Compartir
Publicidad
Publicidad

Aprende a comprar una cámara de fotos (IV)

Aprende a comprar una cámara de fotos (IV)
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos avanzando en el especial en el que estamos intentando aprender a comprar una cámara de fotos. En los post anteriores hemos visto características tan importantes como el objetivo, el sensor, la pantalla LCD o el visor, y algunas que no lo son tanto como los megapíxeles.

Hoy volvemos a la carga con un nuevo post del especial para ver otra de las características que probablemente nos salve más de una foto: el estabilizador de imagen.

El estabilizador de imagen nos va a permitir principalmente evitar obtener fotos trepidadas o movidas, algo que se consigue gracias a sistemas ópticos, mecánicos o por software.

6. Estabilizador de imagen

trepidada

Es una de las características que incluyen la mayoría de las cámaras fotográficas hoy en día, sobre todo cuando hablamos de cámaras de gama media-alta, e incluso algunas compactas básicas también se animan a incluirla entre sus características.

La estabilización surge a partir de la necesidad de corregir el movimiento de la cámara, bien de pequeñas vibraciones, o bien de movimientos involuntarios de la cámara, siempre hasta cierto límite, claro. Fundamentalmente la necesitaremos cuando disparemos en condiciones de poca luz sin flash, o cuando usemos teleobjetivos, ya que la velocidad de disparo, en ambos casos, suele ser más lenta de la necesaria para congelar la imagen.

La estabilización de imagen puede conseguirse de varias maneras, aunque fundamentalmente estaremos hablando de estabilización óptica, estabilización mecánica o estabilización por software.

El estabilizador óptico consiste en un sistema de desplazamiento de las lentes colocadas en el interior del objetivo que detectan y corrigen los movimientos de la cámara, tanto los horizontales como los verticales. El mecánico es un sistema parecido pero donde lo que se mueve es el sensor en si, que montado sobre una estructura especial, corrige los movimientos de la cámara. El último de ellos es un sistema puramente digital y que normalmente ofrece peores resultados, aunque suele ser complementario con los otros dos sistemas.

vr de nikon

canon is

La estabilización óptica probablemente sea la más eficiente, ya que ha sido diseñada específicamente para cada objetivo aunque la mecánica tiene la ventaja de que al estar integrada en el cuerpo, es válida para cualquier objetivo que usemos, en el caso que trabajemos con réflex o cámaras sin espejo de objetivos intercambiables.

¿En que debemos fijarnos a la hora de comprar?

Pues tener un sistema de estabilización siempre es buena cosa, sea cual sea, aunque evidentemente un estabilizador óptico o mecánico siempre funcionará mejor que uno que lo haga únicamente por software.

Conocer que tipo de estabilización tiene la cámara que vamos a comprar y, sobre todo, cual es su efectividad (en pasos de exposición), nos ayudará a saber hasta que punto podemos tener un “mal pulso” a la hora de realizar fotografías.

estabilizador de imagen

Pongamos un ejemplo:

Supongamos que tenemos un teleobjetivo con una distancia focal máxima de 200 mm (imaginad un zoom 4× 50-200mm equivalentes). Con el zoom al máximo nos haría falta una velocidad de obturación de 1/200 seg. (aproximadamente) para no tener problemas de imágenes trepidadas (borrosas) y pudiéramos congelar la imagen.

Si tenemos un estabilizador integrado que promete 2 pasos de estabilización significaría que podríamos disparar a 1/50 seg. ya que el estabilizador nos ayuda a poder bajar esa velocidad de disparo, al corregir los movimientos de la cámara.

En condiciones de poca luz pasa lo mismo. Necesitamos una velocidad mínima para conseguir que la imagen no salga borrosa. Con objetivos poco luminosos esa velocidad no se consigue siempre (de ahí que salte el flash en las automáticas). Si tenemos un estabilizador que funcione muy bien, podremos intentar disparar a menos velocidad sin flash, y obtener imágenes nítidas sin necesidad de subir la velocidad o de disparar con iluminación artificial.

Y hasta aquí la estabilización. En el siguiente post hablaremos de algo tambien muy importante: los controles manuales y el RAW.

En Xataka | Aprende a comprar una cámara de fotos (I)
En Xataka | Aprende a comprar una cámara de fotos (II)
En Xataka | Aprende a comprar una cámara de fotos (III)
En Xataka | Aprende a comprar una cámara de fotos (V)
En Xataka | Aprende a comprar una cámara de fotos (VI)
En Xataka | Aprende a comprar una cámara de fotos (VII)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos