Publicidad

ASUS Transformer Book Flip, análisis

ASUS Transformer Book Flip, análisis
8 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los portátiles convertibles se han convertido en el recurso perfecto para que los fabricantes traten de destacar las ventajas de Windows 8 y 8.1. El sistema operativo de Microsoft trata de demostrar su versatilidad tanto con una interfaz táctil como la de los tablets como con el ratón y el teclado, y los equipos portátiles quieren convencer a los usuarios de que no tienen porqué renunciar a nada.

Ese es el caso del ASUS Transformer Book Flip TP300L, un portátil (que no entraría en mi opinión en la categoría de Ultrabook) convertible que destaca por una buena relación precio/prestaciones y que ofrece una alternativa económica a modelos más caros, pero también más ligeros y potentes.

ASUS Transformer Book Flip, especificaciones técnicas

El portátil de ASUS está disponible en diversas configuraciones y modelos, pero nosotros hemos contado con el modelo de gama más baja, que tiene algunas desventajas de las que hablaremos más adelante, pero que también es interesante por un precio muy comedido. Veamos sus especificaciones:

ASUS Transformer Book Flip TP300L
Pantalla TFT LCD de 13,3 pulgadas
Resolución 1.366 x 768 píxeles
Procesador Intel Core i3-4030U a 1,90 GHz, dual-core
Gráficos Intel HD Graphics 4400
RAM 4 GB RAM
Disco duro 500 GB
Versión S.O. Windows 8.1
Conectividad WiFi 802.11n / Bluetooth 4.0
Dimensiones 322 x 232 x 22 mm
Peso 1,75 kg
Batería 50 Wh
Precio oficial de salida 599 euros


Comentaremos más sobre cada uno de esos apartados, pero como decíamos el ASUS Transformer Book Flip está disponible con otras configuraciones que no solo incluyen procesadores más potentes (Core i5, Core i7), sino también más memoria RAM, unidades SSD y, sobre todo, pantallas IPS con resolución 1080p. Metámonos en harina.

Acabados bien, peso y grosor mal

El aspecto exterior del ASUS Transformer Book Flip es notable: su cubierta metálica en toda su parte exterior -excepto en la parte baja, con un recubrimiento de plástico con textura rugosa- le da un aspecto 'premium', aunque la carcasa superior, de color negro, es toda una 'atrapahuellas'.

asus-transformer-book-flip-2.jpg

El uso de materiales metálicos se extiende a los laterales y también a todo el chasis que rodea al teclado, y el esfuerzo de ASUS en este caso es notable. La pantalla, eso sí, está rodeada de un marco considerable que hace que el equipo sea quizás más grande de lo que podría ser, sobre todo cuando ese espacio no se aprovecha ni para el teclado ni para el trackpad.

Lamentablemente ese buen acabado contrasta con el peso y el grosor del equipo, que aquí demuestra su clara orientación a la gama de entrada. Sus 1,75 kg de peso y sus 22 mm de grosor hacen que este desarrollo de ASUS sea claramente más tosco en esa aproximación al peso y grosor que otras propuestas que, eso sí, suelen ser notablemente más caras en el mercado.

Cuidado con el disco duro y la pantalla

Como mencionábamos en el anterior apartado, el equipo de ASUS se caracteriza por disponer de una configuración hardware modesta. El procesador Core i3 de la familia Haswell garantiza un rendimiento aceptable en básicamente cualquier escenario, y su tarjeta gráfica integrada, la Intel HD Graphics 4400, también permite disfrutar de una experiencia decente en juegos básicos, por lo que en este apartado no encontramos grandes pegas, sobre todo cuando podemos dar el salto a modelos superiores pagando una cantidad adicional.

El problema esencial es la elección de un disco duro tradicional de 500 GB como sistema de almacenamiento principal. La opción del SSD solo está disponible en el modelo más alto de gama, y eso perjudica de forma importante los tiempos de respuesta en lanzamiento y ejecución de aplicaciones, y también del propio sistema operativo.

La presencia de esa unidad -que podemos reemplazar por una de SSD si somos valientes, algo que redundará en muchos beneficios- no solo afecta al rendimiento "visible" por el usuario, sino también a la autonomía del equipo, que se ve perjudicada por unas unidades menos eficientes energéticamente que las SSD. La inclusión de esas unidades está justificada si tenemos en cuenta el precio del equipo, pero incluso en modelos superiores con precios también más altos se sigue mostrando esa opción como la nativa, algo que a priori parece un error.

El otro apartado que demuestra que nos encontramos ante un equipo de gama baja es su pantalla táctil, que con su panel TN de 1.366 x 768 píxeles parece más un componente de tiempos pasados que de un segmento en el que precisamente la calidad y definición ha aumentado de forma notable. Ni el contraste ni el brillo son destacables, y aunque la resolución es más que suficiente para trabajar, aquí sí que recomendaríamos el salto a los modelos con pantallas IPS de resolución 1080p solo por ganar en definición, mejores ángulos de visión y sobre todo en menos esfuerzo para nuestros ojos.

Buenas opciones en el resto de apartados

La configuración del equipo es por lo demás notable, sobre todo en lo que se refiere al teclado y al trackpad. En lo que respecta al primero, nos encontramos ante un teclado que como en casi todos los casos adopta el formato 'chiclet' con teclas de perfil bajo que tienen un tacto y respuesta excelente. La distribución del teclado es igualmente destacable y no hay sorpresas en el mapeado de teclas especiales, algo que siempre es de agradecer.

asus-transformer-book-flip-10-1.jpg

El trackpad también se comporta muy bien, y su acabado táctil es destacable. Es una lástima que ASUS no haya aprovechado el espacio del que disponía en esa parte baja del teclado para aumentar su tamaño y hacerlo aún más grande, pero aún así la respuesta en gestos táctiles y en el clic de los botones izquierdo y derecho integrados en la parte baja del trackpad es muy decente.

El equipo cuenta con un puerto USB 2.0 y dos puertos USB 3.0 repartidos en los dos laterales, un puerto HDMI de tamaño completo, un lector de tarjetas SD, los controles de volumen, el botón de encendido, y un botón Windows en uno de los laterales para acceder a la interfaz Metro fácilmente cuando por ejemplo tenemos el equipo en modo tablet.

También encontramos un puerto de auriculares, un puerto Kensington para asegurar el equipo con uno de estos cables de seguridad (no incluido) y el conector de corriente que permite recargar el equipo con un adaptador que tiene un tamaño, eso sí, sorprendentemente pequeño. En este modelo contamos con conectividad 802.11n (la conectividad 802.11ac está soportada en modelos superiores), mientras que también tenemos disponible Bluetooth 4.0. Un gran inconveniente, no obstante, es la ausencia de un puerto Ethernet, algo que puede ser importante para muchos usuarios pero que no está disponible en este equipo a pesar de su grosor.

Modos de funcionamiento

El convertible de ASUS no esconde su faceta más destacada: su versatilidad a la hora de convertirse en un tablet, en funcionar como un portátil, o en abatir la pantalla a gusto del consumidor para que este quede por ejemplo girada 180 grados en una mesa, o bien coloquemos el equipo en modo kiosko o modo "tienda".

asus-transformer-book-flip-17-modos-1.jpg

Todas esas opciones pueden ser interesantes en diversos escenarios, y ganan muchos enteros por el mero hecho de contar con una pantalla táctil que permite controlar el equipo en esas situaciones. La reproducción de vídeos o la simple toma de notas o edición de documentos en pantalla es un buen ejemplo de cómo esa respuesta táctil puede ser útil para muchos usuarios. La bisagra integrada por ASUS en este modelo funciona de forma fantástica, y aunque su diseño es mejorable, la solidez del resultado es destacable.

El modo tablet, no obstante, resulta algo más problemático si uno no apoya el equipo sobre una mesa. Sostener un tablet de 13,3 pulgadas, 22 mm de grosor y casi 2 kg de peso es casi imposible durante apenas unos instantes a la hora de trabajar con la otra mano sobre la pantalla, y ahí queda clara la vocación de ASUS, que sí ofrece este apartado pero que evidencia que el uso en modo tablet no puede realizarse como el que podríamos dar a un tablet convencional. No se incluye además un puntero que podría haber fortalecido ese apartado de toma de notas en modo tablet/tienda.

Rendimiento y batería

Como hemos comentado, el hardware de este equipo en concreto es modesto, y su rendimiento es el que se puede esperar de un gama de entrada con un procesador de estas características, que no es en absoluto desdeñable sobre todo considerando el precio final de 599 euros que cuesta.

asus-transformer-book-flip-5.jpg

Los rendimientos en benchmarks sintéticos como Geekbench dieron como resultado 3.751 puntos, mienras que en Passmark (con los dos cores activados) obtuvimos 2.704 puntos. En 3DMark 11 logramos 2.550 puntos, mientras que en 3DMark 2013 la puntuación del test Ice Storm Standard fue de 22.208 puntos.

Esas pruebas de rendimiento se combinan con nuestra propia experiencia con el equipo, que fue muy decente pero que de nuevo se vio perjudicada por el uso de un disco duro tradicional. Los tiempos de arranque con Windows son decentes, pero no lo son tanto los de lanzamiento de herramientas del sistema o de aplicaciones instaladas.

La autonomía de la batería es notable, y se acercó a las 7 horas en un uso convencional del equipo utilizándolo en tareas convencionales de navegación web, edición de textos y reproducción de música y algún que otro vídeo de forma ocasional. Por lo tanto, podemos esperar una cifra aceptable en este apartado, algo que también se justifica con una pantalla no especialmente exigente y un procesador que gracias a su TDP de 15 W es ciertamente eficiente en la gestión de la energía.

ASUS Transformer Book Flip, la opinión de Xataka

El ASUS Transformer Book Flip TP300L es un convertible de bajo coste que por 599 euros resulta una apuesta interesante para cualquier usuario que quiera aprovechar las ventajas que ofrece esa versatilidad en cuanto a modos de funcionamiento y soporte de trabajo (y ocio) tanto táctil como con ratón y teclado.

Por ese precio, desde luego, accederemos a unas opciones destacables en muchos apartados, aunque creemos que en este caso conviene invertir algo más y ganar al menos en resolución de pantalla con alguno de los modelos con pantalla 1080p. El salto a modelos con unidad SSD de serie es más caro, por lo que en ese punto casi sería recomendable comprar una unidad e instalarla por nuestra cuenta. Las ventajas, os lo aseguro, serán importantes.

7,4

Diseño6,5
Pantalla 6,75
Rendimiento6,5
Teclado/trackpad8,5
Software8
Autonomía8

A favor

  • Precio
  • Teclado y trackpad
  • Versatilidad

En contra

  • Disco duro en lugar de SSD
  • Calidad de la pantalla
  • Grosor y peso

El ordenador ha sido cedido para la prueba por parte de ASUS. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir