Adiós a las cadenas y las correas: los últimos sistemas de propulsión para bicicletas eléctricas funcionan con cable

Adiós a las cadenas y las correas: los últimos sistemas de propulsión para bicicletas eléctricas funcionan con cable
24 comentarios

Las bicicletas eléctricas no se diferencian tanto de las tradicionales... por el momento. La compañía alemana Schaeffler acaba de presentar el que con casi toda probabilidad es el sistema de propulsión para bicis eléctricas más moderno y radical que hemos visto hasta la fecha. Sin cadenas ni correas de transmisión.

Conocido como Schaeffler Free Drive, este nuevo sistema es totalmente eléctrico y dispone de cables para transmitir el impulso del pedaleo. Un cambio que a nivel práctico no supone gran diferencia para el ciclista, pero sí modifica por completo la manera mecánica de funcionar de las bicis.

Un sistema que permite cargar una batería de la bici mientras pedaleamos

Sistema propulsión con cable para bicis

Desarrollado conjuntamente con la empresa especializada en transmisiones para bicis eléctricas Heinzmann, este nuevo sistema sustituye las cadenas y correas por un generador en el eje del pedal de la bicicleta.

Cuando el ciclista pedalea, esta energía mecánica se transforma en eléctrica y esto es lo que permite activar el generador. Mediante este mecanismo se elimina la necesidad de enviar potencia mecánica a la rueda trasera mediante las cadenas, correas o ejes de transmisión.

En vez de enviar esa acción mecánica, lo que consigue el generador es enviar directamente electricidad a la rueda mecánica. Una energía que en la rueda trasera se vuelve a convertir en energía mecánica para impulsar la bicicleta. Eliminando de esta manera la necesidad de las cadenas de transmisión y apostando por otro método (no necesariamente tan eficiente). 

Para que la energía se mueva por toda la bicicleta se cuenta con una serie de cables, que comunican el motor, la batería, el generador y la electrónica de control.

Sistema de propulsión para bicis, de cerca

El sistema también cuenta con cierto nivel de control y permite ajustar la resistencia en los pedales según el esfuerzo que queramos. En caso de pedalear suficiente fuerte y generar un exceso de energía, esta se utiliza para recargar ligeramente la batería. Como si fuera una frenada regenerativa, pero al revés. No obstante, el motor trasera cuenta también con frenada regenerativa, por lo que la recarga de la batería se produce por varias vías.

El sistema propuesto por la empresa alemana cuenta con un motor de 250 W. Una nueva forma de propulsión que puede incrementar innecesariamente los costes de fabricación de la bicicleta eléctrica, pero abre nuevas vías para impulsar este tipo de vehículos.

¿En qué casos entonces puede ser útil este sistema de propulsión por cables? En aquellas bicicletas con tres o cuatro ruedas, donde las cadenas y correas empiezan a ser más complejas y costosas. Con este nuevo sistema ya no se verían limitados por los engranajes y se abre la puerta a diseños de todo tipo. Perdiendo efectividad por el camino, pero ampliando las posibilidades de diseños para bicicletas eléctricas. 

Vía | Electrek

Temas
Inicio