Japón vuelve a apostar por la energía nuclear: la crisis es más potente que el trauma de Fukushima

Japón vuelve a apostar por la energía nuclear: la crisis es más potente que el trauma de Fukushima
60 Comentarios

Japón entra en una nueva fase respecto a la energía nuclear. Antes del desastre de Fukushima en 2011, la nuclear llegó a suponer más de un 30% de la energía producida. Desde entonces su uso ha ido disminuyendo progresivamente, incluso en beneficio de otras fuentes más contaminantes. Ahora, para hacer frente a la crisis provocada por Rusia, Japón ha anunciado un importante cambio de tendencia con la nuclear.

Japón reabrirá 9 reactores nucleares. El primer ministro japonés, Fumio Kishida, ha anunciado hoy que ha solicitado a su ministro de industria la reapertura de hasta nueve reactores nucleares para que sean operativos este mismo invierno.

Este movimiento llega en un periodo convulso de Japón, tras la realización de las elecciones parlamentarios y tras el asesinato del ex-primer ministro Shinzo Abe. Según ha descrito Kishida, la decisión de volver a apostar por la nuclear es para hacer frente a los crecientes precios de la energía desde la invasión de Rusia a Ucrania.

En su día eran referentes. Fukushima lo cambió todo. El accidente obligó a replantear el modelo energético de Japón, que planeaba incluso alcanzar el 40% de toda la energía a través de sus centrales nucleares. Desde entonces, Japón ha dado de baja un total de 21 reactores. En total, Japón cuenta con 54 reactores nucleares, pero únicamente cuatro están operativos actualmente.

Según describe Nippon, solo 10 reactores nucleares divididos en seis centrales eléctricas han recibido el visto bueno. Algunos gobiernos locales ya han dado los primeros pasos para reiniciar algunos de ellos, pero no ha habido avances significativos. Con la decisión del primer ministro, se quiere agilizar todo el proceso y alcanzar este mismo invierno hasta un 10% de generación de la energía a través de la nuclear.

Hace falta actualizar las centrales. Centrales como la de Onagawa, al norte de Fukushima, están siendo reparadas para su puesta en marcha. El actual plan de Japón es actualizar y poner de nuevo en marcha sus centrales, pero la mayoría de las situadas al norte del país todavía tienen que cumplir con la normativa. El problema de Japón es que 21 reactores han sido desmantelados y las restantes son muy viejas.

Desde 2015, seis reactores han vuelto a activarse, con el objetivo de alcanzar los 12 antes de 2025 y los 18 antes de 2030. Ahora, el nuevo plan de Japón parece pasar por acelerar estos plazos y adelantarse una década.

Kishida rememora a Abe. El actual primer ministro es el sucesor de Shinzo Abe y gran parte de su posición política coincide con la del recientemente asesinado ex-primer ministro. Abe era un firme defensor de la energía nuclear y a finales de febrero de 2022 fue más allá, defendiendo un posible programa nuclear japonés. "Japón es signatario del Tratado de No Proliferación Nuclear, pero no debería tratar como tabú las discusiones sobre la realidad de cómo se mantiene a salvo al mundo", expuso.

Por el momento Kishida no ha seguido este debate, pero sí ha anunciado un importante impulso para la energía nuclear en Japón. Tiempos convulsos que han llevado a tomar decisiones firmes.

En Xataka | El debate de la energía nuclear alcanza su punto álgido ante la incapacidad del enorme parque nuclear francés de lidiar con la crisis energética

Temas
Inicio