La bicicleta eléctrica con más autonomía ya llega a los 340 kilómetros: la batalla por extenderla acaba de empezar

La bicicleta eléctrica con más autonomía ya llega a los 340 kilómetros: la batalla por extenderla acaba de empezar
14 comentarios

Las bicicletas eléctricas han vivido un boom sin precedentes en los últimos años. Las ventas se han disparado para todo tipo de clientes. Ahora, la lucha, ya no es tanto entrar en el mercado como destacar entre una amplísima oferta de productos. La autonomía es el nuevo ring de la bici eléctrica.

La nueva movilidad. La nueva movilidad ha explotado con la multiplicación de las bicicletas y los vehículos de movilidad personal. Los servicios de uso compartido han ayudado en gran medida, pero durante los meses más duros de la pandemia de Covid-19, muchos se replantearon su salud. Y los que optaron por comprar una bicicleta fueron tantos que desbordaron las previsiones. Más si cabe teniendo en cuenta los problemas en la cadena de suministros.

Democrática. Esta explosión en la compra de las bicicletas dejó claro que hay modelos para cualquier usuario. Está quien ya montaba en bicicleta y decidió empezar a utilizarla para ir al trabajo. Quien llevaba años sin subirse a una y quería volver a disfrutar de sus sensaciones, aunque fuera en modo paseo. Y quienes la compraron, simple y llanamente, por un motivo de salud, para mejorar su estado de forma sin correr grandes riesgos a la hora de hacer ejercicio.

Y, para todos ellos, la bicicleta eléctrica es una gran herramienta. Facilita los viajes al trabajo, reduciendo mucho las posibilidades de llegar sudado y, además, adaptando muy rápido la velocidad del ciclista a las circunstancias del tráfico. Quienes buscan un motivo de recreo o de salud, saben que con una bicicleta eléctrica pueden llegar más lejos y tienen una ayuda en caso de ser necesario. Y los ciclistas más veteranos pueden seguir disfrutando de su deporte sin renunciar a las grandes distancias y omitiendo esfuerzos para los que ya no están preparados.

Todo vendido. No es de extrañar que las unidades se agotaran tan rápido que las listas de espera para hacerse con una bicicleta podían demorarse durante meses. En Estados Unidos, las ventas de bicis eléctricas han sido tan altas que incluso han superado la venta de coches, todo un hito en un país pensado por y para el vehículo de cuatro ruedas. En Europa, desde el año pasado, una de cada cinco bicicletas vendidas ya cuenta con motor eléctrico.

De hecho, sólo en Portugal, las exportaciones de bicicletas eléctricas han conseguido alcanzar un valor de 600 millones de euros. El país luso es la región europea que más vehículos de este tipo exporta fuera de sus fronteras y en 2015 las exportaciones sumaban un valor de 150 millones de euros. Los crecimientos de este mercado en los últimos años ha sido tan fuerte que la Unión Europea aplica desde 2019 importantes aranceles a la importación de estos productos desde Asia, con el objetivo de que sus bajos precios no se coman el mercado europeo.

La clave. Ya en 2019, Daniel Guzmán, regente de De Qué Bikes, en la Comunidad Valenciana, nos explicaba que la mentalidad de los usuarios ha cambiado en los últimos años. Las bicicletas eléctricas se han dado a conocer y muchos han dejado de pensar que se trata, simplemente, de una moto eléctrica. Entonces ya aseguraba que el ciclista medio requería “una combinación entre precio y autonomía de la batería”, mientras que el de montaña quería “mayor autonomía y un motor con ciertas prestaciones a nivel de potencia".

Es la autonomía un terreno donde los fabricantes quieren destacar. Saben que para cualquier usuario, una batería de mayores prestaciones es un valor para la compra, pues con muy poco dinero pueden hacer muchísimos kilómetros. No es de extrañar que Harley Davidson haya presentado su propia bicicleta con 153 kilómetros de autonomía. O que Revolt Zycling haya anunciado que próximamente presentará Opium e-Bike, un vehículo con el que prometen hasta 340 kilómetros de autonomía eléctrica. El único problema, en este caso, es que sus 800 W de potencia del motor eléctrico la convierten en Europa en un ciclomotor, por lo que se necesita una licencia para circular con ella y no podríamos movernos por parques o carriles bici.

Foto | Julian

Temas
Inicio