Compartir
Publicidad
Publicidad
Comparativa a fondo de la cámara frontal de los mejores smartphones: ¿qué móvil consigue mejores “selfies”?
Análisis

Comparativa a fondo de la cámara frontal de los mejores smartphones: ¿qué móvil consigue mejores “selfies”?

Publicidad
Publicidad

Hablamos mucho de la cámara trasera de los smartphones porque su evolución es tan espectacular como notoria, pero lo cierto es que la cámara frontal tampoco se queda atrás. Una parte que ha cobrado importancia en la elección de los móviles por el auge de las autofotos o selfies y que también merece su análisis, así que hemos cogido cinco de los mejores móviles de la actualidad y hemos comparado las cámaras frontales.

Aquí solemos tener calidades inferiores a las traseras, pero los fabricantes complementan esto en la medida de lo posible con añadidos de software para facilitar la toma o dando la opción al usuario de "mejorar" el resultado con retoques al más puro estilo Photoshop. Así, aprovechando la ocasión de tener el Samsung Galaxy S8+, el Huawei P10 Plus, el LG G6, el iPhone 7 Plus y el Google Pixel XL los hemos puesto a prueba a nivel de resultado, de posibilidades de la app y de facilidad.

¿Qué ofrece cada cámara y cada aplicación?

Antes de meternos de lleno en cómo de guapos (y sobre todo, de fieles a la realidad) nos saca cada una de las cámaras frontales de estos móviles, no está de más pararse a repasar tanto el hardware como el software que tenemos en cada caso como hicimos al hablar de la cámara trasera. En este caso solemos tener menos posibilidades dada la limitación de la cámara, pero lo habitual es tener algunas herramientas como el temporizador o el disparo con gestos, así como los toques de los denominados "modos belleza".

Samsung Galaxy S8 Plus

La cámara frontal experimenta una mejora más notable que la trasera si tenemos en cuenta la evolución desde los modelos anteriores (los Galaxy S7), siendo de 8 megapíxeles con una lente de apertura f/1.7 y pudiendo grabar en resolución QHD. De cara a las autofotos, la app nos da posibilidad de ajustar el tono de piel, la iluminación, alargar la cara, agrandar los ojos y aplicar una ligera corrección para evitar la distorsión por la curvatura de la lente.

Samsung Galaxy S8+, interfaz de cámara frontal Las correcciones de rostro se ajustan con deslizables, y se accede a ellas con un botón directo al igual que a las máscaras. A los modos de selección de enfoque y mayor angular se accede con un swipe hacia la izquierda, como en la trasera

Como con la trasera, podemos aplicar el modo de enfoque selectivo, además de seleccionar un enfoque de mayor angular para selfies grupales o el disparo virtual. Como aliciente muy al estilo Snapchat o Instagram Stories, podemos aplicar distintas máscaras, y el flash es emulado por la pantalla.

Huawei P10 Plus

También 8 megapíxeles pero con apertura f/1.9, aunque esto lo complementa con el "modo vertical" (como han llamado el modo retrato) en el que se fuerza algo más el desenfoque. Tiene un acceso directo a ls filtros como en el caso de la cámara delantera y también incorpora un modo artístico y uno vertical que ya vimos al hablar de la cámara frontal en la comparativa de modos de desenfoque, encargándose de añadir desenfoque o cambios en la temperatura de los blancos, el contraste y la iluminación respectivamente.

Huawei P10 Plus, interfaz de cámara frontal Podemos activar o desactivar el modo vertical (icono en ámbar en la barra de la izquierda), los filtros (el icono en gris sobre éste) y añadir el modo artístico (icono en ámbar en la esquina superior derecha, se encuentra seleccionado en la imagen). El modo vertical tiene 10 grados y se ajusta con un deslizable que se despliega al pulsar el icono en el campo de visión.

LG G6

En este caso tenemos 5 megapíxeles para la frontal de este terminal con un angular de 100 grados, habilitándose dos modos de amplitud por si queremos hacer un selfie grupal. Además de esto podemos ajustar el tono de piel, la iluminación o aplicar filtros. El flash es simulado por la pantalla, iluminando con un tono blanco rosado si lo activamos.

LG G6, interfaz de cámara frontal Podemos disparar con gestos o comandos de voz, además de ajustar el angular de la fotografía (en los iconos de la parte superior, en la imagen se encuentra activo el de mayor angular). Los filtros o la corrección de tono de piel e iluminación están al lado de los disparadores de foto y vídeo, regulándose deslizando. Aunque aparece el icono de modos, esta cámara no dispone de modo manual (si lo seleccionamos nos lleva al manual de la trasera).

iPhone 7 Plus

En la frontal tenemos una evolución a 7 megapíxeles desde los 5 del 6S Plus, con la incorporación de estabilización electrónica de imagen y un nuevo procesador de imágenes, y Retina Flash (simulado con la pantalla).

iPhone 7 Plus, interfaz de cámara rontal La sencillez impera en las opciones del iPhone 7 Plus. Podemos añadir filtros, habilitar el flash o disparar en HDR.

Google Pixel XL

Sensor Sony Exmor R 179 de 8 megapíxeles para el móvil grande de Google, con apertura máxima f/2.4. La app permite escoger la temperatura de los blancos según los ajustes preestablecidos que ofrece, añadir cuadrícula o habilitar el modo HDR+. El flash es también simulado por pantalla.

Google Pixel XL, interfaz de cámara frontal Al pulsar sobre el icono del mercurio, aparecen los preajustes de temperatura de blancos. Además de esto, el flash, la cuadrícula o el temporizador, está la posibilidad de disparar en HDR+.
Samsung Galaxy S8+ Huawei P10 Plus LG G6 iPhone 7 Plus Google Pixel XL
Megapíxeles 8 megapíxeles 8 megapíxeles 5 megapíxeles 7 megapíxeles 8 megapíxeles
Apertura máxima f/1.7 f/1.9 f/2.2 f/2.2 f/2.4
Flash Simulado con pantalla Simulado con pantalla Simulado con pantalla Simulado con pantalla
HDR No No
Ajustes de belleza Sí (tono de piel, iluminación, alargar la cara, agrandar los ojos) Lo que se aplica con el modo vertical y artístico Sí (tono de piel e iluminación) No No
Modo de enfoque selectivo/refocus/retrato Sí (enfoque selectivo) Sí (modo vertical y artístico) No No Sí (indirecto)
Otros Corrección de la curvatura por distorsión de la lente, selfies grupales, stickers, grabación hasta QHD Filtros, selfies grupales Gran angular (100 grados), filtros Filtros, estabilización electrónica, vídeo a 1080p Vídeo a 1080p

Ahora sí, pasamos a comparar las imágenes obtenidas con cada una de las cámaras. Como hicimos en la comparativa de modo retrato, hemos probado en varios entornos y grados de iluminación, así como las distintas opciones que las apps ofrecían en cada caso. El palo de selfie lo hemos aparcado en esta ocasión, valiéndonos de nuestro brazo como soporte y viendo lo cómodo que es en cada caso disparar (con botones virtuales o físicos).

Autorretratos en exteriores con buena luz

Samsung Galaxy S8+

Con lo de poder cambiar de cámara deslizando hacia un lado en cualquier punto del campo de enfoque ayudará si se nos ocurre hacernos un selfie en plena sesión de fotos con la cámara trasera (eso sí, mejor algo de práctica para que este movimiento sea una ayuda y no una molestia). Con buena luz el nivel de detalle en primer plano es bastante bueno, viendo que por ejemplo no hay borrones ni artefactos en los pelos sueltos sobre el fondo o en la melena.

La pérdida de detalle en el fondo ocurre ya aquí, pero no es algo que llame la atención y está dentro de lo que cabe esperar. Quizás echemos en falta algo de saturación en el fondo, pero teniendo en cuenta que esto afectaría (y no para bien) al primer plano lo consideramos adecuado, y lo que podemos ver es la curvatura de la lente, bastante notable (aunque podemos corregirla).

Samsung Galaxy S8+ El viento nos vino bien para ver qué tal las frontales con el detalle del pelo. En primer plano la cámara subjetiva del S8+ se porta bien en este sentido, también en el color teniendo en cuenta la proximidad y la iluminación directa. Lo que se aprecia en el fondo es una acusada curvatura por la lente (se nota mucho en la línea del mar).

Con una luz más intensa (y cuanto más clara, peor) a la misma distancia focal, el enfoque automático falla en ocasiones, yéndose a lo que esté más alejado y probablemente más detectable (por contraste, iluminación o distancia).

Samsung Galaxy S8+ La luz directa y relativamente intensa no me sienta bien a mí y parece que tampoco al enfoque automático. Éste nos la juega un poco aquí, y en los pocos segundos que tardamos en auto-enfocarnos y disparar se nos va hacia el fondo.

Menos problemas con una luz menos intensa y algo menos blanca, sobre todo enfocando y exponiendo sobre el rostro, con una foto más equilibrada (veremos que en el fondo no tanto, sobre todo si no tiramos de HDR, aunque es normal por la iluminación). Bastante evidente también el grado de curvatura de la lente, aunque no afecta de manera negativa al rostro aunque esté en un borde.

Samsung Galaxy S8 Plus Mucho más agradecida cuando la luz es menos intensa, al menos con el primer plano. Buen nivel de detalle aquí, una pérdida dentro de lo normal en el fondo, pero lo que llama la atención aquí es lo bien que se aprecia la marcada curvatura por lente (esto ocurre siempre en cierto grado), si observamos el borde izquierdo (las líneas del horizonte y del embarcadero).

Huawei P10 Plus

A veces demasiadas opciones pueden jugar una mala pasada, sobre todo en algo espontáneo y rápido como es a veces un autorretrato (o selfie grupal). Aquí no tenemos el modo apertura, pero sí los vertical y artístico como mostrábamos en la introducción, y su aplicación variará según la escena, y el vertical será el que probablemente nos compense evitar sobre todo si no vamos a tener todo el tiempo o todas las ocasiones de disparo del mundo.

La cámara, por su parte, saca buen nivel de detalle en luz abundante y media en lo referente al primer plano. No tenemos per se un efecto belleza como solemos ver en las apps de muchos fabricantes (especialmente orientales), pero el modo artístico aplica cierto efecto "porcelana" en la piel al aplicarse.

Huawei P10 Plus El desenfoque del modo vertical es muy irregular, y no queda nada bien con borrones sobre el rostro y un desenfoque demasiado exagerado para el fondo. También quita detalle en el rostro, puede que aplicando algo de "efecto belleza". En el disparo normal vemos buen nivel de detalle en el primer plano y la pérdida esperada en el fondo, teniendo en cuenta que la luz es media.
Huawei P10 Plus Con luz abundante logramos mantener el enfoque en el primer plano y mantiene un buen nivel de detalle.

Comentábamos al hablar de la app que también tenemos la posibilidad de usar los modos especiales para añadir efectos al post-procesado. Probamos a aplicar el modo artístico, así como la suma de éste al modo vertical. Aquí depende en alto grado del gusto, pero más allá de "efecto porcelana" y demás lo que es objetivamente irregular es la aplicación del desenfoque.

Huawei P10 Plus Jugando con las posibilidades del Huawei P10 Plus. La superior es sin aplicar nada, la del medio es aplicando el modo artístico y la tercera añadiendo a éste el modo vertical. Vemos que el modo artístico no es tan agresivo como en interiores en la cámara trasera, pero se nota en la tez que hay ese "efecto porcelana" tan característico de los modos de "belleza". El modo vertical no aplica demasiado bien el desenfoque en los puntos cercanos al primer plano, con borrones en la esquina superior derecha (sobre el cabello) y zonas no desenfocadas del fondo en la zona cercana al pelo.

LG G6

El último buque insignia de LG saca pecho en el gran angular y dispone la opción de selfie panorámica (o mejor dicho grupal, como indica el icono que lo activa) además de un modo de belleza ajustable en cuanto a iluminación (situar un foco artificial a la derecha o la izquierda), el tono de piel y los filtros.

De día veremos que se defiende según situaciones, aunque la iluminación intensa o un entorno con relativamente poco contraste tampoco van a favorecer a la cámara echando de menos algo de nitidez, sobre todo en el fondo. Mejor lo vemos, que en este tipo de posts las imágenes valen más que millones de palabras.

LG G6 Con luz abundante pero no intensa el resultado es más que aceptable. Viendo el resto de instantáneas en el mismo momento parece que aquí haya algo más de corrección de nitidez en el post-procesado (viendo las olas del mar), pero tampoco es excesivo y no afecta al primer plano.
Lg G6 Disparo activando las opciones opciones de belleza, concretamente el tono de piel. Vemos que aplica ese "efecto porcelana" que solemos ver pero que además aparecen "manchas" de desenfocado que no teníamos antes.

La luz directa e intensa pone a prueba a todas las frontales, y el G6 no es una excepción. Aquí, dejando a un lado el tono de la piel, lo que se aprecia es una pérdida de nitidez ya en el primer plano (la del fondo no es llamativa más allá de lo esperado).

Lg G6 Con iluminación directa e intensa se aprecia una pérdida de nitidez que afecta al primer plano (se nota en el pelo, sobre todo si comparamos con otros terminales) aunque compensa bien la iluminación dentro de lo posible. En el fondo también falta algo de detalle, aunque no es algo llamativo teniendo en cuenta condiciones y cámara.

iPhone 7 Plus

La sencillez ha caracterizado la app de cámara del iPhone de manera histórica, algo que tiene tanto buena acogida como detractores (los que queremos tener la opción de pararnos a ajustar y hacerlo difícil). Las opciones para la frontal y la trasera en cuanto al disparo fotográfico son similares, salvo que la primera no tendrá modo retrato como ya vimos, pero sí HDR, ajuste de la exposición y temporizador. De ahí que nos tengamos que olvidar de modos de "belleza" y opciones de disparo por voz o gestos.

Con luz media o abundante logra un resultado bastante natural y con buen grado de detalle, aunque saturará más que otras cámaras (sin que quede exagerado siempre). Lo que veremos que sí queda excesivo según casos es el HDR, que dependiendo de la iluminación equilibrará el fondo cuando el modo normal "elimina" el cielo (por sobreexposición) pero puede que acentúe los bordes en primer plano, quedando agresivo.

iPhone 7 Plus Disparo normal, sin HDR. Bastante equilibrado y natural, con buen nivel de detalle sobre todo en primer plano y con una saturación y temperatura algo mayor que en otros casos, pero en un nivel aceptable y acorde con la situación.
iPhone 7 Plus A la izquierda disparo normal, a la derecha con el HDR activado. Atendiendo al fondo puede percibirse algo de lo que comentábamos sobre el cielo (el HDR compensa la exposición y suele salir más equilibrado en cuanto a ésta), pero en cuanto al rostro y al pelo queda un resultado demasiado agresivo y dramático, con bordes acentuados y exceso de contraste.

A lo largo del artículo veremos que el HDR no siempre perjudica y que en ocasiones la combinación de disparos en varias exposiciones dará un nivel de detalle en el rostro y un tono que quizás sin este modo echemos en falta (piel demasiado pálida, ausencia de pecas, etc.), y también el cielo en el fondo. Pero con abundancia de luz suele ser excesivo, como vemos en los ejemplos.

En todo caso, como podemos activar que se guarden ambas copias al disparar e HDR, quizás compense activarlo siempre que usemos la frontal si no sabemos qué foto nos gustará más.

iPhone 7 Plus Algo menos de diferencia en este caso entre los modos de disparo. Con luz abundante se nota más el plus de saturación en tonos cálidos (los naranjas del rostro), aunque así evita en parte la sobreexposición.

Google Pixel XL

Sencillez también en la app de serie de los teléfonos de Google. En este caso veremos que según la iluminación equilibrará mejor la temperatura y la saturación, y el enfoque también tendrá más vida propia si las cosas se ponen difíciles.

Google Pixel XL Una instantánea bastante equilibrada. Buen nivel de detalle en el primer plano y saturando menos que en otros casos.

Aunque toca recurrir a una especie de truco, podemos habilitar el modo de enfoque selectivo también en la cámara frontal (no directamente, sino que hay que activarlo en la trasera y cambiar de cámara). El procedimiento es el mismo: encuadrar y mover en el ritmo y dirección que nos indica la pantalla, y ya luego el software hace su labor.

No será fácil que nos acepte el movimiento (es más complicado acertar con esta perspectiva de la cámara frontal), pero según la iluminación sí nos lo aplicará con más o menos facilidad (que no acierto).

Google Pixel XL Probando el modo de enfoque selectivo. La aplicación es algo irregular sobre todo con el pelo, aunque otros bordes tampoco se salvan de las "manchas" (el hombro en la foto de la izquierda, por ejemplo). Esto ocurre tanto con la luz de cara como parcialmente en contra, y poniendo la mano bien más cercana o bien más lejos conseguimos despistarlo aún más.
Google Pixel XL Ligera subexposición y una saturación descompensada (más en tonos fríos, como el azul del cielo), quizás por tener una temperatura algo más baja que en las anteriores (misma situación). El enfoque baila un poco, similar a lo que ocurría con el S8+.

Autorretratos en interiores

Una situación en la que las cámaras de smartphone suelen sufrir bastante y las acuarelas y el ruido no suelen tardar en salir, sobre todo cuando se trata de las más básicas. Aquí veremos cuál se luce más sobre todo a nivel de detalle, uno de los puntos más críticos sobre todo si la luz es poco abundante.

Samsung Galaxy S8+

El resultado de la frontal del S8+ en interiores es bastante natural con una iluminación media, ajustando bien la temperatura de los blancos en cada caso (quizás algo demasiado cálidos en alguno). Eso sí, la naturalidad se esfuma si recurrimos a las herramientas de "belleza", más o menos como veíamos en exteriores aunque con un resultado algo mediocre debido a la mayor exigencia.

Samsung Galaxy S8+ Es fácil deducir qué se ha aplicado aquí sin ni siquiera ver otras instantáneas o haber usado el teléfono: los ajustes de "belleza". Aunque hay que decir que los pusimos todos al máximo y que el que tiene un efecto más perceptible es el del tono de piel (con el "efecto porcelana").

Un balance de blancos demasiado cálido con luz menos directa (veremos por disparos con otras cámaras que no es demasiado fiel a la realidad, siendo la escena de un blanco algo más frío), y también varía el nivel de detalle de una situación a otra. Pero el resultado es bastante bueno en interiores con iluminación media.

Samsung Galaxy S8+ Sin añadidos y probando distintas iluminaciones. Mejor resultado en la de la izquierda, con una luz más fría y menos intensa (mejor grado de detalle), aunque ambas están equilibradas teniendo en cuenta la situación.

Huawei P10 Plus

La frontal del P10 Plus en esta situación algo más exigente sale bastante airosa, con un HDR suave y relativamente equilibrado. Lo que tampoco nos gusta aquí es el resultado que tenemos si aplicamos los modos vertical y artístico, con inconsistencias en el fondo, si bien son algo más naturales (dentro de lo posible) que la aplicación de ajustes de "belleza" en eel S8+.

Huawei P10 Plus Disparo con el HDR activado. Se nota sobre todo en el pelo (es bastante habitual), pero en general no es demasiado agresivo ni dramático. Buen nivel de detalle.
Huawei P10 Plus Salvo por el pelo (foto de la derecha, la parte entre el hombro y la mejilla), el primer plano está bien salvado con los modos activados, pero en el fondo vemos inconsistencias (además del enfoque, zonas demasiado saturadas y cálidas, tendiendo al rojo). Mucho más equilibrado (y obviamente natural) el disparo normal.
Huawei P10 Plus Comparativa Con otra iluminación (más luz, pero en contra) la aplicación de modos no mejora el resultado. Hay un borrón de hecho justo en la misma zona, y nos aplica un efecto porcelana que quita naturalidad y calidad al disparo. El disparo normal tiene algo menos de detalle aquí que en la anterior situación.

LG G6

La frontal del G6 sufre algo más si ponemos paredes y cristales velados a la luz del día. Un resultado mediocre que nos evoca a anteriores LG G y un balance de blancos algo frío por defecto. Y la sorpresa de un HDR que tiene un resultado variable en un mismo disparo.

LG G6 Una instantánea de una calidad mediocre que nos recuerda incluso a pasados LGs (como el G3 ó G4). Nivel de detalle muy bajo y una temperatura de blancos demasiado fría.
LG G6 Si hay un solo grado de HDR, ¿cómo es que hay tres muestras? El disparo normal es la fotografía del centro, y los otros dos están hechos activando el HDR. Nos ha sorprendido que la aplicación de éste en la misa situación tiene un resultado muy variable (se nota mucho más en la foto de la derecha).

iPhone 7 Plus

En interiores la frontal del iPhone 7 Plus nos da un resultado con un buen nivel de detalle y una temperatura de los blancos bastante fiel a la realidad. Más contraste en algunas situaciones que en anteriores ocasiones en ese primer plano con la luz relativamente en contra (en disparo normal) que puede compensarse con el HDR (hablando del rostro), aunque este modo también se pasa de la raya en esta situación marcando demasiado.

iPhone 7 Plus Sin HDR las fotos salen con un nivel de contraste más alto que queda menos natural que en otros casos. Buen nivel de detalle y temperatura de blancos bastante realista, sin tender a lo cálido.

Como decíamos antes, si no queremos correr riesgos nos compensará parar un segundo a activar el HDR, para que el iPhone nos conserve ambos disparos (con él activado y sin él). Si lo dejamos en HDR automático guardará una u otra según se active, y si no conocemos demasiado la cámara o no estamos seguros de qué opción nos gustará más, nos arriesgamos a que quede sólo el disparo que no nos gusta (un cielo blanco o un rostro con demasiado contraste sin HDR, o bordes demasiado marcados con él).

iPhone 7 Plus Según la situación y la iluminación, el optar por el disparo múltiple del HDR puede equilibrar o todo lo contrario. Lo veíamos en el exterior y también lo vemos en interiores, de modo que nos gusta más en este caso sin él.

Google Pixel XL

El de Google tampoco tiene la cámara que más detalle saca en esta ocasión y el contraste y los negros dependerán de la situación, con carencias del primero en algunos casos o negros más intensos que en otras cámaras. Con la luz a favor tenemos un nivel de detalle y una compensación de iluminación y contraste muy natural en el rostro, no tanto en el fondo o en el pelo (con demasiada sombra y negros).

Google Pixel Xl Menos nivel de detalle con el Pixel XL y quizás nos gustaría algo más de contraste. La instantánea también queda algo más cálida que en otros casos.
Google Pixel XL Más natural con esta iluminación (es menos exigente). Aunque el fondo tiende al rojizo, no hay un exceso de saturación en general (de hecho el rostro está más equilibrado que en otros casos, como en el anterior). Quizás negros algo más oscuros que en otros casos, pero en un punto adecuado.

Autorretratos por la tarde/con luz media

A media luz la cosa se pone algo más difícil para las cámaras, especialmente si hablamos de la pequeñísima ingeniería de los smartphones y si lo hacemos de la frontal, aún más reducida y básica. El detalle y los colores empeorarán con respecto a situaciones más favorables, por lo que se convierte en una prueba más dura y de ese modo en una manera de sacar pecho ante el resto.

Samsung Galaxy S8+

Aprovechamos estas condiciones algo más exigentes para comparar el efecto del HDR y el de los modos de belleza, viendo qué tal se portan cuando la luz es menos favorable y si compensa su aplicación. En el primer caso las diferencias más evidentes suelen estar en la acentuación de los bordes en el rostro y pelo (estando la clave en que ésta quede en su justa medida) y el cielo, dado con que con el disparo combinado del HDR se suele salvar el azul que un disparo con exposición única a veces pierde (según la toma de luz).

Samsung Galaxy S8+ La aplicación de HDR supondrá siempre recuperar algo del azul del cielo, pero también que haya un efecto de remarcar bordes que puede que no nos guste. En esta ocasión se nota tanto en cara como en el fondo (los bordes de las plantas y las nubes). En el disparo normal se aprecia algo menos de detalle que con buena luz, pero nada que no quepa esperar en esta situación.

Parándonos algo más en el disparo probamos las opciones para "belleza" que dispone la app del terminal. Aunque no es algo para todos los gustos y requiere su momento y pruebas, tiene su público, y en este caso la aplicación es bastante correcta (nada natural, pero precisamente lo que no suele buscarse aquí es naturalidad, sino "perfección").

Samsung Galaxy S8+ Amantes del Photoshop y los retoques de "belleza", el S8+ es vuestro amigo. Casi no haría falta la señalización en la fotografía, pero lo cierto es que el efecto se aplica bien, sin irregularidades o manchas, de hecho se aplica incluso en el brazo. En cuanto al resto de fotografía, vemos que es similar en detalle y color en el fondo y que, al contrario que el modo artístico del P10 Plus, no satura más ni añade más drama o mayor temperatura.
Samsung Galaxy S8+ Los días nublados suelen poner las cosas algo más difíciles. Aquí el modo normal no nos saca ni un ápice de azul y se aprecia mayor pérdida de detalle en el fondo que con algo más de luz. El primer plano lo salva bien.

Yendo algo más allá de la autofoto espontánea, rápida y convencional están las bondades extra de la app de Samsung. En la aplicación del modo de enfoque selectivo nos encontramos con algo similar a lo que veíamos en la cámara trasera (probablemente sea un efecto que dependa poco de lo que sensor y lente saquen), y bueno, los stickers, todo muy Snapchat/Instagram Stories (pero en estático).

Samsung Galaxy S8+ Una muestra del modo de enfoque selectivo con la cámara frontal. Con luz media el contraste entre superficies es algo menor, y puede que por eso surjan más errores (zonas del pelo, borrones sobre éste o zonas sin desenfocar en el fondo). Además, al no haber una aplicación gradual según la profundidad, la rodilla queda demasiado "lejos".
Samsung Galaxy S8+ Tampoco hace falta especificar cuál es el disparo normal. En éste vemos buen nivel de detalle y luminosidad y colores bastante equilibrados, sin palidecer el rostro como veremos en otros casos debido a la iluminación, o como vemos justo en la foto en la que nos aplicamos la máscara. El rostro se detecta sin problemas, así como las distintas partes, muy similar a otras apps que tiran de reconocimiento facial para la aplicación de máscaras.

Huawei P10 Plus

Quizás los fondos no sean lo más importante en una autofoto, pero eso no quita que no nos fijemos y que haya quien los cuide más y quien menos. Además, están los efectos de desenfoque que algunos teléfonos dan opción de aplicar también en la cámara frontal como es el caso de este terminal, pero a continuación veremos que en según qué situaciones la aplicación del desenfoque va a ser más errática y compensará quedarnos en el disparo normal.

Huawei P10 Plus La frontal del Huawei P10 Plus sufre bastante en esta situación, acentuándose la pérdida de detalle en el fondo. Esto hace que al aplicar los modos vertical y artístico el fondo quede como en acuarelas, salvándose más o menos el primer plano, pero con una aplicación irregular del desenfoque.

El modo vertical tiene en general un resultado más irregular si la luz escasea, probablemente debido a la detección del primer plano (el área a no desenfocar), algo más compleja sin contraste. Quizás el resultado sea satisfactorio para usuarios poco exigentes o para redes sociales, o bien aquellos que busquen ese toque menos natural y más efectivo visualmente, eso sí.

Huawei P10 Plus Aquí resuelve algo mejor el fondo, pero la aplicación sigue siendo irregular con el pelo (es también de lo más complicado) y se nota más el efecto sobre la piel, aporcelanado (se han usado tanto el vertical como el artístico).

Con el disparo normal el nivel de detalle es bueno en el primer plano y el secundario, más pobre en el fondo aún con la luz a favor (lo vemos en el primer ejemplo con la casa detrás). Y aunque con menos luz compensa algo peor las sombras y los negros, de nuevo aquí nos quedamos con el disparo normal, mucho más natural y equilibrado.

Huawei P10 Plus El disparo normal salva la instantánea bastante bien, con los negros algo más intensos pero sin que haya subexposición ni afecte al rostro. La aplicación de los modos, por el contrario, sobreexpone y la piel queda demasiado pálida (al menos para nuestro gusto), habiendo una aplicación exagerada del desenfoque (no tenemos profundidad en el fondo, además) y eliminando detalles del rostro (incluso pelos).

Google Pixel XL

La frontal del smartphone de Google se defiende bastante bien en esta situación, tanto a nivel de detalle como de iluminación, y sin que nos tengamos que pelear con el enfoque o alguna otra cosa. Vemos que el fondo por ejemplo lo salva mejor que el P10 Plus.

Google Pixel XL Con la (poca) luz a favor, el Pixel XL se defiende bien en su cámara frontal, con buen nivel de detalle en el frontal y salvando las nubes que en otros casos ni veremos. Puede parecer algo subexpuesta, pero en realidad guarda bastante bien la iluminación real de la situación, sin palidecer.

Como el Galaxy S8+ y el P10 Plus, el Pixel también puede aplicar el efecto refocus en la cámara frontal (con el truco que hemos comentado antes, eso sí). De hecho, nos gusta más cómo salva en este caso, sin demasiadas zonas por enfocar en el fondo ni "manchas" que sean tan evidentes como en otros casos o afecten al rostro (el pelo, para variar, será la zona más crítica).

Google Pixel XL La aplicación del desenfoque es más regular que la que veíamos en otros casos, sin ser perfecta (por ejemplo, puntos críticos como el pelo o la antena en la parte superior, que no desenfoca). Quizás quede artificial, aunque esto ya es casi más cuestión de gustos, el caso es que no vemos errores ni defectos tan marcados.

Algo peor queda con el HDR+, dejando un resultado más exagerado que no nos acaba de convencer con respecto al disparo sin él.

Google Pixel XL El HDR queda algo excesivo en este caso, no tan intenso como en otras situaciones o cámaras pero bastante marcado sobre todo el rostro y la hierba. Al pelo no le sienta mal el plus de contraste, estando más equilibrado.

LG G6

La frontal del G6 sufre en estas situaciones bastante y se le nota. La falta de luz es enemiga natural de las cámaras, sobre todo de los smartphones, pero veremos que le encontramos las cosquillas antes que a otras. El primer plano, no obstante, suele salvarse a nivel de equilibrar la exposición y sin una pérdida de detalle exagerada (conservando pecas y otras irregularidades).

LG G6 El primer plano sale bastante equilibrado, pero la falta de detalle en el fondo y el cielo quedan algo peor que en otros casos. Selfie panorámica, por cierto (aunque se nota bastante).
LG G6 La frontal del G6 tiene unos blancos más fríos que en otros casos y satura también algo menos, sin ser algo negativo (de hecho, mantiene bastante bien el blanco original y la viveza de los colores). Algo menos de detalle, se nota más en rostro y pelo, pero el resultado es aceptable teniendo en cuenta la situación.

Como toda cámara, la frontal del G6 es agradecida con algo más de luz y el resultado mejora con respecto a otras escenas sobre todo a nivel del detalle del fondo, aunque no logra quedar por encima de otros en este sentido.

LG G6 El primer plano está bastante bien salvado, pero si nos fijamos en el tronco de la derecha ya podemos ver que la falta de detalle en el fondo es más acusada que en otros casos, con algo más de ruido en cuanto la luz escasea. La exposición, no obstante, está bastante bien y no hay descompensaciones ni contrastes en el fondo o en el rostro.

iPhone 7 Plus

En esta situación tenemos un buen nivel de detalle en primer plano y fondo, aunque algo más difuminado que en otros disparos, como el del Pixel XL. Si bien en este caso sí tenemos ese plus de iluminación que echábamos en falta en el de Google, aunque también una temperatura de blancos más cálida que se aleja algo más de la realidad.

iPhone 7 Plus Más cálida que otras y salvando parcialmente el cielo (las nubes). Buen detalle en el primer plano, hay pérdida en el fondo pero dentro de lo esperado.

Como en otras situaciones, el disparo normal es algo más contrastado con un rostro más iluminado y cielos más pálidos. No obstante, antes hemos visto ejemplos en los que recurrir a él era demasiado arriesgado, y con esta iluminación el resultado es mucho más equilibrado y natural, salvando detalles e imperfecciones del rostro, por ejemplo.

iPhone 7 Plus Foto con HDR. Algo más de contraste, pero no queda exagerado del todo (quizás demasiada sombra en zonas como el brazo), pero en este grado de iluminación normalmente suele salvar bien el rostro a nivel de compensación de la exposición.

Con menos cantidad de luz pero más intensa y cálida salva muy bien el primer plano y el fondo, aunque el ruido es inevitable y también vemos algo más de pérdida de detalle (si nos fijamos en el palo de madera de la derecha).

iPhone 7 Plus Con menos luz el resultado es bastante equilibrado. Se pierde detalle en el fondo, aunque salva bastante bien los elementos del fondo sin acuarelas ni ruido excesivo.

De noche todos los selfies son ruidosos

Ésta es definitivamente la situación más exigente, pero también una de las habituales en lo respectivo a los selfies teniendo en cuenta los que surgen espontáneamente cuando estamos de celebración o durante algún evento nocturno. El ruido hará siempre acto de presencia, pero ocurre como en las anteriores escenas: será la prueba de fuego para las cámaras frontales.

Aquí obviaremos recalcar que hay ruido o falta de detalle per se; eso es inevitable, como decíamos, pero sí que veremos quién logra aplacarlo mejor y sacar un resultado con un nivel de detalle mayor. Y veremos que en estos cinco titanes también hay cabida para cuadros al óleo y acuarelas.

Samsung Galaxy S8+

Con un aporte de luz mínimo la frontal del S8+ sale bastante airosa, al menos más que otras que veremos a continuación. No podemos hablar de una definición excelente, pero teniendo en cuenta que no había ninguna luz directa la instantánea se salva bastante, por ejemplo para compartir por mensajería o redes sociales.

Samsung Galaxy S8 Plus Con baja luz el disparo será algo más lento y es más fácil que las fotografías salgan movidas. Poca nitidez y bastante ruido en el fondo, pero no sorprende teniendo en cuenta situación y cámara.
Samsung Galaxy S8+ Probamos el enfoque selectivo, y el contraste entre la piel y el fondo ayuda a que se aplique de manera bastante regular, salvando alguna zona con menos contraste como la del dorso de la mano y las luces. Menos detalle en el rostro (tenemos menos luz, al hacernos sombra).

Probando con el modo de enfoque selectivo la aplicación del desenfoque es algo errática y exagerada, pero nos quedamos con el nivel de detalle que logra salvar en interiores con iluminación baja. Muy buen resultado en el primer plano (fijándonos en pelo, ojo y piel, sobre todo).

Samsung Galaxy S8 Plus En interiores con media luz el modo de enfoque selectivo actúa de manera aceptable, aunque veremos los habituales fallos de este tipo de modos en los puntos delicados. El primer plano está bastante bien salvado a nivel de detalle.

Huawei P10 Plus

El Huawei P10 Plus sufrirá un poco más con las autofotos que nos apetezca hacernos en nuestras salidas nocturnas. Eso sí, lo que desaconsejamos desde un principio es recurrir al modo vertical con baja luz, mejor recurrir ahí al modo normal e ir a lo seguro (y más práctico).

Huawei P10 Plus Mala elección si la luz escasea la del modo vertical. El desenfoque no se aplica bien (hay una zona considerable arriba a la izquierda de la cabeza donde no hay efecto), y el rostro queda demasiado difuminado.

El modo vertical de hecho tampoco acierta en interiores con media-baja luz. Nos costó bastantes disparos el conseguir una fotografía no movida y enfocada al recurrir a éste, además. Aquí vemos que en el primer plano el nivel de nitidez y detalle es menor que otros, como el S8+ que ya hemos visto.

Huawei P10 Plus En interiores bien iluminados tampoco responde muy bien, aunque el entorno lo pone difícil al hacer apenas contraste en determinadas zonas del pelo (en la mejilla hacia el centro de la foto). Los detalles del rostro, no obstante, los salva bien.

LG G6

Otra cámara frontal que sufrirá algo más aquí y que nos dará fotos muy poco definidas, donde otros lograban sacar más detalle. Aquí intentamos de hecho buscar una exposición más favorable, pero aunque mejoraba tampoco llegábamos a pisar los talones al S8+ o al Pixel XL.

LG G6 Probablemente una de las cámaras que más sufre cuando escasea la luz. Sin esperar milagros tampoco aquí, lo que vemos es una mayor pérdida de detalle, y que exige estar bastante quieto a la hora de disparar (como cuando lo hacemos usando un modo HDR en ciertos móviles). Menos ruido y difuminación si la luz es favorable (fotografía de la derecha).

Menos detalle y más acuarelas también en interiores con iluminación media-baja. Y el enfoque se vuelve algo rebelde, teniendo que estar más pendiente de ello a la hora de disparar (aquí ayuda que se trate de un terminal tan compacto, dado que con un agarre más cómodo podemos intentar enfocar con el pulgar sin recurrir a la otra mano).

LG G6 En interiores nos un poco más que el enfoque nos obedezca. No tenemos tanto ruido como en exteriores con poca luz, pero hay menos detalle que en otras cámaras en la misma situación.

Google Pixel XL

Buen nivel de detalle en el primer plano y en el fondo, algo superior al S8+ que quedaba bastante bien en esta situación también. En interiores salva también a este respecto el primer plano, aunque de nuevo no nos acaba de convencer el efecto que hace la aplicación del desenfoque.

Google Pixel XL Buen nivel de detalle tanto en primer plano como en el fondo. Hay dosis de ruido (esto es normal e inevitable), se nota en algunas zonas del rostro y pelo y sobre todo en la de las farolas del fondo, pero no hay acuarelas y está más definida que otros disparos en la misma situación.
Google Pixel Xl Jugando con el modo de enfoque selectivo en interiores. Para ser condiciones poco favorables, la aplicación es aceptable (quizás lo salva el encuadre, porque la zona que parece fallar es la de la izquierda de la foto), de hecho salva muy bien el hombro y el pelo de la parte central. Buen nivel de detalle.

iPhone 7 Plus

No llega a sacarnos acuarelas, pero tampoco a la definición que sí salvan el Pixel XL o el S8+. Se llevaría un bronce en exteriores con apenas luz, con un mejor resultado si optamos por el HDR, no tanto en interiores donde el disparo normal equilibra bastante bien.

iPhone 7 Plus El ruido es más intenso que en otros disparos y la definición es algo menor (si miramos, por ejemplo, el disparo con la del Pixel). Tirar de HDR con tan poca luz en este caso nos ayuda, dado que obtenemos más definición y menos ruido en el primer plano.
iPhone 7 Plus Si la iluminación es menos exigente la cámara lo agradece. Nivel de detalle algo menor que en otros disparos, aunque el modo normal (sin HDR) compensa bastante bien la exposición y la diferencia con el resultado aquí suele ser menor.

Y el ganador es...

Es complicado elegir a quién se le da la medalla de oro y el puesto más alto en el podio cuando una misma cámara tiene un resultado variable según en qué situación se usa. Pero teniendo en cuenta qué terminal nos ha gustado en más ocasiones, y con ese plus que se merece cualquier cámara (y más aún frontal) de móvil que logre desenvolverse mejor de noche, el que mejor queda es el Google Pixel XL, seguido de cerca por el iPhone 7 Plus y el Samsung Galaxy S8+.

Nos ha parecido mejor el desempeño de la frontal del smartphone de Google en exteriores con buena luz y por la tarde, si bien el iPhone 7 Plus salvaba bien también bien los disparos con luz intensa y los hechos con luz media y el día nublado. De noche ya hemos visto que la cosa quedaba entre el S8+ y el Píxel, aunque el de Samsung nos daba buenas instantáneas en interiores si no recurríamos a los ajustes de "belleza".

LG y Huawei son los que más margen de mejora tienen

LG y Huawei son los que más margen de mejora tienen, sobre todo el primero, al que no hemos seleccionado como finalista en ninguna ocasión (eligiendo dos en cada caso). Y lo que vemos en general es que la experiencia mejora mucho con una app sencilla y sin tantas opciones, ya que el disparo frontal suele ser espontáneo y con eso de que el palo de selfie sea nuestro brazo tampoco estamos para decenas de intentos (al menos en nuestro caso).

Huawei P10 Plus, selfie

¿Cuál os parece que queda mejor con su cámara frontal? Aunque hay algunas escenas en las que uno o dos terminales logran destacar, en realidad es otra batalla bastante reñida, y lo que queda claro es que estas cámaras hacen un buen trabajo teniendo en cuenta los pocos milímetros que miden, y que hay una diferencia notable en la mayoría de ocasiones con terminales de gama inferior.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos