras el intento del año pasado con el Nexus One. En ese modelo se escogió a HTC para que lo fabricara. Este año, para el Nexus S el elegido ha sido Samsung, compañía que ha dado un salto impresionante con su Galaxy S.

Nexus S, ¿qué aporta nuevo al mercado?

El Google Nexus S es el modelo que, salvo sorpresas, debe capitanear os nuevos teléfonos móviles con Android. En unas semanas, cuando acabe el MWC 2011, habrá sido superado en prestaciones por casi todos sus rivales (de hecho en el CES ya vimos que se queda en el 2010), pero pese a ello seguirá siendo el capitán del ejército llamado a luchar contra el iPhone de Apple. Bajo sus órdenes estarán el resto de teléfonos androides.

Su liderazgo vendrá determinado por la experiencia, ya que es un terminal puro en añadidos (no hay interfaz por encima de la de Android) y que supondrá siempre la avanzadilla de lo nuevo de Android. De hecho casi que podemos considerarlo un teléfono de desarrolladores al alcance de todo el que quiera comprarlo libre o con operadoras.

nexus-s-4.jpg

Como ya avanzamos, el diseño del Google Nexus S es conservador y las mejoras que aporta no son especialmente mediáticas. Todo se centra en ser el primer teléfono que llega al mercado con Android 2.3, nueva versión que recoge mejoras internas muy importantes pero que apenas se ven en el exterior, por lo que se corre el riesgo de caer en la tentación de obviar este aspecto.

Android 2.3 o GingerBread incluye soporte para potenciar el juego en los teléfonos con Android, la copia y pegado de texto, llamadas de VoiP, soporte para la tecnología NFC y un nuevo teclado que potencia lo multitáctil. Además va más fino.

Rendimiento y batería

Partiendo de que las llamadas con el Nexus S son de una claridad que no se ve últimamente en los llamados teléfonos avanzados, el rendimiento general del equipo ha mejorado bastante.

La combinación de GingerBread y el nuevo procesador se nota, y el resultado es un gran rendimiento (55.6 fps en el NeoCore) que hace que sea el teléfono con Android que proporciona mejor experiencia en la actualidad. Ya veremos cómo se puede enfrentar a los modelos con la misma versión de sistema operativo pero con potentes procesadores de doble núcleo que veremos por Barcelona en unos días.

img_3236.JPG

Una duda que seguro tenéis os la vamos a contestar raudos: ¿ese aumento de rendimiento afecta a la autonomía de la batería? En absoluto. La mejora en autonomía que se obtiene como resultado de la mejor optimización de Android y la pantalla SuperAmoled Plus es apreciable, y con un uso de correo, navegación web, redes sociales y algo de llamadas (una media hora al día) casi podemos llegar a los dos días de autonomía.

Toma estos datos con cautela pues dependerá de la cobertura 3G de tu zona, el brillo de la pantalla y otros parámetros complejos de medir. Si os sirve de ejemplo, soy usuario de iPhone 4 y la autonomía, con el mismo uso, va prácticamente a la par.

nexus-s-2.jpg

La cámara de fotos del Nexus S

En el apartado de reproducción multimedia y la cámara de fotos no hay muchas novedades. Gracias a su brillante pantalla la reproducción de vídeos es una gozada, y en cuanto a la cámara de fotos, es de 5 megapíxeles con flash y las opciones habituales. Ninguna sorpresa pues.

De la calidad de las fotos que hace el Nexus S podemos esperar también normalidad. Es un teléfono para sacar fotos con calidad aceptable cuando las condiciones son las ideales, quedándose pues entre los teléfonos con cámara testimonial y los grandes terminales fotográficos.

La grabación de vídeo sí que podría mejorar.

La opinión de Xataka

Si estuviéramos hablando de un teléfono cualquiera, seguramente te contaríamos que este terminal que hemos probado es el mejor del mercado de forma global pero que se quedará anticuado en unas semanas. Pero claro, no hablamos de un teléfono cualquiera sino del de Google.

Podríamos casi decir que no tiene rival en el mercado porque su punto fuerte no es el diseño ni los componentes internos (no hay avances significativos cuando los rivales salen con doble núcleo, mejores cámaras, pantallas más grandes, salida HDMI ...) sino ser el teléfono de Google. Y eso conlleva ventajas y también inconvenientes.

Eso no significa ni mucho menos que el Nexus S no nos vaya a valer en tres semanas. El Google Nexus S funciona muy bien y lo seguirá haciendo, y con él en la mano sabes que estarás con una interfaz Android pura, primero en las actualizaciones y con un hardware que será válido mucho tiempo. A no ser que seas un impaciente tecnológico, pero entonces te avanzo que nunca lograrás la felicidad.

En Xataka | Nexus S.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos