Compartir
Publicidad

Por qué nunca es buena idea en Whatsapp usar apps de terceros para programar mensajes, espiar o cualquier otra cosa

Por qué nunca es buena idea en Whatsapp usar apps de terceros para programar mensajes, espiar o cualquier otra cosa
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy vamos a explicar por qué nunca es buena idea usar apps de terceros en WhatsApp. Nos referimos a esas aplicaciones a las que puedes conectar tu cuenta de WhatsApp para añadir funciones extra como programar mensajes, pero también a cualquiera que te haga promesas similares sobre incluir nuevas funciones que no estén en la app original.

Las principales razones por las que no fiarse de estas apps son dos. La primera es que WhatsApp prohíbe utilizar la mayoría de ellas, por lo que tu cuenta podría acabar cerrada si te pillan. Pero es que además estás abriéndole la puerta a aplicaciones que no conoces, y que sin tú saberlo podrían hacer sin tu permiso más cosas de las que prometen.

Puedes acabar expulsado de WhatsApp

Debes usar nuestros Servicios en conformidad con nuestros Términos y políticas publicadas. Si inhabilitamos tu cuenta debido a una infracción de nuestros Términos, no crearás otra cuenta sin nuestro permiso.

El primer gran problema al que te puedes enfrentar con muchas de las aplicaciones de terceros que te encuentras por Internet es que no cumplen con los términos de servicio de WhatsApp, por lo que tú tampoco cumples las normas al utilizarlas. Esto, según leemos en los propios términos de la aplicación, puede llevar al cierre o inhabilitación de tu cuenta.

No, no es que WhatsApp prohíba todas las aplicaciones de terceros. De hecho, se pueden usar apps como iCloud o Google Drive para hacer copias de seguridad en la nube, y también otras más para compartir contenido en WhatsApp. Sin embargo, no permite aplicaciones de envío masivo de mensajes, mensajería automática o metodologías similares.

Uso legal y aceptable. Debes acceder a nuestros Servicios y usarlos solo con fines legales, autorizados y aceptables. No usarás (o ayudarás a que otros usen) nuestros Servicios en formas que: (a) violen, malversen o infrinjan los derechos de WhatsApp, nuestros usuarios u otros, incluidos los derechos de privacidad, publicidad, propiedad intelectual o autor u otros derechos de propiedad; (b) sean ilegales, obscenas, difamatorias, amenazantes, intimidantes, acosadoras, agresivas, ofensivas desde el punto de vista racial o étnico, o que promuevan o fomenten conductas que serían ilegales, o de otro modo inadecuadas, incluida la promoción de delitos violentos; (c) impliquen la publicación de falsedades, declaraciones erróneas o afirmaciones engañosas; (d) se hagan pasar por otra persona; (e) impliquen el envío de comunicaciones ilegales o inadmisibles, como mensajería masiva, mensajería automática, marcado automático y metodologías similares; o (f) impliquen cualquier otro uso no personal de nuestros Servicios a menos que nosotros autoricemos lo contrario.

La clave está en el punto (e), ya que cuando estás utilizando la clásica aplicación para programar el envío de mensajes, realmente estás haciendo que los mensajes se envíen de forma automática a determinada hora, lo que entra en conflicto con las normas de la aplicación. Esto no quiere decir que te vayan a expulsar inmediatamente, pero sí que corres peligro de que esto pase cuanto más utilices aplicaciones con las que manipular los mensajes.

Tu información personal puede correr peligro

Nuestros Servicios pueden permitirte acceder, usar o interactuar con sitios web, aplicaciones, contenido y otros productos y servicios de terceros. Por ejemplo, puedes optar por usar servicios de copia de seguridad de datos de terceros (como iCloud o Google Drive) que se integran con nuestros Servicios o interactúan con un botón para compartir contenido en el sitio web de un tercero que te permita enviar información a tus contactos de WhatsApp. Ten en cuenta que cuando usas servicios de terceros, sus propios términos y políticas de privacidad regirán el uso de dichos servicios.

Otra de las cosas que tienes que tener en cuenta es que cuando te conectas a WhatsApp con otra aplicación pasas a depender de las políticas de privacidad de esa app. Por lo tanto, de nada sirven las políticas que los gobiernos le obligan a tomar a una empresa del tamaño de Facebook, ya que pasas a depender de otra aplicación que podría aprovecharse para cosechar los datos de los usuarios con fines que no estén del todo claros.

Esto no quiere decir que todas y cada una de las aplicaciones de terceros que utilicen WhatsApp sean peligrosas, pero si no estás del todo seguro de una app y quieres evitar cualquier riesgo lo mejor es no utilizarla.

Uno de los clásicos ejemplos de aplicaciones que se aprovechan de WhatsApp es el timo de WhatsApp Gold. Se trata de una app derivada de otra más vieja llamada WhatsApp Plus, y que acabó con casi todos sus usuarios expulsados de WhatsApp. Es uno de los mejores ejemplos de apps de terceros que prometen muchas cosas que luego no cumplen, pero que para cuando te das cuenta ya puede haberse llevado todos los datos personales que haya querido.

Permisos

Fíjate en los permisos de las aplicaciones, porque entre ellos puede estar el leer tus llamadas telefónicas y cambiar la configuración del móvil, así como ejecutar automáticamente aplicaciones o cerrar otras, e incluso obtener los datos de tu WiFi. Vienen a ser los mismos permisos que pide WhatsApp, pero sin que sus creadores estén sometidos a la estricta vigilancia a la que se somete a los de WhatsApp para controlar lo que hacen con tus datos.

Pones en peligro tu móvil

Además de tus datos personales, algunas de estas aplicaciones también pueden poner en peligro tu dispositivo. Ten especial cuidado con las apps que buscan reemplazar a WhatsApp, y nunca las instales desde fuera de Google Play. Cuando instalas las apk desde orígenes desconocidos realmente no tienes de manera de saber si estas apps llevan algún regalo dentro.

Se han detectado algunos troyanos que utilizan WhatsApp como puerta de entrada, y que una vez consiguen entrar en tu dispositivo desde apps de terceros pueden robar tus mensajes privados, activar la grabación de audio o conectarte a una WiFi controlada por los ciberdelincuentes para exponer todavía más tu móvil.

Las tiendas de aplicaciones oficiales de Android e iOS tienen métodos para intentar detectar apps maliciosas, por lo que guarda cuidado con las apks que te bajes de cualquier otra web. E incluso dentro de las propias tiendas oficiales, no te fíes demasiado de esas que te prometan mejorar las funcionalidades de WhatsApp.

Lo mejor que puedes hacer con WhatsApp es utilizar su aplicación oficial. Si echas de menos alguna opción, busca otra aplicación de mensajería que la tenga, pero intenta no recurrir nunca a aplicaciones de terceros en WhatsApp porque tienes siempre todas las de perder.

En Xataka | Cómo una estafa sobre Netflix y hackear Whatsapp gratis acaba dentro de las páginas de medios

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio