Compartir
Publicidad
Publicidad

Este joven estadounidense ha hecho millones revendiendo en Amazon productos de tiendas físicas

Este joven estadounidense ha hecho millones revendiendo en Amazon productos de tiendas físicas
Guardar
103 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un joven estadounidense ha conseguido poner en marcha un negocio de cientos de miles de dólares en beneficios a base de revender online productos que compra en establecimientos físicos. Ryan Grant, de 28 años, ha conseguido un total de ocho millones de dólares en cuatro años comprando artículos en la cadena de grandes almacenes Walmart y revendiéndolos después en Amazon, y con ellos ha creado una auténtica empresa que se dedica a ello.

Tal y como ha contado en una entrevista a la CNBC, todo empezó cuando era un estudiante de la Winona State University. Dos veces al año realizaba eventos de recompra de libros, y luego los vendía en Amazon para sacarse unos beneficios de 10.000 dólares al mes. Tiempo después, tras dejar su trabajo de contabilidad en Minneapolis decidió retomar esa actividad y llevarla a un nuevo nivel.

El proceso era sencillo, y simplemente utilizaba la aplicación de Amazon con su cuenta de vendedor para escanear los códigos de los productos de Walmart y ver cuánto margen de beneficio podía esperar de cada uno. Entonces, compraba los productos que más baratos estaban en esa tienda física respecto a Amazon y los vendía en el gigante online.

Un negocio que le da trabajo a otras 11 personas

Comprando Ryan Grant en una imagen de CNBC.

Cuando se dedicaba a vender los libros de segunda mano que compraba en el instituto, Grant desarrolló una gran facilidad para escanearlos y valorar rápidamente los beneficios que podía obtener. El resto simplemente se lo dejaba a Amazon, que se encargaba de recoger los productos y procesar los repartos a sus clientes.

Cuando unos años después su trabajo como contable empezó a desmotivarle, empezó a ir todos los días después del trabajo y los fines de semana al Walmart. Allí seguía el mismo proceso, ir analizando todos los productos con el escáner de la aplicación de Amazon y comprar los que mejor margen de beneficio ofrecían.

Compraba de todo, desde Barbies hasta LEGOS pasando por aspiradores y cualquier tipo de electrodoméstico, y en total le dedicaba unas 10 horas al día llegando a conseguir beneficios de 1.000 dólares al mes. Viendo que empezaba a ganar más con estas reventas que con su trabajo, en 2013 decidió dejarlo para dedicarse a las reventas a jornada completa, y sólo 3 meses después ya estaba obteniendo beneficios mensuales de 9.000 dólares al mes.

En total, Ryan Grant calcula que cada semana se llegó a pasar alrededor de 30 horas realizando sus compras y otras 15 preparando los envíos. Cuando vio que era demasiado trabajo para una sola persona contrató a un amigo para que le ayudase a buscar más productos en otras tiendas físicas locales.

Ahora, cuatro años después, Grant tiene empleado a un equipo de 11 personas, se han tenido que ir a un almacén para poder manejar su volumen de negocio, y obtiene unos beneficios de 200.000 dólares al mes. En definitiva, que ha conseguido sacar un negocio adelante basado en la comparación de precios en comercios locales.

Amazon como ventana para pequeñas empresas de reventa

La reventa de productos no es nada nuevo, y lleva años llevándose a cabo tanto en forma física como a través de Internet. Lo único que han hecho Amazon y otras plataformas como eBay o Wallapop es facilitarle la vida con un buen marco a quienes intentan ganarse la vida con ello.

Para evitar fraudes, la mayoría de plataformas añade sistemas de reputación que hacen que este tipo de pequeños comerciantes tengan que cuidar todos los detalles como si estuvieran vendiendo directamente en su propia tienda. De ahí por ejemplo que Grant también dijese que se encarga de los costes cuando los productos no se entregan correctamente.

Cuando prestamos atención a quienes los terceros que están vendiendo productos en estas plataformas online como Amazon, vemos enseguida que tenemos tanto pequeñas empresas convencionales como personas con iniciativa que están vendiendo varios productos a la vez. Son por lo tanto una ventana a cuyo amparo pueden crecer pequeños comerciantes siempre y cuando mantengan su reputación.

También hemos visto en algunas ocasiones, hay veces en los que si juegan bien sus cartas estos reventas pueden obtener interesantes márgenes de benficios aprovechándose de los fallos de las grandes cadenas de suministros. No olvidemos por ejemplo que los reventas llegaron a pedir hasta 500 euros por una Nintendo Switch aprovechándose de sus problemas de distribución.

Imagen | Aurelijus Valeiša
En Xataka | Vendo Switch por 500 euros: así es cómo la reventa intenta aprovechar los problemas de stock de Nintendo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos