Compartir
Publicidad

Google juega a dos bandas con Motorola y con sus Nexus

Google juega a dos bandas con Motorola y con sus Nexus
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La presentación ayer del Motorola Moto G demostró que este fabricante tiene propuestas de interés no solo en la gama alta con el Moto X, sino que también es capaz de competir en una gama mucho más competitiva en precio sin hacer grandes sacrificios en el hardware.

Sin embargo, su aparición hace que nos planteemos de forma casi inevitable una reflexión sobre la estrategia de Google con su familia de dispositivos Nexus, y la que aparece ahora con una Motorola que es propiedad de Google pero que parece una empresa totalmente independiente.

La familia Nexus, bendecida por Google

De hecho, resulta especialmente sorprendente que Google no haya aprovechado el potencial de Motorola para fabricar dispositivos de la familia Nexus. Por ahora han sido otros los fabricantes que se han encargado de esos smartphones y tablets, algo que no parece tener mucho sentido tras la compra de Motorola Mobility en mayo de 2012.

Nexus 5

En ese año y medio no hemos visto absolutamente ninguna señal de que Google dé trato de preferencia a Motorola. Más bien lo contrario. Ni siquiera promociona esos productos en Google Play, la tienda en la que solo los Nexus tienen el honor de ser distribuidos.

En los últimos tiempos hemos visto cómo algunos terminales de primera línea --Samsung Galaxy S4 o HTC One-- ofrecían una versión especial para desarrolladores, con una experiencia Android pura y con los bootloaders desbloqueados. Este es el único apartado en el que Google parece haber favorecido a Motorola, que cuenta también con una edición para desarrolladores de su Moto X.

Las actualizaciones de Nexus ya no son tan relevantes

Tampoco hay favoritismos hacia Motorola en materia de actualizaciones software. De nuevo tenemos a los Nexus como los dispositivos mimados, los verdaderos centros de atención de una Google que no parece querer casarse con nadie.

Android versiones

Eso no obstante podría no ser tan relevante: desde Android 4.1 Jelly Bean la mayoría de las actualizaciones de Android no han sido tan notables, pero a esto se le suma un segundo factor: Google ha comenzado a distribuir por separado algunos componentes clave del sistema operativo como el cliente de Google Play Store y otras aplicaciones que antes solo se podían actualizar como parte de un pack.

Ahora esas aplicaciones móviles son totalmente independientes, y cualquier usuario puede utilizar sus últimas versiones aún sin disponer de la última versión de Android. Las célebres actualizaciones a la última edición de Android (en este caso, a Android 4.4 KitKat) ya no tienen tanta relevancia, puesto que algunas de sus características destacadas podrán obtenerse con pequeñas aplicaciones independientes o actualizaciones de las ya existentes.

Es el momento de un Motorola Nexus

El Nexus 5 es un gran smartphone --sobre todo cuando uno se fija en su precio-- pero para muchos esta familia de dispositivos debería comenzar a diferenciarse realmente de otros dispositivos, y una colaboración mucho más estrecha con Motorola sería la clave.

Moto X

De hecho, hemos visto como el Nexus 5 es, en esencia, más de lo mismo --de nuevo, algo nada desdeñable con ese precio rompedor--: un terminal gama alta a precio de un gama media. Y sin embargo, no ofrecía aspectos especialmente destacados.

Sí que lo hacía el Moto X, un producto más valiente y con prestaciones como su llamativo Touchless Control que por ejemplo no ha sido llevado con total efectividad al Nexus 5 (el móvil debe estar encendido y fuera de la pantalla de bloqueo para que haya una escucha activa).

De hecho, hasta ahora Google no tenía demasiadas cartas para negociar aspectos que poder controlar en su familia de smartphones Nexus. La cosa podría cambiar con un hipotético Motorola Nexus, que en teoría Google podría controlar de principio a fin. Diseño, especificaciones, e integración total con Android.

De hecho, probablemente podría diseñar ese teléfono con un micro más modesto pero que gracias a las optimizaciones del software funcionara excepcionalmente bien, sobre todo en temas como el consumo de la batería. Muy en la línea de lo que hace Apple, desde luego, y quizás sea el momento de hacerlo, algo que hace unos meses parecía una gran posibilidad y que, a pesar de la salida del Nexus 5 fabricado por LG, sigue siendo muy posible.

¿Y qué pasa con los partners?

Por supuesto, ese trato de favoritismo (lógico, por otra parte) a Motorola para producir el futuro Nexus podría ser tomado como un desprecio a sus partners tradicionales. Ya se dijo lo mismo cuando Google compró Motorola Mobility, pero la indiferencia entre ambas empresas ha mantenido esas dudas a raya.

Sony

Es una situación similar a la que ahora podría manejar Microsoft tras la compra de Nokia: no muchos partners apostaron por Windows Phone (tímidos intentos de HTC y Samsung), pero esa adquisición pondrá las cosas aún más confusas para que estos y otros fabricantes lancen nuevos smartphones basados en la plataforma móvil de los de Redmond.

Por supuesto, la realidad es significativamente distinta en el campo Android. A excepción de un puñado de fabricantes (Apple y Nokia como referencias), todo el mercado ha aprovechado las ventajas que ofrecía Android. Si finalmente Google lanzase un Motorola Nexus con una integración espectacular (al estilo del iPhone con iOS) probablemente algunos partners tradicionales se vieran en problemas, pero desde luego no los más grandes.

De hecho, en Samsung parecen estar preparando un plan B. Tizen sigue avanzando, y probablemente veamos un primer smartphone basado en esta plataforma en el Mobile World Congress de febrero de 2014. Será complicado ver que Samsung, absoluto dominador de la cuota de Android con casi un 40% a nivel global, se desmarca del uso de este SO móvil, pero todo podría pasar.

¿Qué pasa con el resto? Los HTC, Sony, LG, Lenovo, Huawei (por citar los ejemplos más claros) sí que se verían especialmente amenazados, y quizás eso les arrastrase a apostar por otras plataformas como Windows Phone o quizás Firefox OS (la más prometedora a priori de las "pequeñas").

Será muy, muy interesante comprobar qué ocurre en 2014 con una Google y una Motorola que parecen condenadas a entenderse de una vez. O quizás no.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio