Publicidad

Pese a causar nueve de cada diez muertes por cáncer, la metástasis es una gran desconocida: la genética señala sus puntos débiles

Pese a causar nueve de cada diez muertes por cáncer, la metástasis es una gran desconocida: la genética señala sus puntos débiles
11 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hay muchas cosas que no sabemos de la metástasis y eso es un problema porque, cuando hablamos de ella, hablamos de la principal causa de muerte relacionada con el cáncer: la propagación de células cancerosas por el resto del cuerpo produciendo, por el camino, cambios importantes en las células que las hacen, entre otras cosas, más resistentes a las terapias actuales.

Las explicaciones son varias, pero entre ellas está que hasta el momento no habíamos conseguido tener grandes estudios genéticos sobre ella. Mientras podemos encontrar miles de estudios sobre el genoma del los focos cancerosos, encontrar estudios que contemplaran los focos metastásicos era casi imposible. Por eso, este último estudio con 2.399 análisis genómicos de otros tantos pacientes oncológicos es una gran noticia.

Lo que la metástasis puede decirnos sobre el cáncer

Allie Smith Jn4e Br5t8 Unsplash Allie Smith

En este trabajo, los investigadores han secuenciado el genoma completo tanto de las células cancerosas como de las células sanas de los pacientes. Esto significa analizar más de 70 millones de mutaciones distintas que tienen relación con el cáncer para estudiar el proceso de cancerogénesis y metastatización.

Y los resultados han sido, efectivamente, interesantes. Priestly y su equipo han descubierto que los focos primarios del cáncer son más diversos genéticamente que los focos secundarios. Esto nos abre una puerta a entender mejor el cáncer en la enorme jungla de mutaciones que están relacionadas con él. Son tantas, de hecho, que se hace muy complicado averiguar cuáles son causas y cuales son efectos del mismo. Una información vital.

Con estos datos es más fácil saber qué mutaciones son críticas en el desarrollo del cáncer. Entender que la mayoría de mutaciones que hacen que una célula sana enferme son las mismas en todos los focos cancerosos (sean primarios o secundarios), ha permitido a los investigadores elaborar una primera estimación de ellas. Según sus datos, hay unas 67 mutaciones críticas para el cáncer de riñón y unas 178 para el de pulmón.

El principal problema es que no hemos averiguado qué tiene que pasar para que la metástasis comience. Con lo que muchas preguntas permanecen sin respuesta. No obstante, como señalan los investigadores, este enfoque abre la puerta a empezar a utilizar fármacos ya aprobados que se usaban para otra cosa. Casi un 20% de los focos secundarios estudiados parecían susceptibles a ello.

Con el cáncer hemos vivido algo sorprendente: a día de hoy, más del 50% de todos los cánceres diagnosticados son perfectamente curables y, pese a los problemas de la biología del cáncer, las cifras no dejan de mejorar. Estudios como este nos permiten ser optimista en nuestro asedio a esa metástasis que durante tantos años se nos ha resistido.

Imagen | Sharon Mccutcheon

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir