Compartir
Publicidad

La asombrosa historia del único hombre que ha sobrevivido a una despresurización al vacío

La asombrosa historia del único hombre que ha sobrevivido a una despresurización al vacío
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Resulta curioso como la mayoría de los efectos que el ser humano pudiera experimentar bajo condiciones extremas surgen de conjeturas, vamos, todo se basa en estudios y análisis de lo que podría ocurrir, ya que nadie quiere servir de objeto de estudio y experimentación.

En 1966, la NASA llevaba a cabo una serie de pruebas con el objetivo de conocer la efectividad de sus nuevos trajes espaciales, esto de cara a las próximas misiones Apollo que llevarían al hombre a la Luna. El 14 de diciembre de ese año durante una de las pruebas en una cámara al vacío, ésta se despresurizó, provocando un accidente a la persona que servía de sujeto de pruebas, un accidente al que sorpresivamente sobrevivió.

"La saliva de mi lengua empezaba a burbujear"

Los primeros experimentos que se realizaban en trajes espaciales eran para conocer la capacidad de permanecer con la presión adecuada, y así mantener vivo y consciente al astronauta.

Ese 14 de diciembre de 1966 el técnico de la NASA Jim LeBlanc, fue quien decidió entrar a una cámara al vacío de triple acceso con el objetivo de probar el traje. A los pocos segundos de haber despresurizado la cámara, el tubo de presurización de su traje se desconectó, provocando que su traje cayera de 3,8 psi a 0,1 psi en sólo 10 segundos.

Lo más impresionante de todo es que el experimento fue grabado en vídeo y hoy tenemos oportunidad de verlo.

"Cuando me tambaleé hacia atrás, pude sentir como la saliva en mi lengua empezaba a burbujear justo antes de que cayera inconsciente, y eso es lo último que recuerdo."

Cuando el equipo de ingenieros se percató del accidente, tuvieron que derribar una de las puertas de la cámara para auxiliar a LeBlanc, una tarea que les tomó 87 segundos, ya que de otro modo les hubiera tomado 30 minutos que es el tiempo que tardaba la cámara en volverse a presurizar. Durante estos largos 87 segundos, LeBlanc sintió como sus fluidos empezaban a hervir.

Asombrosamente, LeBlanc sobrevivió y después de unas horas sólo experimentó un dolor de oído, mientras que el resto de los estudios que se le efectuaron arrojaron que todo su organismo se encontraba en perfectas condiciones, por lo que al final del día no necesitó permanecer hospitalizado.

A pesar de que se trató de un accidente, esto se convirtió en el único experimento que existe de cómo un humano puede hacer frente ante tales condiciones, un experimento que hasta la fecha sigue sirviendo de referencia para demostrar los efectos de la presión cero en el cuerpo humano.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos