Desde la tele en color en el 82 a la QLED en el 2022: por qué un evento deportivo marca el cambio de pantalla

Desde la tele en color en el 82 a la QLED en el 2022: por qué un evento deportivo marca el cambio de pantalla
4 comentarios

Las competiciones deportivas son las estrellas de los contenidos televisivos. Desde la primera emisión de un partido de fútbol en la BBC el 16 de septiembre de 1937, el deporte se ha convertido en una parte fundamental de la programación. Lo ha sido hasta ahora de la televisión tradicional, y vemos que también protagoniza lo que se puede ver en muchas plataformas digitales.

Pero esta relación va un poco más allá: la celebración de una competición deportiva de gran calado trae consigo un aumento de la demanda en la compra de televisores. Y, en algunos momentos, supone la adopción masiva de nuevas tendencias tecnológicas.

El fútbol, en concreto, frente a otras competiciones deportivas, es un deporte que se suele disfrutar en compañía, lo cual hace que el incentivo para mejorar la calidad del televisor de casa sea mayor que en otras, como los Juegos Olímpicos.

Tcl 65 C83 Eisa Team Pedri Front 1

Fútbol y adopción de tendencias

Un ejemplo que vivimos en primera persona nos traslada a 1982. España fue el país organizador del campeonato de fútbol por antonomasia. En aquel momento, las emisiones televisivas ya contenían el color, pero los televisores instalados seguían siendo en blanco y negro en su mayoría.

El deseo de ver los partidos a todo color, incluyendo las tonalidades de las camisetas (rojas para España), hizo que la adopción de los televisores en color fuera masiva, hasta el punto de que llegaron al 80% de los hogares.

Las cifras de ventas de televisores aumentan significativamente frente a las de los tres años anteriores en los que no se celebra el campeonato

En 2006, los receptores eran en su mayor parte “de tubo” (de rayos catódicos o CRT). En aquel año fue Alemania el país anfitrión, pero los aficionados españoles no dudaron en dar el salto a las teles planas, que consiguieron un espacio predominante en el 56% de los hogares.

En 2010, la adopción fue para los televisores LED como fuente de la retroiluminación frente a las tecnologías de plasma y de iluminación mediante lámparas de cátodo frío. En 2018, la tendencia impuesta fue la compra de pantallas de gran tamaño. Ese año, según un estudio de Ipsos, hasta el 70% de los usuarios consideró comprar una tele más grande.

Campeonato tras campeonato, las cifras de ventas de televisores aumentan significativamente frente a las de los tres años anteriores en los que no se celebra la competición.

2022: el año del QLED

Este año es también un año de fútbol. La competición comenzó en Qatar el 20 de noviembre y terminará el 18 de diciembre. De nuevo, es el momento propicio para pensar en la compra de un televisor.

Eso sí, en un mercado maduro, en el que están implantadas algunas grandes tendencias, como la tecnología 4K o las pantallas de gran formato, todavía hay margen para adoptar tecnologías que mejoren la experiencia de visionado gracias a tecnologías que inciden en la calidad más que en saltos en pulgadas o en resolución.

Qled Webp2

Hablamos de mejoras en la calidad del color, así como en la implementación de tecnologías como HDR o asociadas a la conectividad o la inteligencia y respuesta de la parte Smart TV. También es importante el apartado de la eficiencia energética o la integración de un sonido premium.

En concreto, la tecnología responsable en gran medida de esta mejora de la calidad es QLED, junto con sistemas de retroiluminación como Mini-LED. También es relevante fijarse en otros detalles, como la conectividad, la tasa de refresco, la compatibilidad con distintos formatos de HDR o la tecnología Smart TV.

QLED permite que la calidad de las tonalidades roja, verde y azul sean prácticamente puras, lo cual permite generar un rango de tonalidades cromáticas más amplio que con una tecnología tradicional sin el uso de los Quantum Dots que caracterizan a la tecnología QLED.

TCL 55C635 y TCL 65C835, los televisores perfectos para ver fútbol y mucho más

Si hay un fabricante que se ha esmerado en integrar las tendencias y tecnologías más recientes en sus televisores, ese es TCL. En concreto, los televisores TCL 55C635 (55 pulgadas) y TCL 65C835 (65 pulgadas) incluyen todo tipo de funcionalidades al servicio del consumo de contenidos televisivos.

tcl 55c635

Dependiendo de las dimensiones del salón, un tamaño de pantalla mayor o menor será la elección óptima. Aunque estos dos modelos de TCL se diferencian también en otros aspectos, como la tecnología de retroiluminación, el sistema de sonido integrado y, en última instancia, el precio.

En ambos casos, nos encontramos con pantallas equipadas con la tecnología QLED, que permite disponer de una gama cromática muy amplia, sin que se pierda calidad con niveles de brillo altos. De este modo, los modos HDR no son un problema para estos paneles, que cuentan con 4K HDR Pro en el caso del modelo de 55’’ y 4K HDR Premium 1500 en el caso del modelo de 65’’. El número “1500” en este caso se refiere al nivel de brillo máximo en nits que se pueden conseguir.

Los modelos TCL 55C635 y 65C835 son recomendables para quienes busquen una mejora en sus televisores, no solo de cara a ver los partidos de Qatar, sino también para ver series, películas, para jugar o incluso para usar como monitor de ordenador

Concretamente, ofrecen compatibilidad con Dolby Vision IQ, HDR10+, HDR10, HLG, por lo que no tendremos que renunciar a ninguno de los estándares HDR del mercado. Lo que sí es diferente es la tecnología de retroiluminación.

El modelo de 65’’ incorpora retroiluminación Mini-LED, mientras que en el de 55’’ tenemos tecnología LED. La Mini-LED, gracias a sus LEDs más pequeños, permite definir un mayor número de zonas para gestionar la intensidad de la retroiluminación de forma independiente. Con esto se consiguen niveles de brillo locales muy altos y también negros profundos, al controlar el brillo de cada zona de forma dinámica.

Ambos televisores cuentan también con tecnologías de escalado en el caso de que la fuente de las emisiones sea HD o FullHD. El modelo de 65’’ emplea la tecnología UHD Deep Learning AI SR y el de 55’’, la tecnología superresolución UHD IA. El procesamiento de imagen en el televisor de 65’’ está a cargo del AiPQ 2.0 Engine; y en el de 55’’, del IPQ 2.0 Engine.

tcl 65c835

La frecuencia de refresco es de 144 Hz nativos en el TCL 65C835, lo cual permite implementar la tecnología 144Hz Motion Clarity PRO, mientras que en el TCL 55C635 tenemos la Motion Clarity. En ambos casos tenemos tecnologías que eliminan el efecto de estela de movimiento en escenas en las que haya desplazamientos rápidos, aunque con una mayor calidad en el modelo más grande.

Esta corrección del movimiento es útil tanto para ver emisiones de televisión como para jugar. Otra de las tendencias que han sido recogidas convenientemente por TCL es la que apunta a un creciente uso de las pantallas de TV como monitores para gaming tanto con consolas como con PC.

Tcl Tamano

Gracias a la conectividad HDMI 2.1 de estos televisores, tenemos compatibilidad con tecnologías como ALLM, que ajusta la latencia del televisor al mínimo posible cuando detecta que se ha conectado una consola o un equipo PC. En el modelo de 55’’ tenemos compatibilidad con 4K hasta 60Hz, mientras que en el modelo de 65’’ tenemos hasta 4K a 120Hz. Este modelo es compatible también con VRR y AMD Freesync Premium para que la sincronización entre los frames generados en la consola o PC y los frames mostrados en pantalla sea perfecta. VRR y FreeSync también están en el TCL 55C635, aunque con un margen de frecuencias de refresco más modestas.

El sonido está a cargo de tecnología de ONKYO con compatibilidad con Dolby ATMOS. El modelo de 65’’ viene con un sistema 2.1 con dos altavoces estéreo y un subwoofer para bajos con una potencia de 2x15W más 30W, mientras que el modelo de 55’’ se queda con los altavoces estéreo de 2x10W.

Onkyo

En la parte Smart TV, ambos cuentan con Google TV, corriendo sobre un procesador Quad Core. Gracias a Google TV, se pueden instalar apps, así como usar el asistente de Google tanto mediante teclado como usando la voz. Estos televisores son compatibles con Alexa de Amazon también.

Si vamos al consumo, el modelo de 65’’ utiliza un máximo de 300W, mientras que el modelo de 55’’ usa un máximo de 155W. Es un dato interesante de cara a quienes estén buscando minimizar el gasto energético asociado al televisor. Al precio que está el KWh, tener encendida la tele muchas horas supone un gasto acumulado que hay que tener en cuenta.

Bezel Less

Dos propuestas diferentes para diferentes audiencias

TCL ofrece, a quienes buscan un televisor que mejore su experiencia a la hora de visionar los partidos de fútbol, dos propuestas bien diferenciadas en cuanto a posicionamiento de precio y en cuanto a tecnologías, pero sin que el modelo más económico tenga que renunciar a ninguna tecnología clave.

El TCL 55C635, sin ir más lejos, puede encontrarse en MediaMarkt a un precio de 388 euros, mientras que el modelo TCL 65C835 sube hasta los 1.325 euros. A cambio, en el modelo de 65’’ encontramos tecnologías muy refinadas que van un paso más allá en cuanto a experiencia de visionado y escucha de los contenidos televisivos. En cualquier caso, es importante destacar que en el modelo más económico tenemos también las tecnologías más recientes que son tendencia en el segmento de las pantallas de TV.

Dos propuestas, en suma, sumamente recomendables para quienes estén buscando una mejora en sus televisores, no solo de cara a ver los partidos de Qatar 2022, sino también para ver series, películas, para jugar o incluso para usar como monitor de ordenador si queremos disponer de una pantalla 4K. Con ambos, llevaremos a nuestro salón las tecnologías y tendencias más recientes.

Imágenes: TCL


Inicio