La basura espacial es un problemón: un pequeño objeto en órbita ha dañado la Estación Espacial Internacional

La basura espacial es un problemón: un pequeño objeto en órbita ha dañado la Estación Espacial Internacional
54 comentarios

Se estima que existen unos 130 millones de objetos mayores de 1 mm que actualmente orbitan la Tierra. Esos pequeños residuos espaciales suponen un peligro para misiones actuales ya que pueden impactar en satélites o incluso en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés).

Es lo que ha ocurrido recientemente con un pequeño objeto que golpeó y perforó un brazo robótico de la ISS. Aunque el instrumento es aún operativo, esto es un claro recordatorio de que la basura espacial puede acabar siendo un problemón para el futuro de la exploración espacial.

Colisiones imposibles de prevenir

Aunque las agencias espaciales están tratando de monitorizar la situación y realizan un seguimiento de más de 23.000 objetos en órbitas bajas geoestacionarias para evitar colisiones, el tamaño de esos objetos es más o menos el de una pelota de tenis.

Hubble
La antena del Hubble también se vio afectada por el impacto de un pequeño objeto en 1997.

Hacer el seguimiento de objetos de menor tamaño es básicamente imposible, pero estos pequeños objetos siguen pudiendo causar daños graves como el que se produjo en la antena del telescopio espacial Hubble en 1997.

En esta ocasión el objeto impactó en el llamado Canadarm2, también conocido como el Space Station Remote Manipulator System (SSRMS). Este instrumento es un brazo robótico desarrollado por la Canadian Space Agency (CSA) y que permite asistir en las maniobras de objetos fuera de la ISS.

Esa
La ESA realizó en agosto de 2019 un estudio de los residuos espaciales que orbitaban la Tierra, y se estima que hay más de 130 millones de objetos que superan un milímetro de tamaño.

El impacto, que perforó el brazo robótico, se descubrió durante una inspección rutinaria el pasado 12 de mayo, pero como explican desde la CSA, a pesar del daño "el rendimiento del brazo sigue sin verse afectado".

Se espera por tanto que el brazo mantenga su operativa normal, pero este evento ha vuelto a poner de manifiesto un problema que se está agravando en los últimos tiempos.

Lo está haciendo debido a ese frenético ritmo que estamos viviendo con el lanzamiento de satélites como los que SpaceX está realizando como parte del proyecto Starlink.

Eso ha generado ya otras críticas, y desde luego todos ellos se convierten también en potenciales impulsores del problema de los residuos espaciales.

Temas
Inicio