Compartir
Publicidad
HP Omen 15, análisis: un portátil gaming sin estridencias creado para el gran público
Análisis

HP Omen 15, análisis: un portátil gaming sin estridencias creado para el gran público

Publicidad
Publicidad

Contar con un portátil gaming ya no es ninguna aventura arriesgada o muy cara. Dependiendo de tus pretensiones, hay opciones para casi todos los bolsillos. Nosotros hemos probado una de las más equilibradas que llega de la mano de HP. El HP Omen 15 es un modelo con gráfica dedicada lista para jugar a pleno rendimiento a 1080p en cualquier lado con tus títulos preferidos.

La gama Omen se pasa al diseño "más gaming"

Tras una primera generación de portátiles OMEN con diseño conservador para lo que se estila en el sector (apenas se añadían logos y algo de color), el nuevo HP Omen 15 se rinde ante las muchas veces exageradas aportaciones al diseño del mundo gaming. Manteniendo el color oscuro, el toque rojo marca de los OMEN toma más protagonismo en casi todos los elementos del equipo.

El cambio de look de este HP Omen 15 no lo encontramos solo en el refuerzo del rojo y el logo en el diseño. Las líneas suaves dan paso a esquinas más angulosas que dejan una apariencia de más agresividad, salidas de aire muy atractivas y una robustez general bien planteada.

Lateral portátil gaming

El diseño me ha parecido muy interesante. Tenemos toques diferentes como la pantalla separada de la carcasa en los laterales, donde HP ha colocado dos rejillas de ventilación que le dan un aspecto más contundente, idea reforzada todavía más por los conductos de ventilación de la parte trasera. No hay duda de que el HP Omen 15 es llamativo y no pasará desapercibido. Ahora sí es un portátil gaming más clásico y acorde con lo que más se ve en el mercado.

Foto 13 Salidas de aire de la parte trasera, muy atractivas visualmente y que le dan un toque más agresivo al Omen 15

A que el nuevo HP Omen 15 parezca mejor acabado ayuda que se hayan cuidado mucho los detalles y parte de los materiales usados, que ahora son más variados. En realidad, la carcasa es en su mayoría plástico, aunque incrustaciones de fibra de carbono en ciertos patrones y relieves de la parte superior elevan el resultado final bastante.

Foto 4 El aspecto general del HP Omen 15 es mucho más atractivo que los sosos modelos del año pasado

También hay buenos detalles en el interior, donde los alrededores del teclado tienen cobertura de aluminio. En todo caso, para un modelo que podemos englobar en la gama alta, los acabados todavía tienen algo de margen de mejora respecto a un ultrabook. Aquí el presupuesto se centra más en los componentes.

Tras unos primeros modelos contenidos a nivel de diseño, los portátiles Omen ya no esconden que son modelos gaming a todas luces, aunque sin estridencias

A nivel de dimensiones, el HP Omen 15 se nota que no entra en la carrera de los portátiles que, incluso de perfil gaming, quieren conseguir un récord mundial de poco peso o grosor. Aquí diríamos que sus datos son simplemente correctos, con 2,5 cm de grosor y un peso que se va a los 2,6 kg. Sin embargo, es probable que la portablidad te parezca que está más penalizada por la exagerada (más de 750 gramos extra) pero necesaria fuente de alimentación.

HP Omen 15
Pantalla IPS 15,6 pulgadas 1.920 x 1.080, G-Sync, 120 Hz
Tamaño 38x27x2,48 cm
Peso 2,6 kg
Procesador Intel Core i7-7700HQ
Gráficos NVIDIA GeForce GTX 1060 (6 GB GDDR5) Max-Q
RAM 16 GB DDR4 (2400 MHz)
Almacenamiento SSD 256 GB NVMe M.2 + 1 TB HDD 7200 rpm
Sistema operativo Windows 10 Home
Conectividad Wi-Fi 802.11ac 2x2 MIMO, Bluetooth 4.2
Batería 70 Wh
Puertos 1 USB-C (DP 1.2), 3 x USB-A (USB 3.1), puerto auriculares/micro, HDMI 2.0 (tamaño completo), bloqueo kensington, lector SD, puerto Ethernet
Precio 1705 euros

Lógicamente, siendo un portátil de perfil gaming, de su ficha técnica lo más destacado hay que buscarlo en su gráfica dedicada. En el modelo que hemos probado se trata de la opción más completa para este modelo, la GTX 1060. Si queremos optar por una solución más asequible, hay opciones que incluyen la GTX 1050. En ambos casos estamos refiriéndonos a las soluciones Max-Q de Nvidia para portátiles, que rebajan ligeramente las prestaciones respecto a las soluciones completas (pero de más requerimientos de alimentación) de sobremesa.

Foto 14 Otro punto de vista de este atractivo portátil gaming de HP

Pantalla de 120 Hz pero con resolución contenida

Aunque hay riesgo de que un portátil gaming acabe por quedarse en el exterior o el modelo de gráfica usada en la configuración, no conviene dejar de lado a la pantalla. Aquí son 15,6 pulgadas, diagonal contenida para jugar pero acorde con un equipo que queremos mover, pero que se quedan en una resolución de 1080p. El panel es de 120 Hz, lo que de nuevo nos da una idea clara de a qué perfil de usuario va dirigido este portátil.

Lo mejor de la pantalla del HP Omen 15 es su panel de 120 Hz junto con el acabado no brillante que facilita mucho la visualización a costa de perder brillo

Más allá de la resolución, la pantalla se disfruta mucho tanto en temas de juegos como en multimedia o trabajo diario. Ofrece buen contraste y reproducción de color para su fin principal, jugar, y cuenta con acabado mate bastante efectiva que aunque quita algo de brillantez directa al panel, se agradece cuando jugamos.

Foto 11 La pantalla, de 120 Hz pero con resolución 1080p (hay modelo con pantalla 4K), nos gusta mucho por su acabado sin brillo que evita casi todos los reflejos

¿Es suficiente la resolución 1080p del panel? Yo creo que en esta diagonal, sí. Esa resolución, siempre que nos estemos refiriendo a juego, es la opción más equilibrada y con la que más partido sacamos, como veremos, a la tarjeta gráfica escogida. Lógicamente, para usar principalmente como estación de trabajo demandaríamos un panel de más píxeles que nos permita tener más contenido en esa diagonal. Y si ya quieres ir a juego 1440p o 4K, mejor optar por otro modelo con gráfica superior porque tendríamos que sacrificar demasiado. O directamente recurrir a una pantalla externa.

Espléndido en conectividad, muy bien en sonido

No haber aprovechado el grosor de 2,5 cm para dotar a este portátil de un arsenal de conexiones no se lo hubiéramos perdonado a HP. El fabricante ha hecho lo que creemos correcto y le ha colocado 3 puertos USB 3.1 Gen 1, uno de tipo C (USB 3.1, DisplayPort 1.2), un puerto Gigabyte Ethernet, miniDisplayPort y la salida HDMI correspondiente y de tipo completo. También hay lector de tarjetas SD, Miracast, Wifi ac (2x2), BT 4.2 y entrada/salida de auriculares.

Foto Si eres zurdo, a poco que conectes algo al equipo, tu zona para usar el ratón externo se llenará de obstáculos

Ese número alto de conexiones y su situación si no eres diestro, puede hacerte más complicado el uso de un ratón. Haber trasladado algún que otro puerto a la parte trasera no hubiera sido nada descabellado si asumimos que será un portátil en el que el ratón no es un periférico que vayamos a usar de forma esporádica.

Hp Audio

Ese grosor extra y un diseño donde hay espacio suficiente le viene bien a este portátil de HP para presumir de sonido, tanto a nivel de potencia como en calidad. El sistema de sonido, para quien sienta curiosidad, viene firmado por Bang&Olufsen, es estéreo y, aunque no tiene nada que ver con el que obtenemos vía unos buenos auriculares, cumplirá de sobra cuando tengas que recurrir a ellos.

Teclado anti-ghosting para jugar, touchpad con botones para trabajar

A pesar de que en los modelos de portátiles gaming más completos y competitivos, los fabricantes ya incluyen sin tapujos ni dramas teclados mecánicos, este HP Omen 15 todavía mantiene uno de tipo isla con membranas clásicas. El recorrido del mismo me ha parecido acertado, perfecto y completamente silencioso para escritura, y nada desdeñable en recorrido y respuesta para los jugadores.

El teclado del HP Omen 15 no es de tipo mecánico pero han acertado en dotarlo de tecnología anti-ghosting

El teclado es retroiluminado y completo, incluyendo teclado numérico y el detalle del color en las clásicas WASD para los jugadores. El patrón de color usado no gustará a todo el mundo. Personalmente es curioso cuando lo miras pero cansado al interaccionar todo el tiempo con él, especialmente por el tono rojo de las letras. Esa sensación se acentúa cuando usamos la retroiluminación, en rojo para todo el teclado mientras que las WASD toman un fondo blanco que ya querríamos en todas las demás. Es llamativo, sí, pero poco práctico para la vista si jugamos o trabajamos sin luces de apoyo. Un detalle curioso del sistema de iluminación es que podemos dejar iluminadas solo las teclas WASD.

Omen Command Center

La retroiluminación es suave pero no regulable en intensidad ni tampoco personalizable mediante el software de control de HP Omen, que se centra en tareas de gestión de la red y priorizar tráfico, así como en darnos información del rendimiento del equipo.

Img 0248 Teclado retroiluminado y detalle de las teclas WASD iluminadas de manera aislada

Otro detalle que agradecerán los jugadores, seguramente más que ningún otro en el teclado, es que HP ha incluido tecnología anti-ghosting que admite hasta 26 teclas pulsadas al mismo tiempo.

Respecto al touchpad, aunque no lo vas a querer usar para jugar, HP no se ha olvidado de él. De hecho ha ido más allá y hasta le ha prestado atención. No se ha limitado a colocar una superficie táctil sin más y a otra cosa. HP lo ha configurado para que, quien así quiera, tenga un elemento de trabajo con el que podamos ser productivos sin ratón de por medio. En Windows me parece clave la configuración de touchpad con botones, que son fiables al 100% y una garantía de funcionamiento y rapidez que no siempre obtenemos en otros portátiles que los integran directamente en el touchpad. Queda muy bien pero, salvo algunos casos muy concretos, no acaban de ofrecer la misma fiabilidad que este tipo de configuración que nos alegramos que sea la opción escogida por HP.

Por lo demás, el touchpad incluido tiene un tamaño correcto, es suave y nos permite deslizar con facilidad y precisión sobre él. De las mejores opciones que hemos probado en este segmento.

Una gráfica GTX 1060 que cumple casi como en un sobremesa

Como ya hemos adelantado en la ficha técnica, el argumento más gaming de este equipo no está en el diseño sino en sus prestaciones gráficas. El modelo que hemos probado es el más potente disponible a nivel gráfico de esta serie, con una tarjeta gráfica GTX 1060 de Nvidia, con memoria GDDR5 de 6 GB. Es lógicamente una solución Max-Q para portátiles, con menos consumo que conlleva algo menos de frecuencia de reloj para la GPU.

Acompañando a la gráfica dedicada de Nvidia encontramos un procesador acorde y común ya en este tipo de equipos gaming portátiles: el Intel Core i7-7700HQ (frecuencia base de 2,8 GHz, hasta 3,8 GHz con Turbo Boost, 6 MB de caché, 4 núcleos y TDP de 45 W). En cuando a la memoria RAM, el HP Omen 15 que hemos probado cuenta con dos módulos de 8 GB cada uno de tipo DDR4-2400. En el caso de que queramos mejorar esa memoria o la unidad SSD, ambos elementos son accesibles si retiramos la parte inferior del portátil, algo que no es muy habitual ya en el sector de los ultrabooks pero sí en el del gaming, algo que esperemos no acabe por extinguirse también. La memoria RAM la podemos ampliar hasta 32 GB.

Foto

Del resto de especificaciones hay que mencionar la combinación de un disco duro mecánico de 1 TB (a 7200 rpm) y un SSD de 256 GB (NVMe M.2) de Toshiba que nos ha ofrecido buenos datos a nivel de lectura (1702 MB/s) pero que en escritura queda por debajo de lo esperado, con solo 351 MB/s de media.

A nivel de ruido en funcionamiento, que nadie espere silencio. No estamos ante un equipo sin ventiladores, de hecho hay dos grandes en el interior de este HP Omen 15, los cuales son apreciables sin exageración en tareas sin mucha carga de trabajo, pero que apuran revoluciones y ruido en cuanto la parte gráfica empieza a demandar rendimiento. Pero no más que cualquier otro portátil que no sea de tipo ultrabook y con procesadores de bajo voltaje.

En cuanto al calor en funcionamiento, está bastante controlado. Con cargas de trabajo superiores al 75% hemos medido unos 65-70 grados centígrados en la gráfica, lo que no se traduce ni mucho menos en la misma temperatura en la carcasa, donde especialmente la zona de las reposamuñecas permanece en todo momento fría pese a que hay bajo la pantalla hay situadas dos salidas de aire pero de reducidas dimensiones. No es sin embargo un portátil para usar sobre las piernas, pues precisamente en esa parte inferior están colocadas las entradas de aire (hay una minúscula elevación de esa parte para que, incluso apoyado en la mesa, pueda recoger aire hacia el interior) que luego derivan el calor disipado a las salidas traseras, donde ya son más apreciables las temperaturas.

Foto

Si pasamos ya a las pruebas sintéticas, ninguna sorpresa. En los test habituales, este HP Omen 15 está donde esperábamos: entre los portátiles con mejor rendimiento de los que han pasado por la mesa de pruebas de Xataka. En las tablas hemos comparado el rendimiento y test de juegos con modelos gaming probamos en Xataka anteriormente, tanto portátiles como sobremesas. Así podremos ver el rendimiento real de esta solución 1060 para portátiles frente a las 1080 también Max-Q del ASUS ROG Zephyrus, la 1070 clásica del portátil HP Omen 17 o la GTX 1080 del sobremesa HP Omen X.

En PCMark 8, en los test Home y Creative, por el tipo de procesador y tarjeta gráfica, queda justo por detrás de los otros modelos con los que comparamos pero que cuentan con soluciones más potentes.

En el test de 3DMark, consigue alcanzar 3375 puntos en la prueba TimeSpy mientras que en el test FireStrike se queda en 8938, por debajo de las otras soluciones, lo que deja claro que, pese a ser una gráfica de nivel, está bastante por detrás de las soluciones de la serie 1070 y 1080, tanto de sobremesa como para portátiles. En el test OpenGL de CineBench obtuvimos 74,44 fps.

Si nos centramos ahora en los juegos, la gráfica GTX 1060 está bastante cerca de su homónima para equipos de sobremesa, lo que nos da de sobra para juego a 1080p a grandes tasas de referesco e incluso para juego 2K serviría perfectamente, aunque no es el caso por no contar con ese tipo de pantalla (hay un modelo, no en todos los mercados, que sí que opta por panel 4K para la pantalla).

En todo caso la gráfica de Nvidia montada en este equipo gaming de HP solventa sin problemas el juego a 1080p con tasas que superan en casi todos los casos los 60 fps en modo de detalles Alto, y por encima de los 30 fps (la mayoría superan los 50 fps) cuando el detalle lo subimos a Ultra.

La batería y portabilidad: los lunares de este portátil gaming

Si con el rendimiento del HP Omen 15 nos hemos enfrentado a algo esperado, tampoco ha habido sorpresas de lado de la autonomía, aunque en este caso sí que nos hubiera gustado encontrárnoslas. La batería es de 4 celdas, con una capacidad total de 70 Wh. Viene con un adaptador de 150 W compatible con carga rápica que nos ayuda a que en poco más de una hora y media el portátil esté listo para llevárnoslo. Otra cosa es que queramos hacerlo.

No debes aspirar a que el HP Omen 15 sea un portátil para jugar en movilidad … fuera de casa. Por tamaño y peso, pero sobretodo por duración de batería, no es su mejor faceta

Para empezar y como hemos comentado, la fuente de alimentación es enorme, con más de 800 gramos de peso. Y créete que la vas a necesitar en cuanto salgas de casa. En nuestras pruebas en escenarios reales, en modo de reproducción de vídeo hemos conseguiudo superar de media poco más de 3 horas. En modo productivo durante una jornada laboral (redes sociales, algún vídeo, ofimática y mucho navegador), esa cifra apenas roza las dos horas y cuarto, mientras que a la hora de jugar, mejor ni intentarlo: la gráfica reduce sus prestaciones de forma considerable y no podemos hacer nada por remediarlo, así que no es el escenario en que deberíamos usarlo si hemos invertido dinero en tener un equipo con el que conseguir altas tasas de fps cuando jugamos. Mejor esperar a poder conectarlo a la corriente.

Foto

En nuestras pruebas, usando The Division, con alimentación el HP Omen 15 ofrecía de media 48,6 fps en modo Ultra, mientras que cuando lo desconectamos y recurrimos a la batería, esos fps bajan hasta los 15 fps solamente.

HP Omen 15, la opinión y nota de Xataka

A sabiendas de que es un mercado muy jugoso, HP ha hecho muy bien los deberes con su gama Omen. Si nos asomamos a su catálogo, la división gaming es ya un pilar que representa a la compañía. Y lo hace además bastante bien.

Foto

Este modelo Omen de 15 pulgadas da un salto importante en acabado y buenas sensaciones a nivel de diseño, cumpliendo con notable muy alto en el teclado y touchpad, a pesar de que el primero no es de tipo mecánico. La integración de la solución GTX 1060 para portátiles de Nvidia le viene perfecta para un juego a 1080p en el que va sobrado, siempre que lo hagamos conectado a la corriente. Ni por dimensiones, peso o autonomía vamos a querer sacarlo de casa.

Aspirar a más a nivel de juego se escapa del propósito de este HP Omen 15 que no tiene mal precio: sobre los 1700 euros en la configuración que hemos probado, pero por debajo de los 1000 euros para la básica con la gráfica GTX 1050.

8

Diseño8.5
Pantalla8,75
Rendimiento9
Teclado/trackpad8,5
Software8,25
Autonomía5

A favor

  • Diseño atractivo
  • Buen panel a 120 Hz y mate para jugar sin reflejos
  • Aunque le exijas al máximo, no se calienta peligrosamente
  • Precio contenido para sus características

En contra

  • Acabado mejorable en algunos aspectos
  • Jugar tirando de batería no es una opción
  • Pantalla escasa de resolución y brillo si lo quieres para algo más que jugar a 1080p
  • La retroilumninación en rojo no es lo más agradable para la vista por la noche

El ordenador ha sido cedido para la prueba por parte de HP. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos