Reiniciar o apagar y encender tu móvil: qué hace cada uno y qué diferencias hay

Reiniciar o apagar y encender tu móvil: qué hace cada uno y qué diferencias hay
Sin comentarios

Vamos a explicarte cuáles son las diferencias entre reiniciar tu móvil o apagarlo y encenderlo, una duda ante la que podemos estar cuando parece que algo falla y queremos solucionarlo. Porque al final, siempre que hablamos de solucionar problemas, una de las primeras cosas que se suelen sugerir es la de apagar y volver a encender, pero a efectos prácticos reiniciar hace lo mismo.

Por eso, vamos a intentar explicarte de una manera sencilla las diferencias internas de ambos procesos, para que puedas entender lo que hacen cada uno. Y luego, te explicaremos para qué puedes utilizarlos y sus beneficios.

Qué hace tu móvil al apagarlo y volverlo a encender

Cuando apagas tu móvil, casi todos los componentes internos se apagarán. Algunos móviles pueden dejar en funcionamiento una pequeña fracción de la memoria para los programas de alarma, pero por lo demás, todo lo demás apagado. El procesador apagado, las memorias y todos los componentes se apagan. Tal y como dicen en Xataka Móvil, será como un ladrillo de metal.

Entonces, es cuando enciendes el móvil. Su placa base se enciende y empieza a trabajar, activando la memoria del teléfono, buscando el sistema operativo, y cargando el software necesario. Mientras esto pasa, el móvil va mostrando pantallas con animaciones en las que se te enseña que se está cargando, básicamente para que veas que está trabajando.

Y ya está. Al haberse apagado el móvil, la memoria RAM se vacía, y todos los programas se habrán desactivado y se vuelven a iniciar desde cero. De esta manera, muchos errores de una aplicación o del sistema operativo se pueden solucionar al volverse a iniciar desde cero. Cuando se termina el encendido, entonces ya te pide el pin, patrón o la huella, y está listo para empezar a funcionar.

Qué hace tu móvil al reiniciarse

Reiniciar

El proceso de reiniciar el móvil es parecido al del apagado y encendido. La diferencia es que no se apaga por completo todo el hardware del teléfono, ya que el teléfono sabe que los necesita inmediatamente para volverse a encender inmediatamente. El hecho de que algunos componentes queden encendidos hacen que el proceso de reinicio sea más rápido que el de apagarlo todo y volverlo a encender.

Pero los efectos prácticos son los mismos. La memoria RAM del teléfono y los cachés del procesador se vacían, y todo se apaga y se cierra. Entonces, al reiniciarse todo vuelve a empezar a funcionar y a cargarse desde cero. Las aplicaciones también se cierran y luego se vuelven a abrir desde cero, y todos los cambios que no hubieras guardado se pierden como si lo hubieras apagado.

Cuáles son las diferencias

A efectos prácticos, a la hora de solucionar problemas ambos procesos hacen lo mismo. En ambos casos, todas las aplicaciones y el sistema operativo se apagarán y se volverán a cargar desde cero, por lo que cualquier error puntual que estuvieras experimentando en ellas se podría solucionar.

Puede haber pequeños casos, muy raros, en los que el fallo esté en alguno de los componentes que se quedan encendidos y el reposo del apagado solucione algo. Pero es algo muy poco común, y en la práctica el resultado es el mismo, solo que al reiniciar el teléfono todo se hace más rápido. Además, no hay ninguna cosa negativa en el hecho de no apagar el móvil y solo reiniciarlo.

Temas
Inicio