Compartir
Publicidad
Samsung Gear S3, primeras impresiones: con un nuevo (y enorme) diseño por bandera
Análisis

Samsung Gear S3, primeras impresiones: con un nuevo (y enorme) diseño por bandera

Publicidad
Publicidad

Era uno de los grandes esperados de este IFA y Samsung ha cumplido lo que ya daba a entender en sus invitaciones: hemos conocido al Samsung Gear S3 o, mejor dicho, a los dos modelos distintos (Frontier y Classic) que llegan como sucesores del Gear S2 y del Gear S2 Classic. Desde Xataka hemos podido probarlos brevemente y estas son nuestras primeras impresiones.

Primeras toma de contacto en vídeo

Nuevo diseño... y más grande

Samsung Gear S3 8

Samsung ha querido mantener el concepto que ya introdujo con el Gear S2: el Gear S3 sigue siendo un smartwatch redondo, con un bisel rotatorio que sirve para desplazarse por las aplicaciones, para hacer de barra de desplazamiento y para cambiar de app a app. Todo esto se mantiene, hasta con los dos botones del lateral y con Tizen como sistema operativo.

Lo que sí que cambia es el diseño, que pasa a tener un aspecto de reloj más tradicional. De hecho, el look deportivo del Gear S2 desaparece por completo. La nueva "versión" para los que buscan un diseño más deportivo y orientado a la actividad es la que llega bajo la propuesta del Gear S3 Frontier, mucho más reloj de toda la vida y con dos botones de textura rugosa en el lateral.

Samsung Gear S3 13

El diseño del Gear S3 Classic no difiere mucho del Frontier, aunque tiene unas líneas más cuidadas que lo hace ser más elegante: su bisel rotatorio no tiene marcos y los botones se convierten en dos mini-botones circulares, que son los que se utilizan, junto al bisel, para toda la navegación por la pantalla del teléfono. Por supuesto, todo lo relativo al diseño es cuestión de gustos, pero en persona me han parecido dos relojes con acabados muy cuidados que podrían pasar perfectamente por un reloj "de toda la vida" (al menos para alguien que no entiende mucho de relojes tradicionales, como es mi caso). No de mi estilo, eso sí.

Pero la renovación no sólo es estética, sino también en tamaño. De las 1,2" de la pantalla del Gear S2 pasamos a las 1,3". Puede que sobre papel esa 0,1" extra no signifique demasiado cambio, pero al probar los nuevos Gear S3, mi primera impresión es que son grandes. O bueno, enormes. De hecho, al comparar el nuevo modelo con los anteriores, el tamaño de los primeros sobresalía considerablemente. No parece un tamaño apto para los que tenemos muñecas estrechas (al menos si no te gusta llevar relojes grandes). De nuevo, insisto: cuestión de gustos y de preferencias personales.

Es un reloj bastante grande, apto para aquellos que no tengan muñecas estrechas o a los que les gusten los relojes grandes
Samsung Gear S3 3

Pese a lo grande que es el reloj, lo cierto es que Samsung ha hecho un trabajo excelente en lo que se refiere a peso: 62g en su versión Frontier y 57g en su versión Classic. Si bien para mis gustos lo encontré demasiado grande, sí que no me pareció en absoluto pesado. En definitiva: es un reloj ligero y cómodo de llevar, que se asienta muy bien en la muñeca, y cuya única pega que le veo, en mi caso, es el tamaño.

Por último, un apunte: hasta ahora Samsung utilizaba correas "propietarias", es decir, tenías que optar sí o sí por una correa de la marca. Con el nuevo reloj, esto ya es historia: podrás usarlo con cualquier correa estándar de 22mm. Durante nuestra primera toma de contacto hemos podido probarlo con distintas texturas: de cuero, de plástico (sí, Samsung no se ha olvidado del plástico), etc.

Llega el GPS integrado

Samsung Gear S3 4

Salvo por el diseño y el peso, tanto el Classic como el Frontier son exactamente idénticos entre sí. Samsung ha optado por ampliar la RAM y la batería respecto al modelo anterior, pero lo relativo al rendimiento y a la autonomía es algo que tendremos que probar con algo más de calma y que os ofreceremos en nuestro análisis. Complicado llegar a conclusiones con un ratito de uso y con la versión de demostración que tienen instalada, pero en lo poco que pudimos probar sí que vimos un rendimiento muy bueno, transiciones rápidas y sin lag.

El nuevo Gear S3 tiene GPS

A nivel de especificaciones, el Gear S3 gana algo fundamental que no estaba en los modelos sin 3G de su predecesor: el GPS.

Samsung Gear S3 7

¿Qué más gana el Gear S3? Un altavoz. Con él, y junto al micrófono, podrás ahora responder llamadas e incluso escuchar música directamente sin auriculares. Desde el propio reloj puedes escoger si quieres que las canciones se reproduzcan en el teléfono, usándolo entonces el dispositivo como "mando a distancia", o en el reloj. No podemos comentar mucho de este apartado, ya que lo probamos en un entorno bastante ruidoso, pero lo que pudimos escuchar se escuchaba razonablemente bien para estar hablando de un reloj.

Reforzando la apuesta por Tizen

De lo que sí podemos hablar es de Tizen. Samsung sigue insistiendo en este sistema operativo, y durante la presentación nos aseguraron que en el momento del lanzamiento del reloj llegarían a las 10.000 aplicaciones. Entre ellas, claro, nuevos diseños de esferas y también Spotify, que pronto llegará a este ecosistema.

Aquí es donde llega otras dos novedades interesantes. Por un lado, las esferas de colores también podrán mostrarse ahora con el modo always-on (siempre encendido) del Gear S3. Por otro, estrenan nuevas apps para altímetro, barómetro y resto de sensores.

El Gear S3, junto a Tizen, incorpora ahora un modo de alarma: si presionas uno de los botones laterales tres veces, en pantalla te aparece una lucecita roja que indica que has notificado una emergencia al contacto que tengas seleccionado para tal fin. Ésta se envía a través de una llamada, en la que se escucha todo lo que tienes alrededor, o por SMS que incluye también la posición, algo que puede ser bastante útil en algunas situaciones.

Un digno sucesor que mantiene la idea

Samsung Gear S3 9

En definitiva, y sin perder de vista que ésta es una toma de contacto muy breve, el Gear S3 nos ha parecido un digno sucesor del Gear S2, con una apuesta por un diseño renovado y alguna mejora en especificaciones (por fin con GPS) pero manteniendo la idea, el funcionamiento y la propuesta que ya vimos en el modelo anterior.

Ahora bien, no es un reloj para todo el mundo, y no sólo porque use Tizen (para mí, una desventaja clara en el estado actual de este SO). En mi caso, al menos, me parece demasiado grande y aparatoso. Esto en Samsung posiblemente lo saben y por ello han decidido mantener a la venta el Gear S2. De esta forma cubren las necesidades de aquellos que busquen algo más pequeño o, en el caso de la versión de sport, algo más deportivo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos