Compartir
Publicidad

Mi vida es demasiado aburrida para una cámara de acción

Mi vida es demasiado aburrida para una cámara de acción
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llevo una vida corriente. Trabajo delante de un ordenador, quedo con mis amigos para tomar unas cañas, hago deporte varias veces en semana. Nada extraordinario. Si me preguntáis sobre lo más emocionante que he hecho en los últimos días os diría que montar los muebles de Ikea para mi casa. Me gusta mi vida pero tengo que reconocerlo: es poco emocionante.

Sigo la tecnología a diario y cuando hace unos años vi los primeros vídeos grabados con cámaras de acción reconozco que me quedaba embobado. Gente haciendo surf o deslizándose por nieve virgen en montañas espectaculares. Qué divertido y emocionante parecía, si yo tuviera una cámara de esas también podría grabar momentos que dejaran con la boca abierta. Error. Como en fotografía: la cámara no hace al fotógrafo y una cámara de acción no hace tu vida más emocionante.

De cámara de nicho a cámara para todos

Hay que reconocerle a los fabricantes de cámaras de acción que son muy buenos haciendo el trabajo de marketing. Ves un vídeo grabado con ellas y resulta imposible no enamorarse de lo que ves en la pantalla, esto que los anglosajones denominan eyecandy. Entra por los ojos, vaya que sí. ¿A quién no le gustaría hacer un rally en la nieve y poder enseñarlo a sus colegas? Mejor que el vídeo de las vacaciones en la costa es.

Si te dedicas a realizar deportes extremos está bien, aunque no hay que olvidarse de la realización casi profesional que tienen algunas de estas piezas. Ahora bien ¿qué pasa cuando tienes una vida normal y te dedicas a grabar con una cámara de acción? Que descubres que es una buena videocámara pero que la coletilla “de acción” no se ajusta a tu estilo de vida.

HTC Re análisis

Sales con ella, probablemente acoplada a un palo para sujetarla y grabar desde diferentes puntos de vista. Grabar lo que tienes alrededor o buscar algún lugar curioso como por ejemplo un parque, el monte o un concierto. Vuelcas los vídeos en el ordenador mientras recuerdas a aquel tipo yendo por el monte con su bici de montaña bajando a toda velocidad.

Cuando probé la última cámara, una HTC Re que no es exactamente un modelo de acción, me di cuenta de algo curioso: no era el formato más cómodo para hacer fotos o grabar vídeo de cosas corrientes. No tener un visor y tener que estar siempre pendiente de la sincronización con el teléfono para tener una pantalla con la que encuadrar era bastante engorroso. Con una handycam no tenía ese problema.

Si cogemos cualquier cámara de acción del mercado, vemos que todas tienen un factor forma pensado para eso mismo: situaciones intensas y donde lo que menos nos preocupa es estar sujetando la cámara con la mano. La acoplamos a un casco, la enganchamos a una tabla de snow y salimos a hacer lo que teníamos pensado.

Sin embargo, si vamos a grabar algo más pausado y tranquilo probablemente echemos de menos una video cámara normal. Aquí que se acople a un lugar u otro no nos preocupa tanto. Aún así, es indudable que las cámaras están creciendo: cada vez hay más modelos y las handycam, por otro lado, están descendiendo.

¿Tiene una relación directa el aumento de una con el descenso de otra? Resulta difícil de creer aunque los pongan bajo el mismo tipo de producto. Las cámaras de vídeo de mano y las de acción responden a dos usos diferentes. Si las ventas de las primeras caen, no es solo porque se vendan más GoPro, Action Cam, etc. sino también porque el uso del vídeo está cambiando.

Pensemos en la cantidad de vídeos que se graban utilizando un teléfono. Desde secuencias profesionales a cortos pasando por contenido más aficionado y doméstico como, por ejemplo, los vídeos que se comparten en Vine. Sin olvidarnos, claro, de un contenido que cada vez se está profesionalizando más y busca cámaras más sofisticadas: YouTube.

En el marketing, además todas las marcas que se dedican a hacer cámaras de este tipo hacen foco en las situaciones de deporte extremo por lo que en realidad no están engañando a nadie. No basta con tener la cámara, hay que estar ahí también y sí, saben enamorarnos muy bien pero veremos en el futuro si los consumidores quedan decepcionados con que su cámara de acción no es capaz de registrar de forma fiel la emoción del día a día.

Nhl

¿Significa esto la muerte de las cámaras de acción en el medio o largo plazo? En absoluto, de hecho afirmarlo sería bastante precipitado. A día de hoy han logrado un nicho muy importante en los deportes extremos y algunos fabricantes están buscando expandirse a otros ámbitos para ofrecer grabaciones en primera persona. Hace poco lo vimos con GoPro en la NHL.

Las narraciones en primera persona seguirán siendo interesantes aunque puede que la mayoría de nosotros no necesitemos el enfoque que nos quieren vender muchos fabricantes. Quizá, para el día a día, surjan y triunfen cámaras como Narrative Clip 2 o HTC Re para grabar nuestra rutina con sus momentos, divertidos también, pero donde la calma y el aburrimiento también son parte de nuestra vida.

Foto | Reddit

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio