Publicidad

8 trucos para hacer mejores fotos con tu móvil Android

8 trucos para hacer mejores fotos con tu móvil Android
Sin comentarios

Te traemos una pequeña recopilación con 8 trucos con los que sacar mejores fotos en tu móvil Android. Se trata de una serie de consejos básicos con los que, si eres un aficionado que quieres mejorar un poco esas fotos de tus redes sociales o de los viajes que hagas, podrás hacerlo sin necesitar un cámara cara ni ningún equipo que vaya más allá de tu teléfono.

En estos trucos te vamos a hablar de algunos aspectos básicos que debes conocer sobre tu móvil y su cámara. También te daremos pistas para empezar a mejorar las fotos usando la luz o la cuadrícula. No te asustes, porque todos son trucos sencillos de entender incluso si no tienes ni idea de fotografía.

Y lo que decimos siempre en este tipo de artículos de Xataka Basics, hoy cobra más importancia que nunca. Si eres un usuario avanzado en fotografía, te invitamos a que dejes tus consejos básicos para iniciados en la sección de comentarios, y que así toda la comunidad pueda beneficiarse del conocimiento de nuestros xatakeros.

Conoce el hardware de tu móvil

El primer paso es siempre el de pararte un rato a conocer las características de tu móvil, sobre todo en cuanto a su cámara se refiere. No todos los móviles son iguales, y puede que el tuyo tenga funciones que otro no tiene, características que puedas explotar, o que sea al revés y le falten algunas cosas con las que debes saber que no puedes contar.

Lo mejor es mirarlo siempre en la web del fabricante buscando tu modelo, o si quieres algo más a fondo, mirar los análisis de Xataka. Te interesa saber información como el tamaño del sensor o el de los píxeles de la cámara, saber cuántas cámaras tiene tu móvil y lo que hace cada una. Por ejemplo, es útil saber el zoom óptico máximo que te van a ofrecer para saber que a partir de ahí puedes perder calidad. También interesa saber otras cosas como si tu móvil tiene botón disparador o permite disparar con las teclas de volumen.

Nada de zoom si no es óptico

En el punto anterior hemos mencionado el zoom óptico, y es algo que merece una explicación mejor. Tu móvil te va a ofrecer dos tipos de zoom, el óptico y el digital. El zoom óptico es el que consigues a través de las lentes que pueda tener tu móvil. Si es de los que tiene dos o tres cámaras traseras, es posible que lo implemente. El zoom digital se consigue con software.

La cosa es que el zoom digital no es un zoom real, y por muy buen procesado que tenga tu móvil nunca va a dar tan buenos resultados como el zoom óptico. Por eso, lo mejor es evitar siempre usar el zoom digital. Si tu móvil tiene un zoom óptico de 2x, intenta no hacer un mayor zoom porque perderás notablemente la calidad, y el resultado es el mismo que puedes conseguir después recortando y ampliando la foto en una app de edición.

Mantén limpia la lente

No hay nada peor que conseguir poder sacar el móvil y sacar una foto a ese momento irrepetible para descubrir que... la foto sale borrosa porque la lente tenía una huella de tu dedo. Por eso, es importante recordar limpiar la lente con frecuencia, y nunca está de más que le eches un vistazo cuando vayas a sacar fotos importantes.

Al final es todo cosa de rutinas. No podemos evitar poner un dedazo de vez en cuando sin querer, pero sí podemos intentar interiorizar el revisar si está limpia. Además, es igualmente importante intentar no rayar la lente, algo que podría hacer que las fotos nunca volviesen a salir bien a no ser que la lleves a reparar. Simplemente, ten cuidado con dónde guardas el móvil, y que no haya objetos que puedan rayarlo cerca o tocándolo. Vamos, nada de móvil en el mismo bolsillo que las llaves.

Conoce también tu software

Si el hardware de tu móvil es importante, también lo es conocer la aplicación de cámara de tu móvil. Por lo general, el modo automático está bien para la mayoría de casos, pero hay otros en los que te ayudará tener un modo manual para cambiar el ISO, la exposición, el balance de blancos, y este tipo de características que puede mejorar mucho tus fotos.

Aquí, algunas cosas a tener en cuenta. Cuanta mayor velocidad de obturación pongas menos luz captarás, pero las fotos en movimiento saldrán más definidas. Si esta velocidad es menor, tendrás más luz pero será más difícil sacar fotos en movimiento definidas. Además, puedes necesitar un trípode para que quede bien enfocada. Sin embargo, entra más luz, y este es un modo perfecto para las noches.

También es importante conocer otras características y probar cosas como el HDR de la app de cámara, la configuración de resolución para asegurarte de aprovechar al máximo el sensor de la cámara, y diferentes modos preconfigurados como el modo noche, el macro o el modo retrato. También puede ser curioso saber si tiene filtros, cuenta atrás o algún tipo de indicador de nivel que te diga si tienes la cámara torcida. Y si no te convence la app, busca otras de terceros.

Usa luz natural siempre que sea posible

La luz es uno de los elementos más importantes de la fotografía. Esto se aplica a todo, y el resultado de tus fotos dependerá en gran medida a la luz que estés captando. Esto quiere decir que una luz artificial, aunque a tus ojos se vea bien todo, puede hacer que la foto quede algo peor.

Por eso, es importante buscar siempre una fuente de luz natural incluso en interiores, ya que es una luz que suele ser abundante y difusa, lo que favorece a las fotos. Y si no hay luz natural, lo mejor es que la fuente de luz artificial la puedas hacer lo más difusa posible.

Por ejemplo, si tienes un foto es sería útil ponerle un difusor delante para que la luz que emite sea más natural. Si no tienes difusor, a tu flexo o lámpara le puedes poner papel vegetal, ese del horno, o papel de burbujas para difuminar la luz. Eso sí, no lo acerques demasiado al foco, no vayas a quemarlo.

Intenta evitar usar el flash

Un flashazo puede estropear por completo tu foto, y a veces incluso es mejor sacar una foto con poca luz que con flash. Esto es así porque el flash emite una luz muy dura y genera sombras muy marcadas, por lo que lo mejor es que evites utilizarlo a no ser que sea absolutamente imprescindible.

Si estás en interiores, intentar utilizar un foco con luz difuminada como te hemos dicho en el punto anterior, ya que los resultados siempre van a ser mucho mejores que con un flash. Lo mejor es que desactives el flash automático del móvil para dejarlo apagado por defecto, y que sólo lo actives en esos momentos en los que consideres que no hay más remedio que usarlo... aunque siempre intenta sacar otra foto de lo mismo sin flash solo por si acaso.

Las fotos nocturnas, con trípode

Muchos móviles tienen un modo de foto nocturna que da buenos resultados, y si tienes conocimientos fotográficos puedes conseguir también muy buenas cosas con el modo manual o profesional que pueda tener tu móvil. Sin embargo, nadie tiene un pulso de hierro, por lo que siempre es posible que pese a estos modos la foto acabe saliendo un poco movida o no del todo bien enfocada.

Para evitar esto y conseguir las mejores fotos nocturnas que sea posible, lo mejor es utilizar un trípode para dejar el móvil fijo cuando sacas la foto. Y si no tienes trípode, intenta apoyarlo en un banco o cualquier cosa que encuentres por la calle. Y si no te importa gastar un poco de dinero, en algunas tiendas online tienes pos selfie con un mango que se abre a modo de trípode, algo útil para llevar en tus viajes.

Y ya que estamos hablando de fotos nocturnas, una pequeña anotación. Si quieres sacar esas famosas fotos de coches en movimiento con halos de luz, juega con la velocidad de obturación para bajar el parámetro, siempre teniendo bien apoyado el móvil para que quede perfecta.

La cuadrícula es tu amiga

Y tras hablar de la luz, otro de los aspectos básicos en fotografía es la composición. Y es que apuntar y disparar sin más no te garantiza la mejor foto, y a veces hay que tener en cuenta cosas como si quieres hacer fotos simétricas, jugar con los reflejos en lagos o ríos, o desplazar el centro de la foto para que lo importante no esté justo en la foto.

En este último caso, puedes aplicar la regla de los tercios: que si dividimos nuestra foto en tres partes, lo que queremos resaltar debería estar en una de esas líneas imaginarias en lugar del centro. Pero claro, no todos podemos imaginar las líneas de una división en tres partes, por lo que viene bien que tu móvil te permita activar las cuadrículas en la cámara de fotos. Casi todos los móviles te permitirán activarla en los menús de configuración de la cámara.

Con esta cuadrícula, se dividirá la foto en nueve partes, y se mostrarán las líneas divisorias. Con esto, vas a tenerlo mucho más fácil a la hora de crear tus composiciones e intentar jugar con ellas. Y no tengas vergüenza de mirar las fotos que sacan profesionales y que suben online o a redes sociales, porque puedes encontrarte con buenas ideas de composición.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio