Compartir
Publicidad

Google niega las acusaciones de la Unión Europea: "Android ha hecho que aumente la competencia"

Google niega las acusaciones de la Unión Europea: "Android ha hecho que aumente la competencia"
Guardar
39 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los responsables de Google han indicado que el sistema operativo móvil Android no perjudica la competitividad en el segmento de la movilidad, sino que ayuda a que esta crezca. Ese ha sido el argumento fundamental de los abogados de la compañía frente a los cargos con que la Unión Europea la investiga desde hace tiempo por prácticas monopolísticas.

Según Google, la Comisión Europea no parece tener en cuenta que además de fomentar la competencia, con quien desde luego compiten es con Apple. Los tres cargos con los que la Comisión Europea acusa a Google han sido respondidos por el consejero general de la empresa con una idea central: Google ha ayudado a que el segmento móvil crezca de una manera que no hubiera sido posible sin Android.

Android estimula la innovación, no lo contrario

Según el escrito de Google, el desarrollo de Android ha permitido estimular la innovación "y dar más opciones a los usuarios", algo que entre otras cosas ha provocado según Google una oferta de móviles mucho más amplia y con terminales a precios más reducidos: "en la actualidad, más de 24.000 dispositivos de más de 1.300 marcas se encuentran equipados con Android".

Esas ventajas también se dejan ver en el segmento de los desarrolladores, que "pueden distribuir sus apps a más de mil millones de personas en todo el mundo. Android no es un callejón estrecho de un único sentido", destacaban en ese comunicado. La UE lleva tiempo vigilando de cerca los acuerdos de Google con fabricantes y operadores, y ese era otro de los temas de los que la empresa de Mountain View se defendía.

Uno de los principales argumentos de la defensa de Google contra las acusaciones de la Comisión Europea consistía en defender el modelo que para ellos evita una mayor fragmentación. La flexibilidad del sistema es enorme según esa respuesta al organismo regulador, pero esa flexibilidad también tiene desventajas que podrían hacer que Android tuviese los mismos problemas por los que han pasado sistemas como "Unix o Symbian". Por esa razón, argumentan en Google, "colaboramos con fabricantes de hardware para crear un nivel básico de compatibilidad entre dispositivos Android". Para Google la propuesta de la Comisión "puede empeorar la fragmentación, dañando a la plataforma Android y a la competencia en telefonía móvil".

Otro de los grandes argumentos por los que la Comisión Europea ha investigado a Google —y amenaza con multas millonarias— ha sido por la preinstalación de un conjunto de aplicaciones propias asociadas a servicios de Google en cada dispositivo basado en Android. Según Google Ningún fabricante está obligado a preinstalar ninguna aplicación de Google en un teléfono Android. Sin embargo, sí ofrecemos a los fabricantes un paquete de aplicaciones para que cuando adquieras un nuevo teléfono, tengas acceso a un conjunto de servicios básicos conocidos".

Libertad para instalar y utilizar otras aplicaciones y servicios

Según Google los usuarios tienen libertad total para desinstalar esas aplicaciones e instalar otras, y "los fabricantes de hardware y las operadoras pueden preinstalar apps de otras compañías junto a las nuestras", y ponen un ejemplo claro: el usuario medio de Android en Europa descarga unas 50 apps adicionales en sus dispositivos.

Google

La última de las grandes acusaciones de la Comisión Europea era la que trataba sobre la preinstalación de Google Search en combinación con Google Play en estos dispositivos, algo que según la empresa "nos permite ofrecer todo nuestro paquete de aplicaciones de forma gratuita, en vez de —por ejemplo— cobrar una tarifa de licencia por adelantado". Las configuraciones por defecto de Google han sido también cuestionadas por la Comisión, pero según Google se han reducido las cláusulas "como respuesta a las preocupaciones expresadas" por este organismo.

Kent Walker, vicepresidente senior y General Counsel de Google, terminaba diciendo que "El punto de vista de la Comisión podría afectar a este equilibrio y enviar una señal involuntaria para favorecer a las plataformas cerradas frente a las plataformas abiertas. Esto significaría menos innovación, menos alternativas, menos competencia y unos precios más altos". No parece que Google se plantee los cambios que pondrían fin a la situación: ahora habrá que esperar a la reacción de la Comisión Europea.

Más información | Google
En Xataka | La UE afirma que Google abusa de su posición dominante con AdSense

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos