Xiaomi Book S 12,4", primeras impresiones: la vuelta de Xiaomi a los portátiles tiene sabor a Surface

Xiaomi Book S 12,4", primeras impresiones: la vuelta de Xiaomi a los portátiles tiene sabor a Surface
7 Comentarios

Xiaomi quiere tener su propia Surface. Es lo primero que te viene a la cabeza cuando ves el Xiaomi Book S 12,4", su apuesta de convertible con capacidades de ser tanto una tableta como un portátil completo con la ayuda de sus accesorios. Hemos podido probar brevemente este dispositivo o tenemos unas primeras sensaciones que podemos compartir.

Ficha técnica del Xiaomi Book S 12,4"


XIAOMI BOOK S 12,4"

DIMENSIONES Y PESO

294 x 197 x 8,95 mm

720 g

PANTALLA

LCD 12,4", formato 16:10, 2.560 x 1.600 píxeles (WQHD+)

60 Hz, 500 nits, táctil (10 puntos multi-touch)

DCI-P3 100%, Gorilla Glass

PROCESADOR

Qualcomm Snapdragon 8cx Gen 2 (7 nm)

CPU: Qualcomm Kryo 495 (octa-core, hasta 2,84 GHz)

GPU: Qualcomm Adreno 680

MEMORIA

8 GB

ALMACENAMIENTO

256 GB

CONECTIVIDAD

Wi-Fi 5

Bluetooth 5.1

PUERTOS

USB-C

Minijack 3,5 mm

CÁMARAS

Trasera: 13 MP

Frontal: 5 MP

AUDIO

Altavoz dual 2+2 W

Micrófono dual

BATERÍA

38,08 Wh / 4.920 mAh

Carga rápida a 65 W

PERIFÉRICOS

Teclado (opcional)

Xiaomi Smart Pen (opcional)

SISTEMA OPERATIVO

Windows 11 para ARM

PRECIO

Xiaomi Book S 12,4": 699 euros

Teclado: 149 euros

Xiaomi Pen: 99 euros

Xiaomi Book S 12,4", convertible con Windows 11

Teclado para Xiaomi Book S 12,4

Xiaomi Pen, lápiz digital para Xiaomi Book S 12,4


Un diseño sobrio con unas dimensiones y peso adecuados

Xiaomi Book S 12 4 Exterior

A primera vista, el Xiaomi Book S 12,4" no presenta nada que rompa esquemas: se trata de una tableta con una funda opcional que lleva un teclado y un trackpad integrado (no hemos tenido oportunidad de probar el Xiaomi Pen). Su peso no es exagerado, lo que con su tamaño de 12,4 pulgadas lo hace un dispositivo muy interesante para quien necesite portabilidad absoluta. Prueba de ello es que es un poco más ligero que los iPad Pro de 11 pulgadas si comparamos ambos dispositivos con sus fundas-teclado puestas.

Xiaomi Book S Ipad Pro
El Xiaomi Book S (abajo) con el iPad Pro de 11 pulgadas (arriba). El Book S es más grueso, aunque no supone problemas.

No estamos ante el dispositivo más delgado, pero el Xiaomi Book S tampoco peca de ser demasiado grueso. Es algo que podemos llevar perfectamente dentro de una carpeta de estudiante o una messenger bag, y cabe perfectamente en una mochila.

Algo que sí he notado es que cuesta acostumbrarse a la funda: depende de como la coloques puede desmontarse fácilmente, con lo que hay que cogerle mucha confianza antes de poder cogerle la práctica. A lo que sí me he acostumbrado rápidamente es el teclado: las teclas ofrecen un tacto fiable y escribir testo en él es muy agradable. El trackpad también se defiende bien, con unas dimensiones correctas y un click que si bien podría ser más suave tampoco representa problemas. La propia funda ofrece también un tacto suave, aunque habría que ver cómo se degrada su material sintético con el tiempo.

Hay que tener en cuenta que el Xiaomi Book S 12,4 cuenta con un sólo puerto USB-C para carga y datos

El Xiaomi Book S 12,4" cuenta con un puerto USB-C de carga y datos, además de jack de auriculares y botones de bloqueo y volumen al estilo de un móvil. Eso hace que su uso con muchos accesorios, como en el resto de convertibles y tabletas, no sea demasiado cómodo y requiera de adaptadores. Lo mejor es que ese puerto sea principalmente de carga y para conectar alguna que otra unidad de almacenamiento externa.

Experiencia de uso: un Windows 11 que ofrece una experiencia completa para los usuarios generales

Xiaomi Book S 12 4

Lo que más me ha llamado la atención mientras probaba el Xiaomi Book S 12,4" es el perfil de su pantalla AMOLED. Sus colores son muy vivos sin que sean demasiado forzados, y la definición de 2.560x1.600 píxeles hace que no se noten los píxeles individuales a simple vista. Además, el tamaño de la pantalla es el justo para que dé más la impresión de portátil que no de pantalla básica de tableta.

Pero lo que más lo aleja del formato tableta es Windows 11: estamos ante un sistema operativo de sobremesa que funciona de forma cómoda incluso si le quitamos la funda con teclado y lo usamos en formato tableta. Los controles de la interfaz de Windows son lo suficientemente grandes como para no tener problemas con nuestros dedos.

Xiaomi Book S Detalle Pantalla

Sobre el rendimiento, este Book S se defiende. Sí, tenemos un chip ARM de hace dos años y con un rendimiento que se aleja de los Intel Core i7 de los Surface más potentes, pero para un usuario general que simplemente necesite usos básicos y de productividad es suficiente. No he tenido problemas de esperas abriendo las aplicaciones de Office, Correo o el navegador con varias pestañas abiertas.

Obviamente se arrastrará para usos semiprofesionales o profesionales, pero estamos ante un dispositivo que puede ser el ordenador portátil básico de cualquier persona que no tenga grandes ambiciones. Faltará por ver si eso se equilibra con la autonomía, algo que por la brevedad de las pruebas no he podido comprobar y que por lo tanto veremos en nuestro análisis completo.

Xiaomi Book S 12 4 Camara
La cámara del Xiaomi Book S 12,4 no te rendirá como la de un móvil de gama alta, pero sí que bastará para las fotografías casuales que puedas hacer con la tableta.

Por último, algo que también me ha sorprendido para bien son las cámaras. La calidad tanto de la frontal como de la trasera es más que suficiente para poder hacer videoconferencias en condiciones, e incluso para alguna fotografía casual si usamos el Book S en modo tableta por casa.

Es interesante, pero siempre dentro de unos márgenes

Xiaomi Book S En Brazos

Este Xiaomi Book S 12,4" se equilibra entre dos posibles funciones: una tableta grande o un portátil ajustado para funciones básicas. Personalmente inclinaría la balanza más hacia un portátil, sobre todo gracias a Windows 11. Aunque remarco, funciona muy bien con aplicaciones generales de productividad, web y ofimática. Queda pendiente un análisis más completo y exhaustivo para ver si puede ir más allá de eso.

Podemos calificarlo también de una alternativa barata a las Surface de Microsoft, pero cuidado: todos sus accesorios (el teclado y el Xiaomi Smart Pen) se venden por separado. Hay que comprar como mínimo el teclado para poder tener la experiencia de portátil, con lo que el precio inicial de 699 euros acaba siendo de casi 850.

En otras palabras: el Xiaomi Book S no es un portátil para quien necesite rendimiento. Puede serlo para quien necesite aplicaciones básicas, pero sin demasiadas más ambiciones. Y por supuesto, no está pensado como dispositivo de juegos. Aún así, hay ese posible uso de portátil general que puede ser lo suficiente para un gran sector de usuarios generales y estudiantes.

Temas
Inicio