Así es cómo Cortefiel, la Universidad de Málaga o Muprespa usan IoT para ser más energéticamente eficientes

Así es cómo Cortefiel, la Universidad de Málaga o Muprespa usan IoT para ser más energéticamente eficientes
Sin comentarios

Que las luces se enciendan y apaguen de manera automática y que la climatización se autorregule ella sola en función de las personas que hay en un recinto. Esto es lo que han logrado algunas empresas españolas con la implantación de sensores y una red de IoT. Algo que se nota en la factura, que llega a ser entre un 15 y un 20% menor, según sus datos.

El denominado Internet de las Cosas (en el que se aplican sensores en todos los dispositivos para poder recabar información y hacer un análisis para una mejor gestión) promete muchos casos de uso, como una seguridad inteligente para empresas y hogares, mejoras en las cadenas de suministro o para que las ciudades sean más inteligentes gracias a la gestión de aspectos como el transporte, el estacionamiento o la recogida de basuras.

La aplicación de estos sensores también puede utilizarse para reducir el consumo de energía, tanto de climatización como de iluminación. Algo que han conseguido ya diversas organizaciones en España, como Cortefiel, la Universidad de Málaga o Muprespa.

Ahorros en consumo de energía

En el caso de Cortefiel, la cadena textil ha automatizado la gestión energética tanto de la iluminación como de la climatización de 37 establecimientos de Madrid y Andalucía. De este modo, el ahorro de energía acumulado en estas 37 tiendas asciende a más de 3.700 MWh, equivalente al consumo eléctrico anual de 1.060 hogares españoles reducir su consumo energético un 15% gracias a la aplicación de las herramientas Eco Smart de Telefónica Empresas basadas en Internet de las Cosas (IoT).

Preguntados por Xataka, desde Cortefiel explican que, para la medición eléctrica, las tiendas tienen instalados dos analizadores de red por tienda; uno en la acometida general y otro en la del clima. Estos productos son los que informan al sistema, en intervalos de 15 minutos, del consumo de energía Activa acumulada, del consumo de Energía Activa Puntual por fase (R, S,T), cálculo online de descompensaciones entre fases (R, S, T) y consumo de Energía Reactiva Acumulada.

Además, el proyecto desplegado cuenta con un maxímetro “de modo que si el consumo energético instantáneo lo supera, se genere en la Consola una Alarma Técnica que lo indique”, explican estas fuentes.

4 Cortefiel Serrano

En el caso de la climatización hay instaladas dos sondas de temperatura. Se integra en el sistema de gestión de máquinas de producción de frío/calor, “pudiendo unificar la referencia principal de temperatura, limitando la consigna de temperatura indicada en el termostato manual, la temperatura de impulsión y permitiendo la programación horaria para preclimatizar fuera de horario, con consigna de preclimatización así como limitar el funcionamiento de consigna de confort, ajustándolo al horario”.

Aunque la instalación depende mucho del tipo de tienda, de media se han instalado 35 unidades por tienda.

Regulación automática de temperatura e iluminación

Todos estos productos permiten que la temperatura y la iluminación se realice de forma automática, gracias al sistema de monitorización y control. Según explican fuentes de Cortefiel, el sistema permite la automatización de comportamientos en base a valores que pudieran tomar diferentes elementos de la instalación para los momentos del calendario u horarios que se determinen. “Cada cadena establece unas directrices para el encendido y apagado de sus tiendas pudiendo hacer modificaciones y los ajustes puntuales que sean necesarios”, añaden.

Además, gracias a su monitorización en tiempo real, “podemos conocer en todo momento el estado de los elementos controlados. Esto supone un ahorro considerable en desplazamiento de los técnicos a las tiendas”.

Simplificar la gestión energética

No es la única organización que ha conseguido simplificar su gestión energética y reducir el consumo.

Muprespa o la Caja Rural de Jaén estaban en esa situación. Querían que la gestión de la energía fuera más sencilla, especialmente en todas sus oficinas y localizaciones, y reducir este consumo.

En ambos casos se instalaron medidas de ahorro, pero también de seguimiento y control. En ambos casos el consumo se ha reducido entre un 15 y un 20%, En el caso de Muprespa, el ahorro se ha contabilizado en 1.633.885 kWh, el equivalente a la emisión de 466 tCO2.

La Caja Rural Jaén, por su parte, ha consumido 274.560 kWh menos, lo que equivale - Al CO2 emitido por 18 vehículos en un año.

Mientras, la universidad de Málaga buscaba ahorros en la gestión de la sede y poder hacerlo en remoto para evitar desplazamientos de los equipos de mantenimiento. Según los datos facilitados, en este caso el ahorro es del 20%, llevando a cabo una planificación adecuada, de los elementos de la sede y ajuste de equipos de clima, consiguiendo un ahorro acumulado de 637.610 kWh

Temas
Inicio