Compartir
Publicidad

En Navidad, qué mejor que mandar "besos hápticos" a distancia con Kissenger, todo un teléfono del amor

En Navidad, qué mejor que mandar "besos hápticos" a distancia con Kissenger, todo un teléfono del amor
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Feliz Navidad, amigos lectores. Esta es una época especial en la que las dedicatorias de cariño son especialmente frecuentes, pero hay quien ha desarrollado un sistema para hacer que esos mensajes sean un poco más "reales".

Se trata del llamado Kissenger, un dispositivo que funciona como una especie de "teléfono móvil de besos" que se ha presentado en la conferencia sobre "Amor y Sexo con Robots" de la que hablamos recientemente. La idea es la de poder mandar besos a distancia que de hecho podamos sentir en nuestra piel gracias a la tecnología háptica.

Besos a distancia que no solo ves u oyes: además los sientes

En realidad el dispositivo forma parte de un proyecto de la investigadora Emma Yann Zhang, que lo ha destinado a tratar de ayudar a resolver problemas "inherentes en las relaciones a larga distancia" con este singular producto que ofrece "la comunicación efectiva de emociones profundas y de intimidad a través de una experiencia multisensorial de comunicación en internet".

Kissenger2

La descripción es algo grandilocuente, pero lo cierto es que la solución es singular: las "cunas" (docks) en las que se insertan los iPhones (no sabemos si funciona con otros smartphones) cuentan en su parte baja con una pequeña almohadilla de silicona. Las dos personas que se comunican vía FaceTime o Skype disponen de la opción de enviar un beso no solo con texto o emoticonos, sino también "físicamente".

Basta con "besar" esa almohadilla, lo que hará que se registre el patrón de presión de la persona que besa para que al otro lado la persona que recibe el beso se pueda colocar la almohadilla en la mejilla (o en los labios) y pueda sentir esa misma presión transmitida a través de pequeños activadores que reproducen ese patrón.

El Kissenger está pensado no solo para seres humanos, sino como una posible forma de explorar las relaciones hombre máquina del futuro. Los experimentos que se llevarán a cabo también hará que este desarrollo trate de pasar el test de Turing de forma que un receptor (del beso) intente decidir si el que le ha besado a distancia es un humano o una máquina que imitaba el patrón de un beso humano. ¿Serías capaz de establecer la diferencia?

Vía | IEEE Spectrum
En Xataka | Hay quien quiere construir una ética del sexo con robots (y prohibirlo, claro)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio