Han descubierto un enorme filamento de gas en la Via Láctea y podría ser un nuevo brazo espiral del que no sabíamos nada

Han descubierto un enorme filamento de gas en la Via Láctea y podría ser un nuevo brazo espiral del que no sabíamos nada
3 comentarios

Resulta que nuestra galaxia tiene un enorme filamento de gas, quizás el mayor de todos, que bien podría ser un brazo espiral más del que hasta ahora no sabíamos ni su existencia. Es lo que ha descubierto un equipo de investigadores de la Universidad de Nanjing y han publicado en un paper recientemente.

Lo han bautizado como Cattail, y desde Science Alert reflejan el estupor de sus descubridores. "La estructura del filamento no sigue completamente la curvatura del disco galáctico, y eso es desconcertante". De ser realmente un brazo espiral, éste podría contener miles de millones de estrellas y planetas.

De 3.500 a 16.300 años luz de longitud: ríete de ese transbordo del metro que tanto odias

El telescopio chino FAST ha sido crucial para poder hacer este hallazgo. Sus responsables apuntaron hacia una zona en busca de hidrógeno atómico neutral, un elemento y estado que se encuentran típicamente en las nubes de gas que forman las espirales. De repente se toparon con lo que parece una gigantesca estructura de gas donde en principio no había nada, y dicha estructura se mueve a una velocidad relativa al centro de la Vía Láctea.

El dato impactante es la distancia que mantiene esa estructura con el centro: 71.750 años luz. Si se trata de un brazo galáctico tendría una longitud 3.590 años luz y una anchura de 675 años luz, aunque combinando los datos del telescopio FAST con el de otros estudios tenemos una posible longitud total de 16.300 años luz.

Toda una demostración de cómo aún tenemos muchas cosas pendientes por saber de nuestra propia galaxia: si se trata de un brazo galáctico completamente desconocido incluso levantaría dudas sobre por qué no sigue el patrón de movimiento del resto de brazos. Incluso si no es un brazo y finalmente se trata de un filamento de gas, su formación despertaría muchas incógnitas.

Imagen | Mathew Schwartz

Temas
Inicio