Publicidad

Minidron Swat de Parrot, análisis: el reto de crear un dron para todos los públicos en precio
Análisis

Minidron Swat de Parrot, análisis: el reto de crear un dron para todos los públicos en precio

Publicidad

Publicidad

Últimamente no dejamos de oír la palabra dron allá donde vamos. Normalmente la habíamos relacionado con aviones autónomos para usos militares pero el concepto se ha expandido hasta tal punto que ya no resulta difícil verlos en cualquier catálogo de electrónica que se precie. Pero no tenemos que invertir 300 ó 400 euros en un dron para conseguir que vuele, ahora los hay mucho más económicos.

Parrot ha desarrollado una línea de drones más asequibles, drones económicos para diversión de la familia y que ha dado en denominar minidrones. Uno de ellos, el Swat, ha caído en nuestras manos y lo hemos sacado a dar una vuelta para ver qué tal se comporta. Vamos, si os parece, a adentrarnos en el análisis de este minidron volador de Parrot: el Swat.

Qué nos encontramos en la caja

Dron Swat De Parrot 2

Lo cierto es que se agradece que el Swat de Parrot tenga pocos componentes pues así es más fácilmente transportable, aún cuando decidamos dejar atrás la caja en la que viene envuelto y lo metamos en cualquier mochila o maleta que tengamos destinada a tal uso. El Swat viene ligero de equipaje pero trae todo lo necesario para funcionar allá donde vaya.

Además del cuerpo del dron, con sus cuatro hélices superiores en las cuatro esquinas, el Swat trae ya un accesorio de vuelo, una suerte de armazón plástico que podremos fijar a cada una de las hélices y que le conferirá tanto estabilidad en el aire como protección contra golpes. Algo que, hasta que nos acostumbremos a su uso, ocurrirá bastante a menudo.

Dron Swat De Parrot 1

Además del cuerpo de propio dron y del armazón exterior, el Swat de Parrot trae un pequeño cargador que podremos conectar a cualquier cable microUSB, que también viene incluido, y un juego de tres baterías. Lo de las baterías es importante porque, como veremos más adelante, no cuentan con demasiada autonomía y vendrá bien tener una siempre cargando si vamos a llevar a cabo sesiones largas de vuelo.

Las tres baterías nos serán útiles para no tener que cortar la sesión de vuelo

Una vez que extraemos el Swat de la caja y montamos su armazón exterior, sólo tenemos que cargar una de las baterías, introducirla en el cuerpo y descargar la aplicación para el teléfono móvil para así poder controlarlo. Es una de las ventajas, y a la vez inconvenientes, del Swat, podremos controlarlo con el móvil sin necesidad de ningún mando externo. Pero veamos qué tal es y cómo se comporta.

FreeFlight 3, la app de control para el móvil

FreeFlight 3

La app que tenemos que descargar para controlar el Swat de Parrot, y otros minidrones del fabricante, es FreeFlight 3, la versión en la que se encuentra actualmente. La tenemos disponible para Android, iOS y Windows Phone, por lo que queda cubierta la gran mayoría de móviles del mercado, tengamos cual tengamos metido en el bolsillo.

La app cuenta con una sección de pago, Flight Plan, a la que no hemos de entrar si no queremos y que nos costará 29,99 euros, y que contiene piruetas programadas y distintas rutas de vuelo que podemos ejecutar o automatizar. También disponemos de Drone Academy, desde tendremos acceso a nuestras estadísticas de vuelo con cada uno de los drones registrados, clasificaciones, etc. Todo lo necesario para entrenar y convertirnos en unos expertos.

Freeflight 3 - Drone Academy

Aunque lo que más nos interesa es el vuelo libre, poder levantar el Swat del suelo y dedicarnos a recorrer todo lo que nos rodea. Para ello sólo tendremos que conectar el Bluetooth de nuestro móvil si no lo tenemos ya, sincronizarlo con el dron de forma que ambos dispositivos queden emparejados y, si queremos asignarle un nombre para reconocerlo entre otros, por si vamos a tener varios modelos registrados.

Una vez accedamos a la zona de vuelo libre sólo tendremos que apoyar los dedos sobre los joysticks virtuales y prepararnos para que el Swat levante el vuelo. Con el joystick de la derecha controlaremos la orientación del vuelo y con el joystick de la izquierda controlaremos los giros a izquierda y derecha y la altura del dron.

Además, la app nos ofrece la posibilidad de grabar el dron en vuelo. No porque el Swat contenga una cámara sino que tendremos que enfocarlo con la cámara del móvil cuando vuela y grabará todo lo que hagamos con él. Será una dificultad añadida, claro, pues si ya es complicado manejarlo bien con poca experiencia, probad a colocar el móvil en una posición ciertamente incómoda. Pero pasemos al vuelo, que es lo interesante.

El Swat en el aire

Dron Swat De Parrot

Para comenzar a volar con el Swat de Parrot hay que depositarlo en el suelo en una superficie lo más horizontal posible, no ya porque el vuelo se inicie de una forma estable sino porque la propia aplicación puede llegar a bloquearnos el botón de despegue de no estar el dron en dicha posición. Una vez lo esté, sólo tendremos que pulsar en iniciar el vuelo y disfrutar.

Reconozcámoslo, volar uno de estos drones es una pasada y disfrutaremos con ellos como si tuviésemos otra vez 10 años.

El Swat se comporta de una forma bastante suave y la respuesta a las instrucciones es bastante rápida y precisa. Decíamos que el smartphone era una ayuda además de un inconveniente y aquí nos encontraremos con que manejar el Swat desde una superficie táctil a la que no podemos estar prestando atención se nos hará un poco cuesta arriba al principio.

Dron Swat De Parrot

Una vez superada la curva de aprendizaje, que ya dependerá de cada persona, dar un paseo por el parque con el Swat es toda una experiencia. Planeos a distintas alturas, giros a mucha velocidad y la posibilidad de controlar la altura con uno de los joysticks virtuales hará que podamos hacer prácticamente de todo con él, salvo invertirlo en vuelo ya que perdería la estabilidad y caería, aunque en Flight Plan podemos llegar a hacerlo.

No debe darnos miedo que se caiga, por cierto, pues el armazón para dar estabilidad protege el dron y se muestra bastante resistente. Sin duda se trata de un juguete a prueba de golpes con el que podremos disfrutar tanto nosotros como los más pequeños de la casa. De hecho, es posible que ellos aprendan a manejarlo antes que nosotros.

Dron Swat De Parrot 3

Como añadido, el Swat cuenta con una luz frontal para poder volarlo de noche que no resta demasiada autonomía a las baterías, podemos pasar de vuelos de 10 ó 15 minutos a vuelos de 9 a 12 minutos, aproximadamente. Siempre hablando de las medias de tiempo que hemos obtenido en el análisis. Eso sí, mejor tenerlo controlado si vamos a volar de noche en la calle pues en cuanto se apague habrá que buscarlo, y es negro y gris oscuro. Mucha suerte con eso.

Ventajas e inconvenientes del Swat de Parrot

Dron Swat De Parrot 6

Antes de nada hemos de tener en cuenta que el Swat es un dron con un cuerpo plástico, salvo por algunas piezas metálicas como los ejes de las hélices y los tornillos, de ahí que tenga poco peso y pueda elevarse en el aire con poca potencia. Para no aumentar el peso del equipo, las baterías son también reducidas por lo que de entrada nos encontramos con un par de inconvenientes.

El primero es que contamos con una autonomía limitada por batería. Dependiendo de a cuanto estrés de vuelo esté sometido, con desplazamientos, giros y cambios de altura, una batería del Swat puede durarnos entre 10 y 15 minutos máximo. Dependiendo del tipo de cargador USB que utilicemos, cada una de ellas puede estar lista en unos 15 ó 20 minutos.

Así, con esta autonomía y rotando las baterías, podremos tener una sesión casi ininterrumpida de vuelo siempre que nos mantengamos cerca de algo lugar donde cargarlas. De ahí, como comentábamos, el detalle de que el minidron de Parrot cuente con hasta tres baterías, de forma que una esté cargando mientras jugamos con las otras dos.

Dron Swat De Parrot 7

El segundo es que pesa muy poco y tiende a someterse en exceso a los designios del viento. Mientras que en interiores cuenta con una gran estabilidad y sus correcciones de altura y posición son mínimas, el vuelo en el exterior del Swat es una pequeña odisea. Para hacer la prueba, sólo tendremos que dejarlo estático en el aire para ver cómo varía su posición por las constantes correcciones en base al viento.

El Swat es tan ligero que una brisa no muy potente puede alterar el rumbo y la experiencia de vuelo

Su conexión con el móvil es a través de Bluetooth por lo que aquí encontramos un aliado, más que un enemigo. Si lo alejamos demasiado voluntaria o involuntariamente y pierde conexión, él solo buscará cómo tomar tierra descendiendo lentamente hasta posarse en el suelo. Teóricamente debe soportar una distancia de 100 metros pero en la realidad perderá conexión a poco más de 60. No tendremos que correr mucho detrás de él.

Dron Swat De Parrot

Un último inconveniente es que el diseño de Swat no favorece que sepamos cuál es su posición en cada momento y con frecuencia podemos intentar iniciar el vuelo en la dirección incorrecta, todo porque la única distinción clara en el morro apreciable a distancia es un juego de luces, a modo de pequeños ojos, que no se ven muy bien en el exterior.

Minidron Swat de Parrot: la opinión de Xataka

Cuando hice la primera comunión, hace ya unos cuantos años, me regalaron un camión de juguete que tenía un mando que se unía a él a través de un cable. No recuerdo las horas que pasé recorriendo mi casa y el parque frente a ella con el camión de juguete. Si mi comunión fuese en estos días, tengo claro que ese "camión teledirigido" habría sido sustituido por un dron del estilo del Swat de Parrot.

Dron Swat De Parrot 9

Estos pequeños drones a precio asequible son los nuevos vehículos teledirigidos, con la salvedad de que ya no sólo recorren las calles sino que botan, flotan en el agua o vuelan. Diseñado para prácticamente todas las edades, el Swat de Parrot será una buena compra si le vamos a dar uso. Pues una de las dudas a la hora de comprar estos nuevos dispositivos es si acabarán o no en un armario.

Si salimos a menudo al campo o tenemos niños en casa, el Swat de Parrot siempre será una magnífica opción. Además, sus tres baterías pueden darnos unos 45 minutos de autonomía, y con la opción de tener una siempre cargando, podemos disfrutar del minidron durante horas y horas. Y por los 100 y poco euros que cuesta en estos momentos, no nos equivocaremos si nos hacemos con uno. Aunque eso, como siempre, depende de cada comprador.

A favor

  • Ligero y fácilmente transportable
  • Bastante resistente a golpes y caídas
  • Autonomía suficiente para una sesión completa

En contra

  • El control táctil es algo complejo al principio
  • La luz nocturna aporta poco o nada
  • Fácilmente vapuleable por vientos medianos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir