Compartir
Publicidad

Los insectos drones ya pueden volar

Los insectos drones ya pueden volar
22 Comentarios
Publicidad

Ha tardado diez años pero RoboBee ha volado. Fue en verano, necesitó de una conexión física para poder alimentarse y ser controlado, pero ha volado.

Este logro no es uno cualquiera. RoboBee es un insecto artificial con menos de 0.1 gramos de peso y el tamaño de medio clip con los que sujetamos varios trozos de papel. Su construcción ha sido más que milimétrica y sus alas, que en vuelo son difíciles de ver, son capaces de agitarse 120 veces por segundo.

RoboBee, dado su reducidísimo tamaño, está todo fabricado a mano. Con mucha paciencia. En su cuerpo de fibra se esconde su corazón mecánico, y para mover las alas se tuvo que recurrir a materiales piezoeléctricos por la imposibilidad de usar motores electromagnéticos a dicha escala de reducción.

Prácticamente cada diminuta pieza de su cuerpo ha tenido que ser creada de cero, pero una vez alcanzado este estado, producirlos en masa será más sencillo y automatizado. Ya conocen los secretos del vuelo de los insectos y toca seguir adelante. Su siguiente paso será mejorar la técnica de vuelo, hacerlo más independiente y por supuesto resistente. ¿Soy al único que le escama este insecto-drone?

Robobee esquema

Vía | PCmag. Más información | Hardvard.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio