Compartir
Publicidad
'Vengadores: Infinity War', crítica: un experimento nunca visto que se salda con unos cuantos aciertos y algún descalabro
Cine y TV

'Vengadores: Infinity War', crítica: un experimento nunca visto que se salda con unos cuantos aciertos y algún descalabro

Publicidad
Publicidad

A 'Vengadores: Infinity War' hay que reconocerle, por encima de todo, que el circo de tres pistas que monta no tiene ningún precedente desde el punto de vista industrial. Ir preparando durante diez años un crossover de esta envergadura (sí, obviamente en las primeras películas de 'Iron Man' estaban lejos de poder preverlo, pero se las han arreglado para que todas las piezas encajen... o casi) es algo que literalmente no se había visto nunca.

'Vengadores: Infinity War', por esa misma razón, funciona más como película-concepto que como auténtico espectáculo superheroico. Quizás en algún momento del futuro, puede que no tengamos que esperar demasiado, Marvel u otro hiperconglomerado de superfortunas audiovisuales descubran la manera de que producciones como ésta parezcan más una película tradicional y menos un aparatoso álbum de cromos para fans. O quizás nunca se descubra y películas como 'Infinity War' encuentren su propio lenguaje. Quizás no tenga la menor importancia.

La cuestión es que 'Vengadores: Infinity War' es la primera de su tipo, y aunque una película pionera resulta fascinante y, en cierto sentido, un privilegio de contemplar, la sensación durante todo el metraje es la de estar viendo a un monstruo de Frankenstein: renqueante, excesivo, construido a base de tejidos no siempre vivos. 'Infinity War' es una película creada en un laboratorio y con fórmulas matemáticas, y eso acaba beneficiando a la parte más vistosa y afectando a la emocional.

Por ejemplo, el personaje de Thanos es un trozo de corcho sin absolutamente ningún asidero emocional. Sí, le veremos en algún minúsculo flashback y, sobre todo, se intentará dotar de una dimensión trágica a su propósito en un momento dramático e inevitable. Pero la película no tiene tiempo de detenerse en melodramas excesivos y lo que tenemos es a un villano de una pieza y prácticamente sin trasfondo. A la hora de las tortas eso no solo no importa, sino que además le suma una capa de maldad abstracta accidental que le beneficia. Pero como personaje no tiene el carisma deseable.

Algo muy similar ocurre con la otra pareja que carga con drama a sus espaldas (inevitable también, teniendo en cuenta que una de ellas porta una de las Gemas del Infinito): la Visión y la Bruja Escarlata. Dos personajes que hasta la película anterior de Vengadores eran extremadamente secundarios aquí se intenta que sostengan cierto peso dramático sobre los hombros. Es imposible, e incluso llega al ridículo cuando los Vengadores en bloque deciden proteger la integridad física de la Visión cuando no han intercambiado (contando entregas anteriores) ni dos palabras con él.

La película tiene tantas casillas que marcar de una larga lista de parejas que combaten y luego se unen, o personajes que creen que otros son villanos y luego resulta que no, que sencillamente no hay tiempo de darles fondo dramático. El mejor ejemplo está en la secuencia que abre el film, que quiere ser impactante y empezar en lo más alto y resulta algo atropellada, por el mismo motivo. 'Infinity War' no tiene tiempo para entretenerse en nada que no sean las tollinas.

Es la hora de las tortas

Avengers Thanos Concept2

¿Afecta todo eso a la calidad de la película como crossover desquiciado? Bueno, no si nos ceñimos al aspecto meramente plástico de la cuestión. 'Infinity War' es un festival de combates superheroicos tan monumental que puede acabar aturullando hasta al fan más devoto del género. La película se esfuerza en plantear varios escenarios, distintos equipos en múltiples combinaciones, peleas más trágicas y otras más ligeras... en ese sentido hay poco que reprochar a 'Infinity War'. De sus buenas diez o doce peleas (en serio, es un no parar), bien puede haber cuatro o cinco realmente memorables y que figuran entre lo mejor de las escenas de acción del MCU.

¿Entonces de qué nos quejamos? De nuevo, la necesidad de contentar al fan con la mayor cantidad posible de combinaciones y escenarios, lleva a decisiones un poco arbitrarias. Por ejemplo, la disponibilidad de Hulk, con esa condición suya de Arma de Destrucción Masiva del Universo Marvel, siempre ha cojeado un poco en términos de verosimilitud, pero esta vez las razones por las que Hulk está o no disponible para la batalla son especialmente random.

Lo mismo sucede con la conclusión de una de las batallas más dramáticas del conjunto, en la que el Doctor Strange traiciona por completo al personaje al que se dedicó una película completa, solo porque no hay tiempo de enrevesar la cosa con exceso de diálogos. Pero claro, como poco antes hemos visto una de las demostraciones de poderío cósmico (casi rozando lo kirbyano) más demenciales de los diez años de MCU, se le perdona. O más bien, esa incongruencia queda sepultada bajo el aparato visual y sonoro que la película descarga sobre el espectador (y los personajes).

Avengers Thanos Concept3

El problema de 'Infinity War' es esa falta de equilibrio. Otro buen ejemplo está en el tono: como la película no se atreve a arriesgar (y no tiene tiempo) y prefiere ser continuista con el estilo de cada una de las películas anteriores, nos encontramos a un Capitán América proscrito y severo en la misma película que unos Guardianes de la Galaxia tan autoparódicos como siempre. Por no mencionar a Thor, que cuando habla con Mapache Cohete parece el de 'Ragnarok' y cuando recuerda las bajas que ha contemplado hasta ahora se pone shakespiriano, a lo Brannagh.

'Infinity War' no quiere ni puede solventar estos desequilibrios, pero quien busque algo más allá de, estrictamente, una avalancha de guantazos a supervelocidad, verá al evento cojear desde el principio. Los hallazgos de 'Infinity War' están, como siempre en Marvel, en los pequeños detalles: la química afortunadísima entre Iron Man, Strange y Spider-man (en general todo lo relativo a Spider-Man; Tom Holland es el gran tesoro del MCU). O los detalles de humor orgánico, no especialmente paródico, que brota de forma natural en los diálogos para rebajar la tensión. Pequeños regalos para el fan asfixiado por tanta descarga de adrenalina, en un experimento quizás fallido, pero en última instancia interesantísimo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos