En plena crisis energética, Francia se plantea algo problemático para el coche eléctrico: limitar su carga

En plena crisis energética, Francia se plantea algo problemático para el coche eléctrico: limitar su carga
155 comentarios

Se espera un invierno duro en Europa. El cierre del grifo del gas ruso ha confirmado una situación para la que los gobiernos europeos llevan tiempo preparándose. Francia ha publicado recientemente un documento en el que señala las medidas que se tomarán para ahorrar electricidad en los próximos meses y años. Entre las medidas descritas: la posibilidad de restringir la carga de coches eléctricos.

El coche eléctrico en Francia. Francia es uno de los países de Europa que más está apostando a la transición del coche eléctrico. Aunque sus ayudas para la compra son, de momento, menores que en España, ya está estudiando una fórmula de renting con coches eléctricos a 100 euros al mes para las rentas bajas.

Pero, además, en enero ya se contabilizaban casi 5.000 puntos de recarga más que en España y su valoración en el Barómetro de Electromovilidad que Anfac realiza trimestralmente entrega una puntuación de 31,9 puntos (sobre 100) al país galo en la valoración general. España obtiene 14,2. En penetración del coche eléctrico, Francia obtiene 52,3 puntos por los 22,7 puntos españoles.

Los segundos de Europa. Los datos anteriores reflejan que Francia es uno de los países donde más está creciendo el coche eléctrico. Pero, ¿cuánto? Según los datos de ACEA, hasta el pasado mes de junio, en Francia se habían vendido un 28,7% más de coches eléctricos que en el mismo periodo de 2022, mientras que en España el crecimiento está siendo de un 54,9%.

La gran diferencia es que en España se vendieron, hasta junio, 14.338 unidades de coches eléctricos, mientras que en la primera mitad del año se vendieron en el país vecino un total de 93.334 unidades. Es el segundo país que más coches eléctricos vende en Europa, sólo por detrás de Alemania, clara vencedora con 167.503 unidades vendidas en el mismo periodo.

Por las nubes. De momento, tener un coche eléctrico es sinónimo, en la mayor parte de las ocasiones, de cargar el coche en un garaje doméstico. De hecho, con la subida del precio de la luz que ha repercutido en precios muy altos en las estaciones de carga rápidas (los supercargadores de Tesla cuestan 0,67 euros/kWh y 0,79 euros/kWh para los no Tesla) el ahorro del vehículo eléctrico pasa irremediablemente por cargarlo en casa y en las horas valle.

Es lo que hacen la mayor parte de los conductores, pues el coche está parado y la electricidad es más barata. Pero quienes necesiten cargar su coche eléctrico por el día, pueden tener problemas en el futuro. El Gobierno ya plantea restringir la conexión eléctrica a casos de emergencia en escenarios desfavorables.

Prohibido cargar por la mañana. Concretamente, entre las 8:00h y las 13:00h. Y también entre las 18:00h y las 20:00h si fuera necesario. Es lo que recoge el documento 'Perspectivas para el sistema eléctrico para el otoño-invierno 2022-2023' de la operadora de la red eléctrica francesa RTE, presentado por Elisabeth Borne, primera ministra. En él se señala que, en casos excepcionales, podría necesitarse esta medida para aliviar la presión sobre la red eléctrica que en el peor de los casos debería reducirse en un 15%.

Captura De Pantalla 2022 09 26 A Las 11 04 50

Según sus cálculos, restringir el uso de puntos de carga para coches eléctricos en estos horarios puede limitar el consumo en 0,1 GW. Llegado el momento, el Gobierno avisaría con tres días de antelación para que la recarga de estos coches pudiera realizarse la noche antes o, en otro caso, posponerla a las franjas horarias donde menos uso se hace de la red eléctrica. El Gobierno francés también está animando a tomar otra serie de medidas, como apostar por el alumbrado LED (más eficiente), limitar a 19º los edificios ocupados o adelantar el encendido de la calefacción para templar el ambiente antes y reducir el consumo posterior.

No es la primera vez. Aunque la medida francesa se limitaría a días de emergencia climática, no es la primera vez que vemos grandes redes eléctricas sufrir con las recargas de los coches eléctricos. Este mismo verano, en California se ha pedido a los propietarios de este tipo de automóviles que, en la medida de lo posible, se abstuvieran de recargar el coche cuando más calor hacía.

En China la situación ha sido aún más dramática. Con unas temperaturas de récord y una sequía como no se conocía desde hace años, las autoridades han llegado a cerrar miles de puntos de carga. Desde MIT Technology Review recogían que en la región de Sichuan, muy dependiente de la energía hidroeléctrica, tan solo dos de los 31 supercagadores de Tesla llegaron a dar servicio.

Temas
Inicio