Compartir
Publicidad
Publicidad

Especial gadgets y energía: Cómo ahorrar electricidad en el ordenador

Especial gadgets y energía: Cómo ahorrar electricidad en el ordenador
Guardar
39 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Antaño se decía que el ordenador apenas consumía electricidad. Mentira. Si suponemos que un horno tiene una potencia que ronda los 3.000 vatios, un ordenador potente puede fácilmente alcanzar los 300 vatios, la décima parte aproximadamente. ¿Os parece poco? Tened en cuenta que el horno se suele encender puntualmente, pero hay muchos ordenadores que están las veinticuatro horas del día funcionando.

Si estás pensando en qué hacer para gastar menos energía en tu ordenador entonces estás de enhorabuena: a continuación te indicaremos los aspectos más importantes para conseguirlo y conseguir reducir tu factura de luz. Si además haces caso a nuestro otro especial de ahorro energético entonces tienes el éxito asegurado.

Un medidor de potencia es tu amigo

En los ordenadores tradicionalmente se utiliza potencia (W, vatios) y no kWh (kilovatio hora) como unidad de medición de lo que puede llegar a gastar un ordenador. Los fabricantes de los componentes (microprocesador, tarjeta gráfica, etc.) suelen indicar el TDP (Thermal Design Power) de su invento, indicando de esta forma la máxima potencia que puede soportar físicamente sin temor a romperse. Si bien es cierto que se puede dar el caso de que la potencia sea mayor, es algo inusual.

Por ello deberemos tener muy en cuenta los medidores de potencia, pequeños dispositivos que se sitúan entre el conector de corriente y el enchufe y que nos indican múltiples parámetros tales como la propia potencia, voltaje, amperaje e incluso el gasto monetario equivalente consumido en un cierto intervalo de tiempo, en caso de ofrecer la opción – suele ser habitual – y estar correctamente configurado.

Medidor energía

Los hay mejores y peores, como todo, pero por entre 20 y 30 euros ya podrás hacerte con uno sencillito para lo más básico. Obviamente la cosa no acaba aquí: utilízalo, estudia los resultados, apúntalos y compáralos. Te llevarás más de una sorpresa. Por ejemplo, mi monitor actual, un Dell SP2309W, tiene una potencia de 35-40 vatios en funcionamiento y 8 vatios en standby. ¿Poco? Te aseguro que no.

Tarjeta gráfica y microprocesador, la devoradora de energía

Si hay un componente que consume como una bestia es la tarjeta gráfica, uno de los componentes más conocidos y que más suele estudiarse su elección. Poco podemos hacer si ya tenemos el ordenador, pero si estamos buscando uno nuevo – o queremos actualizar el que ya tenemos – y a la vez queremos ahorrarnos unos euros, atentos.

MSI NVidia GTX 480

Las tarjetas gráficas más derrochadores suelen ser las más grandes y las que tienen sistemas de ventilación/disipación más grandes. Un truco sencillo y efectivo será, lógicamente, escoger un modelo comedido pero que nos sirva. Obviamente tendremos el factor vital del rendimiento: a mayor rendimiento ofrecido consumirá más, y viceversa. De esto trata nuestro siguiente punto.

A mayor rendimiento también mayor consumo

Es la máxima en el ahorro energético de un ordenador: cuanto más potente sea más energía gastará. Podríamos hablar mucho más de ello aunque desde luego esta frase es aplicable a la práctica totalidad de configuraciones actuales.

Antec fuente de alimentación

Y claro, si buscamos ahorrar esto es un problema ya que siempre vamos a procurar obtener el mejor equipo posible en términos de rendimiento ofrecido, lo que al fin y al cabo vemos y sufrimos los usuarios. Por ello hay que tener muy claras cuáles son nuestros mínimos exigidos y qué potencia necesitamos realmente: os aseguro que una enorme parte de los ordenadores que hay por el mundo con tarjetas gráficas dedicadas no la necesitan.

Compra pensando: ¿realmente necesitas tanto?

Ya hemos comentado que poco puedes hacer con tu ordenador actual más allá de apagar la pantalla para evitar pequeños consumos pero que sumados pueden ser importantes, o de desenchufar completamente la torre a la que le ocurre un poco lo mismo.

Zotac ZBOX

Pero en ordenadores nuevos lo ideal es pensar qué es lo que realmente necesitamos, y ajustarse en todo lo que podamos a lo que pensemos al respecto. Hay enormes diferencias entre un ordenador de sobremesa normal y un HTPC, por ejemplo, o entre un portátil.

Precisamente los portátiles son una buena idea para ahorrar, y no sólo conseguiremos minimizar la factura de luz si no también en cables y espacio. Si quieres consumir menos energía y no necesitas mucha máquina, un ordenador portátil puede ser una interesantísima opción.

Nota: el supercomputador de la primera imagen es propiedad de IBM y sobre él se ejecutó Watson, el software de Inteligencia Artificial que consiguió ganar el concurso de televisión Jeopardy en los Estados Unidos. Se basa en la arquitectura Blue Gene que quizá os suene gracias a Deep Blue, otro supercomputador que en 1997 derrotó – algunos dicen que con trampa – al ajedrecista campeón del mundo Garry Kasparov. Los supercomputadores consumen cantidades ingentes de energía no sólo por su hardware – que en los últimos años se está intentando hacer mucho más eficiente – si no también por los enormes sistemas de disipación y ventilación que requieren. El actual supercomputador más potente del mundo, el Tianhe-I, tiene unos costes de energía (incluyendo el ordenador y todos los sistemas de refrigeración) que se cifran en 20 millones de dólares anuales.

En Xataka | Especial ahorro energía.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos