Xbox ha lanzado un mando peludo. Es raro, pero ni de lejos es el más raro que hemos visto hasta la fecha

Xbox ha lanzado un mando peludo. Es raro, pero ni de lejos es el más raro que hemos visto hasta la fecha
24 comentarios

Una de las noticias de esta semana es que Microsoft ha lanzado un mando peludo para sus consolas Xbox. Realmente forman parte de una promoción de la nueva película de Sonic y, evidentemente, consta de dos mandos: uno con pelo azul en referencia a Sonic y uno con pelo rojo en referencia a Knuckles.

Son unos mandos... rarunos, por decirlo suavemente. Francamente, no me quiero imaginar lo que tiene que ser una tarde de verano, en pleno agosto, en Córdoba, echándose una partida intensa a 'Elden Ring' mientras sujetas ese mando. Debe ser lo más parecido a jugar con un trapo mojado, pero en cualquier caso no es, ni de lejos, el mando más raro que hemos visto hasta la fecha.

¿Ergonomía? ¿Buen gusto? No, no nos queda

Intel
Intel Wireless Series Gamepad

Bonita almohada de viaje, pensarás, pero no. Lo que hay sobre estas líneas es el Intel Wireless Series Gamepad, un mando enorme, incómodo y que, para colmo, no se conectaba al PC salvo que tuvieras la Wireless Basestation, que se vendía por separado. Mirad la imagen, imaginad cómo era poner los dedos en ese mando y pensad en su ergonomía. Y funcionaba con tres pilas AA (26 gramos cada una), por cierto.

Phillips
Phillips DCi

Otros mandos que merecen estar en este recopilatorio son los Phillips DCi. El primero, el CDi estándar, era como un mando de la tele y sobra decir que la posición de los botones era incómoda no, lo siguiente. Por no hablar de que, bueno, ¿qué haces con la mano con la que no estás sujetando el mando?

Philiops2
Phillips CDi Touchpad.

El otro modelo era el Phillips CDi Touchpad. La idea no era mala, pero miremos el joystick. Imaginemos cómo habría que sujetar el mando y cómo de largo tendríamos que tener el pulgar para poder movernos. Una locura de mando.

Pero si hablamos de mandos raros, no podemos olvidar el Activator de SEGA.  La idea, de nuevo, no era mala y, de hecho, hemos visto buenas implementaciones de la misma con el Ring Fit de Nintendo. El Activator buscaba que pudiésemos controlar el juego con nuestro cuerpo y era complejo, MUY complejo. Tanto, que la empresa tuvo que hacer un vídeo de cuatro minutazos explicando cómo usarlo, y no tiene desperdicio.

Alpha
AlphaGrip.

Y es que intentar meter muchos controles en poco espacio no es sencillo, y si no que se lo digan al AlphaGrip, un mando que intentó comprimir un teclado QWERTY completo. Era un dispositivo con botones a patadas (por delante y por detrás) y un trackball. Un desafío a la altura de los mayores hardcore.

Controlador Steel Battalion
Controlador de Steel Battalion.

Vale, queda claro que necesitamos espacio. Pues aquí tienes el controlador de 'Steel Battalion', un accesorio de 200 dólares para un juego de 2002 con dos joysticks, 40 botones, pedales y del tamaño de un escritorio estándar. Ojo, que hay simuladores de vuelo así de grandes y más grandes todavía, pero seamos sinceros, ¿dónde metes este controlador después de terminar el juego?

En el extremo contrario tenemos el U-Force, desarrollado por Boberbund para la NES. ¿Muchos botones? Sin problema, este dispositivo permitía controlar los juegos mediante gestos al aire. El problema era que los sensores infrarrojos funcionaban regular y la experiencia era nefasta.

Y si nos ponemos nostálgicos, cómo olvidar la motosierra que podías usar para controlar el 'Resident Evil 4'. Desarrollado por NubyTech para PS2, este mando permitía cambiar de arma subiendo o bajando la motosierra e incluso arrancar el juego tirando de la cadena. ¿Sangre? La que quieras. ¿Comodidad? Pues bueno...


Reflex Paradox

Siguiendo con la PS2, también merece atención el Paradox. Este mando tenía nada más y nada menos que un trackball. La idea era ofrecer un control de movimiento más preciso, pero la realidad es que seguramente fuese bastante cansado estar dándole golpecitos a la bola todo el rato para moverse.

Otro mando bastante raro era el Boomerang 64 de Nuby, un mando para Nintendo 64 que tenía forma de boomerang y que era, cuanto menos, complicado de sujetar y mucho más en sesiones largas de juego. Pero estamos hablando de 1999, eran otros tiempos.

Y por último tenemos el Tony Hawk: RIDE Skateboard. Efectivamente, era un mando con forma de tabla de skate que permitía hacer trucos mediante movimiento. El problema era que funcionaba regulinchi y que el juego, 'Tony Hawk: RIDE', era un desastre.

Temas
Inicio