Compartir
Publicidad

Mercadona, cuidado: ésta es la tendencia en Estados Unidos de supermercados solo online

Mercadona, cuidado: ésta es la tendencia en Estados Unidos de supermercados solo online
Guardar
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La compra online cada vez es más habitual. De hecho en España más 12 millones de personas (según datos de Online Business School) han recurrido a tiendas de este tipo para adquirir bienes variados. Se han ganado la confianza de los compradores gracias a la seguridad en los pagos y a una buena gestión, en general, logística.

Productos de todo tipo, incluso alimentos frescos. De hecho, los supermercados han impulsado mucho la venta de estos últimos para comodidad de los clientes. Lo están haciendo bien pero Mercadona, Carrefour, Eroski y compañía deben tomar buena nota de lo que está ocurriendo en Estados Unidos porque la tendencia de los supermercados online viene pisando fuerte.

Comprar productos de alimentación en línea a veces causa un poco de escepticismo. Es normal: nos gusta ver lo que estamos comprando especialmente cuando no se trata del mismo producto en serie. Sin embargo, parece que la confianza en quien llena nuestro carrito online está aumentando.

En Estados Unidos hay estudios que señalan que las ventas de los supermercados online están aumentando entre un 15% y un 20% (según la zona) y que están teniendo mucha aceptación. ¿Quiénes están protagonizando este movimiento? Lo lógico sería pensar que grandes cadenas como Wal-Mart, Target o Shop Rite estuvieran tirando del carro. No, los protagonistas de esta historia son diferentes y a algunos ya los conocemos muy bien.

Instacart, la referencia de los supermercados online

Fundada en 2012, esta pequeña empresa con raíces en San Francisco se propuso un sencillo pero ambicioso objetivo: crear un supermercado online donde se pudiera servir los productos el mismo día. No estamos hablando ya de los magníficos tiempos logísticos de algunas compañías que tardan 24 horas en servirnos nuestro pedido.

Instacart se propuso ir más allá y de momento está cumpliendo con su meta ofreciendo pedidos de productos frescos el mismo día. Su proyecto es muy ambicioso pero están sabiendo hacer las cosas bien. Lejos de expandirse a lo largo y ancho de Estados Unidos (un territorio inabarcable para una empresa minúscula) han ido centrándose en pequeñas regiones para ir creciendo poco a poco.

Instacart User Interface

De este modo Instacart consigue dos piezas que son fundamentales para comprender el auge de los supermercados online en Estados Unidos. Por un lado tenemos la rapidez logística, servir en un día resulta clave para satisfacer a los clientes con productos tan sensibles como es todo lo relacionado con la alimentación. Por otro, hacerlo de forma local es una garantía de un buen servicio de entrega y además fomenta la creación de acuerdos con empresas de la zona.

Instacart como tal no es un almacen de productos como puede ser un supermercado convencional. Ellos ponen en contacto a una red de empresas que sí venden alimentos para orquestar un espacio común virtual donde los compradores pueden coger un poco de todo para que, finalmente, alguien de Instacart se encargue de coger los elementos de cada sitio y servirlos en un breve periodo de tiempo.

Las compras se pueden hacer tanto desde la web (probad a poner el código postal de algunas de las ciudades donde sirven) como con una aplicación móvil. El proceso es sencillo y, si compramos a una hora óptima, podemos tener el pedido en tan solo una hora en casa. No es lo habitual pero sí que es la opción más veloz que tienen a disposición de los clientes.

En sus dos años de vida, ha logrado cerrar 4 rondas de financiación por un valor total de 54,8 millones de dólares. Hace meses se decía que estaban cerca de conseguir 400 millones pero parece que de momento no será así. A día de hoy opera en quince ciudades de Estados Unidos y sus próximos planes pasan llegar a grandes urbes como Austin y Boston. Se han ganado la confianza de grandes supermercados que, en vez de hacer la guerra por su cuenta, han apostado por ellos y el caso más reciente es el acuerdo que firmaron con uno de los mayores supermercados de Estados Unidos: Whole Foods. Sin embargo, Instacart no está solo en este sector.

Amazon Fresh, Bezos también quiere vender comida

A estas alturas Amazon no necesita ninguna presentación: titán de la venta online con precios muy agresivos y un catálogo de producto realmente extenso. Además de garantizar unos tiempos de entrega muy rápidos (al día siguiente con Premium en muchos casos) es toda una referencia del sector. Todos la conocemos pero ¿sabemos que además de películas, tablets y videojuegos también se están montando su propio supermercado?

Amazon Fresh es la resurrección de una compañía pionera en la venta online llamada Webvan. Un supermercado en línea que debutó a finales de los noventa pero que no logró triunfar. Tras entrar en bancarrota, unos años más tarde fue resucitada por Jeff Bezos para convertirla en una subsidiaria de Amazon.

Amazon Fresh

El objetivo es parecido al de Instacart: impulsar la venta de productos frescos online a través de un servicio local estableciendo acuerdos con vendedores de la zona. Llevan en pruebas desde 2007 pero no ha sido hasta 2013 cuando se han empezado a expandir por California y la ciudad de Seattle.

De nuevo, nos encontramos con un servicio que es capaz de servir en el mismo día (si hacemos un pedido de más de 35 dólares) y que sirve todo tipo de alimentos frescos. Merece la pena echarle un ojo a la web y ver que en su catálogo tenemos desde frutas y verduras a ingredientes más sofisticados. Una cosa que hacen muy bien (aunque no sean los únicos) es “vendernos” recetas para que posteriormente compremos todos los productos necesarios para hacerlos. Perfecto, si tenemos en cuenta que podemos tener todo en cuestión de horas, cuando andamos faltos de inspiración y materia prima para cocinar.

Amazon Fresh tiene muchos motivos para convertirse en una referencia dentro de la venta de productos frescos online. Por un lado tiene toda la experiencia que ha ganado estos años con la matriz principal de la compañía. Segundo, y no menos importante, por su músculo financiero. Podrán acertar o no con sus decisiones, pero no cabe duda de que la compañía de Jeff Bezos cuenta con recursos económicos para ser líderes. Eso sí, no son el único gigante en el escenario.

Google Shopping Express, una apuesta muy agresiva

Sí, de los muchos negocios que tienen los de Mountain View uno de ellos es también la venta y entrega de productos en el mismo día. Se anunciaron en marzo del 2013 para comenzar a operar en San Francisco y en poco más de un año (mayo de 2014) se expandieron por otras grandes urbes como Nueva York y Los Ángeles. De los tres grandes protagonistas de esta historia, es quien viene pisando con más fuerza.

Google

Primero porque es quien está garantizando periodos de entrega más agresivos: entre tres y cinco horas recibiremos lo que hemos comprado. De momento el servicio tiene un periodo de seis meses de envíos gratuitos pero luego tendremos que pagar una cuota parecida a la que Amazon cobra con su Premium por ejemplo.

Google cuenta con una red de Toyota Prius y Ford Transit para hacer las entregas de sus pedidos lo antes posibles. De nuevo, relación estrecha con los vendedores de la zona como clave para entender por qué son capaces de vender tan rápido. Eso sí, la propuesta de Google no solo vende productos de supermercado, también cubre otras categorías.

La zona más noble de la empresa confía en este proyecto y la prueba de ello son los 500 millones que han recibido de presupuesto para posicionarse respecto a la competencia. Una cantidad enorme si tenemos en cuenta que Instacart solo cuenta con una décima parte de esa cantidad y gracias la inversión de diferentes agentes. Más allá de estos tres protagonistas, hay otros actores secundarios a los que debemos seguir de cerca.

FreshDirect, su reino es la costa este

FreshDirect se sale un poco de la norma si la comparamos con el resto. Empezaron hace años, en 2002, cuando un broker especializado en alimentación (Joe Fedele) y su su socio Jason Ackerman decidieron crear una empresa de venta de productos frescos en línea utilizando la filosofía del just in time: entregar rápido para consumir los menos recursos posibles.

Freshdirect

Poco a poco se han ido expandiendo por la costa este: Nueva York, New Jersey, Philadelphia… Sus acuerdos con productores de la zona son muchos aunque también cuentan con un gran almacén (28.000 m2) en Long Island desde donde sirven a muchas zonas de la costa.

En 2011 intentaron una expansión fuera de Estados Unidos cuando Morrisons (una cadena inglesa) compró el 10% de FreshDirect con el objetivo de aprender sobre la venta online y aprovechar esta experiencia para llevarla a Reino Unido. Se ve que no obtuvo lo que buscaba porque tres años más tarde vendió todas sus acciones.

Se han colocado en la zona con precios muy competitivos, aunque fuera de ella no son los más económicos. Hacen mucho foco en los productos locales y tienen un buen catálogo. Eso sí, veremos qué ocurre con ellos cuando a Google, Amazon o Instacart entren a por el asalto de la costa este de los Estados Unidos.

Peapod, pioneros de los supermercados online

Peapod es otra de las veteranas de la venta online. Aunque su fundación se produjo en 1989, no fue hasta 1996 cuando empezaron a vender online. Es ahora donde están viviendo su mejor momento: sirven 23 millones de pedidos a lo largo del año y cuentan con el apoyo de Ahold US, uno de los principales proveedor internacionales de alimentos.

Peapod 1

A día de hoy esta empresa original de Illinois opera en 24 ciudades de los Estados Unidos. De hecho, de los supermercados que hay de esta naturaleza es el que más se ha expandido. Eso sí, no tiene las garantías de servir en el día como ocurre con las tres primeras que hemos citado.

Eso sí, tener a un socio como Ahold les ayuda a tener un catálogo de productos muy amplio así como ser competitivo en los precios. Su única pega es que no entregan en el mismo día pero teniendo en cuenta la variedad de productos y la experiencia que tienen en este tipo de ventas casi resulta un mal menor.

Veremos si esta tendencia llega a España pero sería una forma excelente de revitalizar el producto de los pequeños productores de las zonas y hacerle la competencia a las grandes superficiales comerciales que pueblan a lo largo y ancho del país. Su servicio es cómodo, ofrecen productos frescos y a precios competitivos y entregan a casa en cuestión de horas. Tomad buena nota.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos