Compartir
Publicidad
Publicidad

Revisión: Archos 204

Revisión: Archos 204
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Solemos asociar el nombre de Archos a reproductores con grandes pantallas, discos duros de abundante capacidad y reproducción de vídeo, además de cosas como Wi-Fi. Pero este fabricante también dispone de dispositivos más pequeños, como el Archos 204, que hemos tenido la oportunidad de probar estos últimos días.

Recordamos que este reproductor tiene una capacidad de 20 GB, unas dimensiones de 7.6 x 5.9 x 1.9 centímetros y un peso de 10 gramos. En la caja del reproductor no encontraremos demasiados extras: un cable USB y los auriculares, además de un minimanual, puesto que el manual completo viene en el propio reproductor.

El Archos 204 puede sincronizarse con el ordenador o bien mediante Windows Media Player o funcionando como un disco duro externo. Al usarlo bajo Mac seleccionamos esta segunda opción desde el menú de configuración del dispositivo. Una vez configurado de esta manera, solo es necesario arrastrar los ficheros del ordenador al reproductor el cual, una vez desconectado, actualizará su base de datos interna con las nuevas canciones.

Una vez hemos introducido la música en el reproductor podemos seleccionarla por artista, por género, por año,... aunque también dispone de la opción de navegar directamente por el disco duro. Desde cualquiera de estas opciones es posible crear una lista de reproducción de manera sencilla, siempre que sepamos como se hace, para lo cual tuvimos que recurrir al manual. El proceso es tan simple como mover el joystick a la derecha para que se cree una ventana donde iremos introduciendo las canciones que queremos que vayan a la lista de reproducción. Posteriormente podremos grabarla, cambiarle el nombre,... Las listas de reproducci´ón son simples ficheros M3U, por lo que podemos crearlas también desde el ordenador.

La reproducción de música es muy simple y tampoco da para contar mucho más. En realidad, el reproductor tampoco da para mucho más, ya que sus opciones no son demasiado amplias. No dispone de sintonizador de radio ni, extrañamente, de visor de vídeos, aunque con la pantalla de 1.8 pulgadas que incorpora tampoco parece una gran opción ver vídeos allí. Lo que si podremos ver son fotos, con la sencilla aplicación que incorpora.

El tamaño y el peso del reproductor son los adecuados para la capacidad que tiene, aunque la primera vez que lo tienes en la mano puede resultar un poco pesado ya que parece que tenga que pesar menos. Por lo demás, no me ha gustado nada el control en forma de joystick, ya que lo hace bastante difícil de manejar con una sola mano cómodamente.

A pesar de eso, poco más se puede pedir teniendo en cuenta que es posible encontrar este reproductor por unos 160 euros.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos